REUNIÓN DEL PLENARIO DE LA EJECUTIVA FEDERAL

El PSOE aspira a la mayoría y a repetir un "Gobierno monocolor": no hablará de pactos

Ábalos subraya que el partido no piensa en alianzas, sino en aumentar su base parlamentaria. La dirección activa el proceso de confección de listas. No tiene decidido quién liderará las europeas

Foto: Pedro Sánchez, con Cristina Narbona (i), Adriana Lastra y Carmen Calvo, en la ejecutiva de este 18 de febrero en el palacio de Neptuno de Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, con Cristina Narbona (i), Adriana Lastra y Carmen Calvo, en la ejecutiva de este 18 de febrero en el palacio de Neptuno de Madrid. (EFE)

El PSOE quiere repetir la fórmula de estos algo más de ocho meses de vuelta en el poder: un Gobierno "monocolor", sustentado por una mayoría amplia de diputados. Por eso no quiere hablar aún de pactos poselectorales aunque no cierra la puerta, de entrada, a ninguna fuerza, salvo la ultraderecha de Vox.

Es uno de los primeros mensajes que el partido de Pedro Sánchez lanza en el arranque de la precampaña de las generales del 28 de abril, aupado por las encuestas que, de manera unánime, le sitúan como primera fuerza del país. Pero el destinatario de ese aviso es, en primera instancia, su socio natural, Unidos Podemos, que siempre ha ambicionado un Ejecutivo de coalición. No es eso lo que persigue el PSOE. Al menos, en esta primera parte del trayecto hacia el 28-A y antes de que hablen las urnas.

Este lunes se reunió la ejecutiva, con Sánchez a la cabeza —lo hizo, por cierto, en el palacio de Neptuno, ya que Ferraz está en obras—, para aprobar todo el calendario de aprobación de listas, que tendrán que ser ratificadas, en su totalidad, en el comité federal del domingo 17 de marzo. En apenas tres semanas. Tras la cita de la dirección, compareció el secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que fue el que dejó clara el deseo de los socialistas: "Nuestra aspiración es un Gobierno monocolor y vamos a trabajar en ello. Con bastantes más diputados será más hacerlo".

El cálculo de la cúpula es que el regreso al poder ha sentado bien al partido y, como indican las encuestas, aunque con resultados "dispares", es desde hace meses primera fuerza. Ahora confía en ir aglutinando votos en torno a Sánchez, de progresistas —restándole a Podemos, que en esta primera fase del trayecto hasta el 28 de abril está algo desaparecido— y también de votantes templados, de los que creen en la España "sensata" y "cabal", como subrayaba el presidente ayer domingo desde Mérida.

Los socialistas no están "pensando en pactos", sino en articular una mayoría "netamente socialista". Ferraz confía en el subidón que le dan los sondeos


En consonancia con esa premisa, el PSOE, dijo Ábalo, no está "pensando en pactos". Trabaja para "consolidar y configurar un proyecto nítidamente socialista". Ya lo era, razonó, el Ejecutivo que montó Sánchez el pasado junio y lo son las propuestas aprobadas en estos meses. "Nuestra aspiración está en esa mayoría netamente socialista, exclusivamente socialista", y en "ningún momento" quiere hablar de pactos, porque confía en aumentar "claramente" su número de diputados en el próximo Congreso, desde el suelo de los 84 actuales. "Otros estarán en otra estrategia, pero no nos aboca a seguirla", defendió el número tres. El PSOE lleva a las urnas un proyecto "autónomo".

El "giro radical" del PP

Para la dirección, el PP ha pegado "un giro radical", porque "ha renunciado a ser primera fuerza del país, ya ni se lo plantea". "Aspira a configurar la triple alianza [con Ciudadanos y Vox] en Andalucía. Es su vocación, es su proyecto. Plantean los pactos y procuran que nadie se le distraiga de la triple alianza de la derecha", indicó.

"Ellos sabrán si se sienten más cómodos con los socialdemócratas o con los ultraderechistas", dice Ábalos sobre el "cordón sanitario" al PSOE de Cs

¿Y Cs? La rueda de prensa de Ábalos acabó antes de que se conociera que la ejecutiva de Albert Rivera acordó no pactar ni con el PSOE ni con Sánchez tras el 28 de abril. No obstante, el líder naranja ya había extendido ese "cordón sanitario" en torno al presidente, y eso le hace, según la lectura de los socialistas, "atarse a la ultraderecha" de Vox. "Se tienen que aclarar ellos —aseguró el ministro sobre Cs—. Empezaron declarándose socialdemócratas", pero les duró poco. "No les costó nada renunciar. Al PCE le costó más renunciar al leninismo que ellos a la socialdemocracia. Rivera dice que no va a pactar con la socialdemocracia. Le cuesta menos con los extremistas de derechas", una opción que resulta "extraña" a ojos de Europa, porque en otros países "los socialdemócratas se entienden con los liberales", y en España Cs "prefiere a la ultraderecha".

El PSOE aspira a la mayoría y a repetir un "Gobierno monocolor": no hablará de pactos

En todo caso, insistió el número tres, esa será la estrategia de las derechas. No la que siga el PSOE. Ábalos defendió que en estos meses en el Gobierno, el partido ha sabido entenderse "con unas fuerzas y con otras", y "no ha habido una posición definida", por lo que no hay "ningún tipo de pactos para el futuro". Evidentemente, en privado los socialistas son conscientes de que harán falta acuerdos para formar gobierno, pero no se quieren cerrar puertas, y en todo caso presumen de esa posición en cabeza que, al menos por ahora, les conceden los sondeos. Ni siquiera se cierran a tejer una entente con Cs, como ocurrió en 2016. Ábalos sí que pidió "respeto" a las decisiones internas del PSOE, porque los naranjas suelen diferenciar entre el PSOE y "el sanchismo", disociándolos, cuando Sánchez lidera el PSOE, opuso el ministro, por decisión de las bases de su partido. Así que "ellos sabrán" si se sienten "más cómodos" con los socialdemócratas o la ultraderecha, remachó.

Pedro Sánchez y su ministro de Fomento y secretario de Organización, José Luis Ábalos, llegando al palacio de Neptuno de la capital para la reunión de la ejecutiva federal del PSOE. (EFE)
Pedro Sánchez y su ministro de Fomento y secretario de Organización, José Luis Ábalos, llegando al palacio de Neptuno de la capital para la reunión de la ejecutiva federal del PSOE. (EFE)

La derecha a su vez contraataca por los supuestos pactos del PSOE con los soberanistas. "Si tenemos esa tentación, desde luego lo disimulamos enormemente. Nos acaban de tirar los Presupuestos, y no nos ha hecho ninguna gracia", así que se demuestra que no ha sido "condescendiente" con el independentismo. Eso es una "cantinela patética" de los conservadores, subrayó.

La ejecutiva arrancó este lunes con la exposición de Sánchez de las razones que le han llevado a la convocatoria anticipada de generales, y su intervención fue respaldada por su equipo y rematada con aplausos. La dirección aprobó el calendario de confección de las candidaturas, que obligará a las federaciones a acelerar todos los tiempos, incluidos aquellos que tenían previstos para montar sus listas autonómicas y municipales.

Los plazos antes del 17 de marzo

Las asambleas locales tendrán hasta el 3 de marzo para promover nombres, y los órganos provinciales e insulares deberán aprobar la propuesta de plancha antes del 8 de marzo, y antes del día 11 lo harán los órganos regionales. La comisión federal de listas, la que puede introducir los cambios que considere pertinentes y modificar por tanto las planchas que lleguen de los territorios, se reunirá el 14 y 15 de marzo, y el 17 el comité federal ratificará todo el dictamen de candidaturas a todos los niveles (Congreso, Senado, autonómicas, europeas y municipios de más de 50.000 habitantes). Además, se habilitará a la ejecutiva para que valide la candidatura al Ayuntamiento de Madrid de manera posterior, porque su proceso de primarias para la elección del aspirante a la alcaldía no concluye hasta el 16 de marzo. También para después de esa fecha el PSOE-M elaborará su candidatura a la Asamblea regional.

El cabeza de cartel europeo no estará listo aún para la convención de los socialistas europeos de este fin de semana. Borrell aún no ha decidido

La dirección abrió formalmente este lunes el proceso de primarias para la Moncloa, pero solo las habrá si las pidiera la mayoría del comité federal (más del 50%) o más del 30% de los militantes. Cosa que no ocurrirá.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, el pasado 16 de febrero en Múnich. (EFE)
El ministro de Exteriores, Josep Borrell, el pasado 16 de febrero en Múnich. (EFE)

¿Qué pasará con el cabeza de cartel para europeas? Finalmente, no se conocerá esta semana. Este viernes y sábado Madrid acoge la convención del Partido de los Socialistas Europeos, en la que se aprueba el manifiesto electoral, pero a ella el presidente no acudirá con su candidato designado. "No es necesario y no lo tendremos para esta ocasión", zanjó Ábalos. El favorito es el titular de Exteriores, Josep Borrell. Aunque él se resiste. "Es una persona muy importante en este proyecto y sigue trabajando de ministro. Ya veremos. Depende de su disposición", siguió el secretario de Organización, dando a entender que la dirección y el presidente quieren que sea él, Borrell, el número uno a las europeas, pero que tendrá que decidir si quiere o no asumir el reto.

Ábalos también confirmó que el PSOE hará hueco en sus listas a todos los miembros del Gobierno que quieran estar en ellas. Así, el partido considera un "valor" ser ministro, un buen "aval", máxime cuando este Ejecutivo es "muy querido por la militancia y provoca la movilización". Habrá ministros "que estarán en unas listas, otros en otras y otros en ninguna", añadió, dando a enteder que habrá algunos que no querrán ir en candidaturas.

El PSOE aspira a la mayoría y a repetir un "Gobierno monocolor": no hablará de pactos

Se espera que las listas que se aprueben el 17 de marzo contarán con una profunda renovación. Es aventurado decir porcentajes todavía. Ábalos sí subrayó que en el caso de las planchas a Congreso y Senado, se trata de conformar unos grupos que respondan a la sensibilidad de la dirección federal, igual que los grupos de los parlamentos autonómicos tienen correlación con las cúpulas regionales, y los municipales, con las ejecutivas locales.

En el PSOE se respira entusiasmo. Para la dirección, un síntoma positivo es la concurrencia de los actos, muy alta, y la actitud de la militancia, "muy ilusionada y movilizada", algo fundamental para que arrastre del votante.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios