Es noticia
Menú
La subida de tipos no es solo por la inflación: Europa ya ha completado la recuperación
  1. Economía
Una nueva fase del ciclo

La subida de tipos no es solo por la inflación: Europa ya ha completado la recuperación

Casi la totalidad de los países europeos habrán recuperado el nivel de PIB previo a la crisis en el último trimestre de 2021. Ahora empieza la fase de crecimiento, lo que difícilmente puede justificar el mantenimiento de los estímulos

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters)
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters)

La inflación va camino de desencadenar una subida de los tipos de interés en las principales economías desarrolladas del mundo. Los bancos centrales empiezan a ponerse nerviosos por la escalada de los precios y, si bien es cierto que siguen pensando que será un repunte temporal, están preocupados por los niveles tan elevados que está alcanzando el IPC, en máximos no vistos en las últimas décadas.

La Reserva Federal previsiblemente empezará a subir los tipos de interés en marzo, el Banco de Inglaterra lo hizo en diciembre y en el Banco Central Europeo el debate comenzará pronto. Sin embargo, la pregunta pertinente en este contexto es: ¿Por qué subir los tipos de interés para frenar la inflación cuando todos los bancos centrales creen que se frenará ella sola? La respuesta es que más allá de la inflación, la situación de la economía ya no puede justificar los estímulos que se pusieron en marcha en los peores momentos de la pandemia.

Foto: Un hombre con mascarilla junto a un tiovivo en Toledo. (EFE/Ángeles Visdómine)

La fase de la recuperación ya está acabada en casi todos los países desarrollados. No es el caso de España, que sigue retrasada principalmente por su dependencia del turismo internacional, pero sí del resto de sus vecinos. El PIB del conjunto de la eurozona previsiblemente alcanzó en el último trimestre de 2021 los niveles previos a la pandemia. De hecho, si se descuenta España, la eurozona ya superó entre julio y septiembre los registros de actividad del verano de 2019.

Casi todos los países habrán recuperado ya su nivel de PIB previo a la crisis al final del año 2021 o, como tarde, en el primer trimestre de 2022. Entre los que seguirán rezagados se encuentra España, Portugal y también tienen 'papeletas' Italia y Malta. El resto han cerrado ya el ciclo de la recuperación y ahora ya están en fase de crecer por encima de los niveles previos a la pandemia. Esto es, han entrado en una fase nueva del ciclo económico en la que será difícil argumentar el mantenimiento de la política monetaria de emergencia.

Uno de los objetivos del Banco Central Europeo en su estrategia es conseguir el pleno empleo, lo que podría ser una justificación para mantener el balance actual y los tipos de interés en el 0%. Sin embargo, los datos de empleo también han sorprendido al alza en 2021, hasta el punto de que en verano la eurozona recuperó el nivel de empleo de los meses de julio a septiembre de 2019, como muestran los datos de Eurostat publicados esta semana.

En concreto, el número de trabajadores en el tercer trimestre superó los 145,5 millones, por encima de los 145,3 millones del verano de 2019. Esta rápida recuperación del empleo, impulsada por los ERTE que pusieron en marcha casi todos los países del continente, ha permitido rebajar rápidamente la tasa de paro hasta el 7,6%. En menos de dos años el desempleo ha vuelto hasta los niveles previos a la pandemia.

Una vez que el empleo y la actividad ha vuelto a los niveles previos a la pandemia, la fase de recuperación deja paso al ciclo expansivo de la economía. Este ciclo será intenso gracias a los estímulos fiscales. El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia dará un impulso a la demanda interna y al empleo, lo que debería garantizar varios años de crecimiento económico. La política monetaria será el contrapeso a la política fiscal para evitar que se acumulen desequilibrios económicos en esta nueva fase del ciclo.

Algunos sectores sí que están todavía lejos de recuperar los niveles previos a la pandemia y les queda por delante un largo camino de recuperación. Es el caso del turismo, pero también de las actividades culturales o el transporte. Todos ellos tendrán por delante una fase de recuperación más lenta dada la persistencia del virus, pero en todas las crisis hay sectores retrasados que tardan más en volver a la normalidad.

En esta nueva fase del ciclo, el Banco Central Europeo empezará a tener en cuenta nuevos indicadores además de la inflación. Esto significa que, aunque los precios se moderen durante el próximo año, la amenaza de retirada de los estímulos monetarios será una realidad. De hecho, será la mejor realidad posible, ya que eso indicará que el nuevo ciclo expansivo estará consolidado.

La inflación va camino de desencadenar una subida de los tipos de interés en las principales economías desarrolladas del mundo. Los bancos centrales empiezan a ponerse nerviosos por la escalada de los precios y, si bien es cierto que siguen pensando que será un repunte temporal, están preocupados por los niveles tan elevados que está alcanzando el IPC, en máximos no vistos en las últimas décadas.

Tipos de interés Inflación Bancos centrales
El redactor recomienda