La nueva ola del covid no detiene la recuperación (donde no hay restricciones)
  1. Economía
La economía se acostumbra al virus

La nueva ola del covid no detiene la recuperación (donde no hay restricciones)

Los pobres datos de paises como Alemania o Austria hacían presagiar una campaña navideña complicada, pero los datos de España apuntan a un alto crecimiento económico en el último trimestre de 2021

Foto: Un hombre con mascarilla junto a un tiovivo en Toledo. (EFE/Ángeles Visdómine)
Un hombre con mascarilla junto a un tiovivo en Toledo. (EFE/Ángeles Visdómine)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La sexta ola del virus ha sido muy diferente desde el punto de vista sanitario: la velocidad de los contagios no se ha traducido en una presión hospitalaria equivalente. Esto ha permitido que la estrategia de las autoridades haya sido también diferente, sin apenas restricciones a la movilidad ni la actividad económica. El resultado ha sido una gran ola de contagios que, sin embargo, no ha bloqueado la recuperación.

Los indicadores económicos de alta frecuencia muestran que la campaña de Navidad fue muy favorable, especialmente para el comercio, lo que habría permitido cerrar el último trimestre del año con un intenso crecimiento del PIB. La creación de empleo, por ejemplo, fue muy intensa durante el mes de diciembre con la creación de 71.000 empleos (con datos corregidos de estacionalidad). Si bien es cierto que el ritmo fue más lento que en octubre y noviembre, meses que son casi inalcanzables con más de 100.000 incorporaciones, el saldo de 71.000 altas a la Seguridad Social indica que el mercado laboral fue muy dinámico durante todo el mes.

Foto: Imagen de la Calle Preciados de Madrid justo antes de la Navidad. (EFE/JuanJo Martín)

Los españoles no quisieron quedarse sin sus compras navideñas a pesar del 'boom' de contagios. Los registros de operaciones con tarjetas de los españoles (tanto retirada de efectivo en cajeros como compras con tarjeta) muestran un crecimiento de las ventas del 6% en diciembre respecto al mismo mes de 2019, según los datos de CaixaBank.

La serie de actividad con tarjetas ha mostrado una elevada correlación con los datos oficiales de consumo final de los hogares que publica el INE en la contabilidad nacional y lo que está indicando en esta ocasión es un crecimiento trimestral del 6,8%. Esto es, el mayor crecimiento de cierre de año de toda la serie histórica.

Según los registros de ventas diarias de las grandes empresas, el comercio habría elevado su facturación un 15% en diciembre respecto al mismo mes de 2019. Si bien es cierto que este indicador está sobrevalorado, ya que las grandes empresas han sustituido una parte del negocio de las tiendas pequeñas, la diferencia es tan grande que en ningún caso respondería a este efecto. El récord de ventas registrado durante la campaña navideña apunta en la misma dirección de una recuperación intensa a pesar del virus.

Estos datos del cierre de año, lejos de apuntar a una recaída de la actividad, indican un intenso crecimiento económico que se mantiene inmune al incremento de los contagios. La cascada de datos positivos a lo largo del trimestre está calentando las previsiones de las principales casas de análisis del crecimiento del PIB en la recta final del año 2021. La estimación adelantada del INE se conocerá a finales de mes, pero el modelo de previsiones en tiempo real de la Autoridad Fiscal (AIReF) apunta a un avance del 3,2%, esto sería el segundo mayor crecimiento trimestral de la serie histórica, solo superado por el verano de 2020 cuando se terminó el 'gran confinamiento'.

El modelo de la AIReF esperaba un crecimiento del 0,5% al principio del trimestre, pero los buenos indicadores económicos recopilados desde entonces han calentado las previsiones. Es cierto que los mejores datos económicos se recopilaron durante los meses de octubre y noviembre, pero la recuperación se ha mantenido en diciembre, un hito si se tiene en cuenta el récord de contagios registrados.

Si finalmente se cumple esta previsión de crecimiento del 3,2% en el último trimestre del año, el avance anual se situaría en el 5,2%, esto es, superando las expectativas actuales de casi todos los analistas públicos o privados. Por ejemplo, las últimas previsiones del Banco de España apuntaban a un crecimiento del PIB del 4,5% en el conjunto del año, siete décimas por debajo.

Las encuestas de actividad empresarial de diciembre muestran el comportamiento tan diferente que han vivido los países en función de las restricciones impuestas. Alemania, que estableció medidas severas desde principios de diciembre sufrió una recaída de la actividad del sector servicios en diciembre. Se trata del primer descenso desde el mes de abril, cuando se acabó la ola del virus posterior a las Navidades del año pasado.

Por el contrario, la actividad siguió creciendo en Francia, Italia o España, países que evitaron las restricciones a la actividad a pesar de los contagios. En Francia el PMI servicios alcanzó los 57 puntos, uno de los mejores datos nunca registrados, lo que indica un crecimiento del sector muy intenso. En España sufrió una leve recaída, hasta los 56 puntos, pero sigue muy por encima del umbral de 50, que es el que marca la separación entre crecimiento y contracción.

Estas diferencias no se observan en el sector manufacturero. La actividad en las fábricas de Alemania se mantuvo elevada durante toda la sexta ola del virus, lo que elevó el PMI manufacturero hasta 57,4 puntos, situándose por encima del de España o el de Francia. Las fábricas de Alemania no estuvieron afectadas por las restricciones, que se limitaron al sector servicios, lo que explicaría que el crecimiento se mantuviese indemne durante toda la sexta ola. Estos datos confirmarían que, a estas alturas de la pandemia, la recuperación solo se para cuando se establecen restricciones administrativas.

La sexta ola del virus ha sido muy diferente desde el punto de vista sanitario: la velocidad de los contagios no se ha traducido en una presión hospitalaria equivalente. Esto ha permitido que la estrategia de las autoridades haya sido también diferente, sin apenas restricciones a la movilidad ni la actividad económica. El resultado ha sido una gran ola de contagios que, sin embargo, no ha bloqueado la recuperación.

PIB Previsión de crecimiento
El redactor recomienda