Hacienda sitúa la economía sumergida por debajo del 10% del PIB, la mitad de lo estimado
  1. Economía
MANEJA 110.000 MILLONES DE DATOS

Hacienda sitúa la economía sumergida por debajo del 10% del PIB, la mitad de lo estimado

La economía sumergida es muy inferior a lo estimado por los especialistas. Hacienda la sitúa en menos del 10%. Lo ha revelado un alto cargo de la Agencia Tributaria

placeholder Foto: Un negocio cerrado en Madrid. (EFE)
Un negocio cerrado en Madrid. (EFE)

Es la pregunta del millón de dólares: ¿cuál es el nivel de economía sumergida en España? Y la respuesta —que vale al menos el doble que la pregunta— la ha dado el subdirector general de Estudios de la Agencia Tributaria: “Es inferior a los dos dígitos”. Es decir, inferior al 10% del PIB. Por lo tanto, muy por debajo de lo que han estimado múltiples especialistas en dinero negro, que históricamente han situado su incidencia entre el 15% y el 25% del producto interior bruto (PIB), dependiendo de la coyuntura económica. Incluido el profesor austríaco Friedrich G. Schneider, considerado el mayor experto del planeta en la materia.

El dinero que se le escapa a Hacienda, como está acreditado, tiende a subir en momentos de crisis y a bajar cuando el ciclo es alcista. En los momentos más duros de la pandemia, hace algo más de un año, algunos estudios llegaron a calcular que más de dos millones de trabajadores se vieron obligados a operar en negro. Un trabajo editado por Funcas, coordinado por el catedrático Santiago Lago Peñas, estimó, haciéndose eco de diversos estudios, que la economía sumergida se situó por debajo del 19% del PIB en 2016, mientras que el profesor Schneider estimó un 24,5% en 2015, a la salida de la anterior crisis.

Foto: (iStock)

El dato lo ha ofrecido José Feliciano Morales, responsable del departamento de estudios de la inspección fiscal, y en su opinión lo que explica el menor volumen de economía sumergida frente a las cifras que se suelen manejar en el debate público es, por un lado, la mejora de los sistemas de control y, por otro, los avances tecnológicos, que han hecho posible que aumente de forma muy significativa la eficacia de la Agencia Tributaria, que hoy maneja un volumen de información sobre los contribuyentes descomunal.

Hacienda, en concreto, cuenta con 110.000 millones de registros que reflejan todos y cada uno de los movimientos económicos que hacen cada día los ciudadanos y empresas que tengan alguna trascendencia fiscal. Todo con un objetivo: reducir la evasión fiscal, que los trabajos más recientes han estimado que supone una pérdida de recaudación cercana al 23%, lo que equivale a cerca del 6% de PIB, unos 60.000 millones de euros.

Selección de contribuyentes

A partir de esos datos, eso quiere decir que Hacienda, teniendo en cuenta que hay más de 20 millones de contribuyentes, maneja una media de 5.500 datos por individuo, lo que permite cruzar y volcar la información de una manera muy eficaz en una base de datos denominada Zújar. Detrás de ese término se encuentra una herramienta informática que permite el tratamiento de la información existente en las bases de datos para la selección de contribuyentes.

Foto: Un negocio cerrado en Madrid. (EFE)

Morales ha desvelado uno de los secretos mejor guardados de la Administración, toda vez que históricamente todos los gobiernos se han negado a cuantificar el volumen de economía sumergida. Y lo hizo en el transcurso de un coloquio organizado por Garrido Abogados, sobre la tributación y el control fiscal de los grandes patrimonios. Aunque no existe una definición canónica sobre qué es un gran patrimonio, la OCDE, como recuerda Juan Luis Sendín, socio director del despacho, lo ha situado en 30 millones de euros. Esto explica que la Agencia Tributaria decidiera crear en su día un departamento especializado denominado Unidad Central de Coordinación de Control de Grandes Patrimonios.

Hacienda ha priorizado en los últimos planes de inspección el control de los cambios de residencia fiscal para pagar menos impuestos

Esta unidad es la que actúa, mientras que el departamento que dirige José Feliciano Morales es el que hace los cálculos sobre cuánto se le escapa a Hacienda, por lo que su nivel de conocimiento del volumen de defraudación es muy elevado, ya que no se trata de modelos econométricos, sino de economía real.

Como recuerda el alto cargo de Hacienda, “tenemos información de todos los impuestos, incluidos sucesiones y donaciones, patrimonio, bienes inmuebles o vehículos de tracción, aunque no los liquide o recaude la Agencia Tributaria”. Incluidas las declaraciones del modelo 233, que hay que presentar para obtener una deducción por gastos de guardería, y que sirve, por ejemplo, para conocer la residencia real del contribuyente. Hacienda, de hecho, ha priorizado en los últimos planes de inspección el control de los cambios de residencia fiscal para pagar menos impuestos.

Foto:
Las secuelas de un año completo de pandemia económica
Javier G. Jorrín Carlos Muñoz Luis Rodríguez Laura Martín Pablo López Learte

Hacienda, igualmente, y dado el volumen de datos que maneja, ha dejado de fiscalizar individualmente a los contribuyentes, sino que lo hace a través de su unidad familiar y su entorno societario, lo que le permite poner la lupa sobre un perímetro de movimientos más amplio. La Agencia Tributaria, en concreto, investiga nada menos que 340 millones de unidades consideradas familiares.

El heraldo de los dioses

Para gestionar tal volumen de datos, lo que ha hecho es desarrollar una herramienta informática denominada Hermes, el heraldo de los dioses en la mitología griega, que no solo vigila los comportamientos fiscales de los contribuyentes, sino que analiza su riesgo a la hora de cumplir con Hacienda. Hermes se nutre de las bases de datos de la Agencia Tributaria y, como sostiene el alto cargo, “se puede saber quién vive por encima de sus posibilidades”. Es decir, se analizan los perfiles que permiten seleccionar los contribuyentes a los que conviene investigar.

Foto: Un repartidor descarga mercancía en Madrid. (Efe)

Esto es así porque la Agencia Tributaria maneja datos de todas las administraciones tributarias autonómicas o locales, incluida Navarra, pese a su foralidad. Las tres haciendas vascas también colaboran, pero con cierto retraso, como admite Morales. “Como ocurre con el cerdo”, dice gráficamente el subdirector de estudios de Hacienda, “aprovechamos todo, hasta los andares”, incluidos los convenios internacionales (102 jurisdicciones) o los acuerdos con los notarios a través del Órgano Centralizado de Prevención (OCD) de blanqueo de capitales.

Según los datos de la Agencia Tributaria, los contribuyentes españoles cuentan con 1,3 millones de cuentas en el extranjero, con un montante total de algo más de 160.000 millones de euros, lo que da idea de la importancia, cada vez mayor, de la cooperación internacional. “Ninguno vivimos ya como átomos, sino como moléculas”, ironiza el alto cargo de Hacienda.

¿Qué relación existe entre nivel de impuestos y fraude fiscal? Según el estudio de Funcas, "los países con economías sumergidas por encima del 30% (Rumanía, Bulgaria, Lituania, Estonia) muestran niveles impositivos reducidos; y los ocho países con mayor presión fiscal, salvo Italia, se sitúan en niveles de economía sumergida bajos o muy bajos en perspectiva comparada".

Es la pregunta del millón de dólares: ¿cuál es el nivel de economía sumergida en España? Y la respuesta —que vale al menos el doble que la pregunta— la ha dado el subdirector general de Estudios de la Agencia Tributaria: “Es inferior a los dos dígitos”. Es decir, inferior al 10% del PIB. Por lo tanto, muy por debajo de lo que han estimado múltiples especialistas en dinero negro, que históricamente han situado su incidencia entre el 15% y el 25% del producto interior bruto (PIB), dependiendo de la coyuntura económica. Incluido el profesor austríaco Friedrich G. Schneider, considerado el mayor experto del planeta en la materia.

Hacienda Economía Economía sumergida PIB Funcas Dinero negro Impuestos Pandemia Opinión Blanqueo Fraude fiscal Informe OCDE
El redactor recomienda