REPRESENTA UN 18,6% del PIB

La economía sumergida cae al nivel más bajo en una década al pinchar el ladrillo

El pinchazo de la burbuja del ladrillo ha tenido importantes repercusiones en términos de empleo y actividad. Pero también ha influido de forma decisiva en el volumen de economía sumergida

Foto: La economía sumergida cae al nivel más bajo en una década al pinchar el ladrillo

La noticia buena es que el peso de la economía sumergida respecto del PIB ha caído a niveles de hace más de una década. La mala es que este descenso no tiene que ver de una manera determinante con la eficacia de la lucha contra el fraude fiscal ni, por supuesto, con un arrepentimiento sobrevenido de los defraudadores, sino con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

Así lo pone de relieve el último informe sobre la economía sumergida realizado por Visa, la consultora  ATKearny y el economista austriaco Friedrich Schneider, considerado el mayor experto mundial en la medición de la economía irregular.

El informe muestra que en 2013 la economía sumergida representó en España el 18,6% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que significa casi un punto menos -unos 10.000 millones de euros-  que en 2009.

La cifra, en todo caso, se sitúa muy lejos de los niveles superiores al 21% registrado en los primeros años 2000. Pero aun así supone que nada menos que 196.000 millones de euros -casi el doble de lo que España gasta cada año en pensiones- escapan de las leyes fiscales. Sólo Grecia (24%) e Italia (21%) están en peor situación dentro de la Europa occidental, mientras que Portugal se encuentra en niveles similares a los de España. 

 

El porcentaje es muy ligeramente superior a la media europea, un 18,5% del PIB, aunque hay que tener en cuenta una enorme disparidad en función de las geografías. Mientras que en Suiza la economía informal apenas representa el 7% del PIB, en Bulgaria alcanza un impresionante 31%.

Un proceso similar al español ha ocurrido en Europa, donde la economía sumergida se ha encogido en coherencia con la situación económica. Según el informe del profesor Schneider, varias razones explican esta evolución: mejora de las condiciones económicas, la drástica contracción del sector de la construcción en varios países afectados por la crisis (que es históricamente un sector con una gran economía sumergida), la ofensiva contra la evasión fiscal en los últimos años y la aplicación más estricta de las leyes.

Suiza, Austria y Holanda, con valores inferiores al 10%, se encuentran claramente por debajo, mientras que, por el contrario, en el lado opuesto se encuentran las economías del Este de Europa, cuyo nivel de economía sumergida supera en muchos casos el 25% del Producto Interior Bruto (PIB).

Ladrillo y crédito

El informe pone especial atención en el sector de la construcción, y parte de un análisis previo. El ladrillo ha sido históricamente uno de los sectores más expuestos a la economía sumergida y al pago de dinero en negro. Hasta el punto de que, según el profesor Schneider, nada menos que una tercera parte del valor añadido del sector de la construcción se mueve dentro de la economía informal. Según su análisis, el hecho de que la producción del ladrillo haya caído un 3,1% anual desde el pinchazo de la burbuja de crédito ha provocado un descenso del dinero negro. Si bien este desplome ha sido especialmente relevante en algunos países.

El informe pone sus ojos en España, donde el peso del sector de la construcción ha caído hasta representar las dos terceras partes desde 2008, en línea con lo que ha sucedido en Portugal o Chipre, aunque en estos países con menor intensidad. Como consecuencia de ello, el sector de la construcción ha destruido cientos de miles de empleos, y eso es lo que explica, sostiene el documento, que el peso de la economía sumergida respecto del PIB sea menor.

No es el único sector con gran concentración de la economía opaca fiscalmente. En el caso de la distribución, alrededor del 20% de la economía se mueve por canales informales mientras que en la hostelería y la restauración se sitúa en el entorno del 19%.

El informe destaca, igualmente, la evidente correlación entre economía sumergida y aquellos países en lo que las transacciones electrónicas tienen un menor peso. Pone como ejemplo lo que sucede en el Reino Unido o los países nórdicos, donde muchos de los pagos se hacen a través de operaciones telemáticas, mientras que en Bulgaria, Rumania o Grecia su utilización es sensiblemente menor.

Es por eso que el documento del profesor Schneider recuerda que en algunos países volcados a la lucha contra el fraude se han hecho “importantes movimientos” para abolir la circulación del dinero en favor de los medios electrónicos. Lo que se está haciendo es impulsar las transacciones a través de los teléfonos móviles como medio de pago.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios