Controlará las decisiones y la comunicación

Sánchez refuerza a Calviño y Montero para blindar la economía del efecto Podemos

Calviño será presidenta de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos y Montero será la portavoz del Gobierno, un mensaje contundente para los inversores a favor de la ortodoxia económica

Foto: María Jesús Montero y Nadia Calviño controlarán la política económica del nuevo Gobierno. (EFE)
María Jesús Montero y Nadia Calviño controlarán la política económica del nuevo Gobierno. (EFE)
Adelantado en

Nadia Calviño y María Jesús Montero, ministras de Economía y Hacienda en el primer Gobierno de Sánchez, serán los dos pilares económicos del próximo Ejecutivo, el de la coalición con Unidas Podemos. El presidente, Pedro Sánchez, ha decidido ascender a las dos ministras, de modo que controlarán de primera mano todas las decisiones de política económica y también su comunicación.

Calviño no solo ocupará la vicepresidencia económica, también será la encargada de liderar la transición digital y repetirá como presidenta de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos (CDGAE), el principal órgano de coordinación de la política económica. Calviño se ha convertido en la imagen de la ortodoxia presupuestaria y el rigor económico que quiere transmitir Sánchez para evitar las dudas de los inversores. La exfuncionaria de Bruselas ha conseguido labrarse el respeto del sector empresarial, por lo que este movimiento consigue blindar la confianza del Ibex frente al 'efecto Podemos'.

Sánchez ya anunció durante la campaña electoral que promocionaría a Calviño con una vicepresidencia para garantizar la estabilidad económica, y así ha sido. A partir de la próxima semana, será la encargada de que la agenda social del Gobierno sea compatible con el rigor presupuestario y la productividad. La desaceleración de la economía global y la española exige que el próximo Gobierno busque un impulso económico para mantener el avance diferencial del PIB frente al resto de Europa. Redistribuir el crecimiento es fundamental para Calviño, pero también apuntalar el crecimiento mismo. En este marco se encuadran las competencias de Transformación Digital, que también asumirá dentro de su cartera ministerial, así como la interlocución con Bruselas para los aspectos económicos, financieros y fiscales.

[PSOE y UP limitan la subida de impuestos]

A todo esto hay que añadirle la Agenda del Cambio, que marca las prioridades de política económica del Gobierno para la próxima década. En una entrevista reciente concedida a este periódico, Calviño explicaba que "desde el primer momento, el presidente ha sido muy claro sobre la importancia de tener una política económica coherente, coordinada desde el Ministerio de Economía. Por eso me encargó la presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, la preparación de la Agenda del Cambio... Para que tuviéramos una buena coordinación de todos los ministerios económicos y seguir desde el primer día una hoja de ruta basada en tres ejes: responsabilidad fiscal, sensibilidad social y reformas estructurales".

El presidente ha sido muy claro sobre la importancia de tener una política económica coherente, coordinada desde Economía

Ahora, con un nuevo rango de vicepresidenta, Calviño será la encargada de toda la coordinación económica del futuro Gobierno. Todas las decisiones, incluidas las que adopte el futuro Ministerio de Trabajo, que estará liderado por Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, estarán bajo la supervisión de Calviño. Conviene recordar que la ministra se ha opuesto a la derogación total de la reforma laboral y en su lugar ha abogado siempre por cambiar los "aspectos más lesivos". Su criterio se impuso en el pacto de gobierno de Sánchez e Iglesias, que respeta la política impulsada desde el Ministerio de Economía, y todo apunta a que se extenderá al conjunto de la política económica del Ejecutivo.

El perfil político

Además de las decisiones de política económica, la otra cara de la moneda para este Gobierno de coalición será la comunicación. Y también esas competencias las ha querido atar en corto Sánchez con la elección de Montero como portavoz del Gobierno en sustitución de Isabel Celaá. Ella será la encargada de anunciar las decisiones del Consejo de Ministros, de modo que controlará el principal altavoz del Ejecutivo.

Montero se ha convertido en parte del núcleo de máxima confianza para el presidente del Gobierno por su solvencia política. Ella ha liderado, junto con la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, las negociaciones para el acuerdo de gobierno con Unidas Podemos, lo que es buena muestra de la confianza depositada por Sánchez.

[Podemos desconocía que habrá cuatro vicepresidencias]

Montero también repetirá como ministra de Hacienda, por lo que tendrá bajo su paraguas la principal ley anual para cualquier Gobierno: los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Las cuentas de todos los ministerios pasarán por las manos de Montero y será la encargada de que todas quepan bajo los objetivos de estabilidad y el techo de gasto. Y como es bien sabido, el titular de Hacienda siempre es el más odiado del Consejo de Ministros, porque es quien corta el grifo.

En las próximas semanas, el Gobierno tendrá que aprobar la subida del salario de los trabajadores públicos y de las pensiones, convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para fijar los objetivos de estabilidad y el techo de gasto y, finalmente, presentar los Presupuestos. Sin duda, el Ministerio de Hacienda será uno de los más atareados a lo largo del semestre y serán Montero y Calviño quienes adopten las principales decisiones.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios