Es noticia
Menú
Un colosal Benzema arrolla al Chelsea en otra noche histórica del Real Madrid (1-3)
  1. Deportes
  2. Fútbol
el francés marca los tres goles

Un colosal Benzema arrolla al Chelsea en otra noche histórica del Real Madrid (1-3)

El Real Madrid hace el mejor partido de la temporada en Londres. Jugó con valentía, intensidad, agresividad, verticalidad y con una actuación de Benzema sublime

Foto: Benzema celebra un gol con Vinícius en Stamford Bridge. (EFE/Neil Hall)
Benzema celebra un gol con Vinícius en Stamford Bridge. (EFE/Neil Hall)

El mejor Real Madrid de la temporada apareció en Londres. La versión de un equipo intenso, valiente, agresivo, vertical y contundente da un paso de gigante para estar en las semifinales de la Champions. Dentro de seis días lo sabremos con el partido de vuelta en el Bernabéu. Pero la imagen de equipo poderoso es para ser optimista. El Real Madrid dio un golpe en la mesa en la Champions. Ganó como un equipo y con un futbolista que está en el primer escalón de los mejores del mundo. Benzema fue un ciclón en Londres.

El francés es el héroe de la remontada contra el Paris Saint-Germain con tres goles en una noche histórica. En Londres ya tiene otra de sus enormes actuaciones que quedarán para el recuerdo. En el partido de ida de los cuartos de final contra el Chelsea tuvo una actuación colosal. Marcó tres goles. Pudo hacer más. Estuvo inmenso.

placeholder Los jugadores del Real Madrid celebran un gol de Benzema.
Los jugadores del Real Madrid celebran un gol de Benzema.

El plan de Carlo Ancellotti (viajó en el día tras dar una PCR negativa) convenció. El Real Madrid jugó como un equipo grande desde el minuto uno hasta el final. No fue un Real Madrid de medias partes. Tuvo continuidad en el juego. Se pudo ir al descanso goleando al Chelsea. El partido en Stamford Bridge sirve para recuperar la confianza en un equipo que tuvo un deficiente rendimiento en el Clásico contra el Barcelona y que llegaba a la casa del campeón de Europa con dudas tras el partido contra el Celta. Pero en el Clásico no estaba Benzema, y la Champions es territorio de un conjunto que se transforma y resurge en los escenarios más complicados. Lo hizo para remontar la eliminatoria al Paris Saint-Germain y demostró autoridad y personalidad contra un equipo del vigor del Chelsea.

Fede Valverde dio consistencia

El plan de Ancelotti funcionó. Metió a Fede Valverde en el once, en el costado derecho, y el juego del equipo ganó en energía, bravura y verticalidad. El Real Madrid entró al partido, en una noche lluviosa y con público en las gradas, con hambre. El uruguayo dio consistencia. No fue el equipo temeroso que se metió en su campo en París. Mandó en el juego, fue a la presión en campo contrario, ganó duelos y amenazó. Estuvo ambicioso, serio y, por momentos, excelso. Con un magnífico Benzema, autor de dos goles de cabeza y otro de pillo tras una pifia de Mendy. El francés se echó al equipo a sus espaldas. Salió de la posición del '9' para jugar como un centrocampista más, lanzar las transiciones y finalizar las jugadas.

Benzema fue una pesadilla para todo el Chelsea. Imposible de sujetar por su movilidad, desmarques, velocidad y contundencia. La primera ocasión de peligro fue un remate al larguero de Vinícius en una combinación con Fede Valverde y un tacón de Benzema. Los dos primeros goles del francés fueron bárbaros. Dos remates de cabeza maravillosos en dos minutos. El primero llega en un centro, con la zurda, de Vinícius. El segundo es todavía mejor por la dificultad. Centro de Modric que coge cayéndose a Benzema y en un escorzo cambia la pelota de dirección a Mendy.

El francés pudo hacer el tercero antes del descanso. Falló el remate más claro. Esta vez con el pie en un golpeo extraño. Metió la bota abajo. Perdonó. En Stamford Bridge estaba ya la sensación de que había un futbolista que estaba dominando el partido a su antojo. Benzema aparecía y se multiplicaba. Hacía mejor las jugadas de un equipo que jugó enchufado. Desesperó al conjunto de Thomas Tuchel.

Courtois, acertado

La batalla estaba en el centro del campo. El Chelsea tiene hombres de músculo, físicos, con buen golpeo del balón. Benzema estuvo omnipresente. Pudo con Kanté, con lo que se le ponía por delante. Tuchel quitó a Kanté en el descanso para meter a Kovacic. El técnico del Chelsea cambió la estructura del equipo para frenar el vendaval de Benzema. Imposible. En el inicio del segundo tiempo, el francés hizo el tercero en un regalo del portero Mendy. Un gol que llegó por la fe de un delantero que está en otra dimensión. Fue a la presión, mordió y definió a puerta vacía. Rompió, de nuevo, al Chelsea. Enmudeció Stamford Bridge.

placeholder Benzema y Courtois celebran la victoria contra el Chelsea.
Benzema y Courtois celebran la victoria contra el Chelsea.

El Real Madrid sufrió menos de lo que esperaba. Hizo el partido más serio de la temporada y minimizó al campeón de Europa. Con un majestuoso Benzema y con un acertado Courtois. El portero es otro de los destacados de una noche gloriosa. Viene siendo habitual en el belga. Tras el tercer gol hizo un paradón en un disparo de Azpilicueta. El Madrid era ya un equipo sólido y temible. Lo acusó el Chelsea. Al equipo inglés le entraron los nervios. Tenía que asumir riesgos. Enfrente estaba un Real Madrid ordenado, crecido y en muchas fases del partido sublime. Pero tocaba sufrir hasta el final.

Foto: Simeone y Guardiola durante el Manchester City-Atlético. (REUTERS/Craig Brough)

Salió Lukaku. Otra baza ofensiva del Chelsea para intentar recortar la distancia. El delantero belga dispuso de una clara ocasión de gol. Lukaku intimidó, el Madrid notó el desgaste. Ancelotti metió a Camavinga por Kroos. El centro del campo resurgió en Londres. Casemiro, Kroos y Modric habían perdido fuelle en los últimos encuentros y contra el Chelsea era una buena noche para aparecer. Agradecieron los apoyos de Fede Valverde y Benzema.

La noticia negativa para el equipo madridista es la lesión de Militao. El central brasileño recibió una tarjeta amarilla en la primera parte que le impide jugar el partido de vuelta. Recibió un golpe en las costillas y aguantó hasta que pidió el cambio en el segundo periodo. Entró Nacho, que le tocará jugar en el Bernabéu. Queda el segundo partido, el Real Madrid tiene una buena ventaja y parece fiable. Enfrente tendrá un Chelsea herido, que asumirá riesgos y este es el mejor escenario para los de Ancelotti. Funcionan mejor con espacios. Lo mejor es que este Real Madrid tiene hambre y energía y, como dice Ancelotti, va sobrado de coraje.

El mejor Real Madrid de la temporada apareció en Londres. La versión de un equipo intenso, valiente, agresivo, vertical y contundente da un paso de gigante para estar en las semifinales de la Champions. Dentro de seis días lo sabremos con el partido de vuelta en el Bernabéu. Pero la imagen de equipo poderoso es para ser optimista. El Real Madrid dio un golpe en la mesa en la Champions. Ganó como un equipo y con un futbolista que está en el primer escalón de los mejores del mundo. Benzema fue un ciclón en Londres.

Karim Benzema Luka Modric
El redactor recomienda