Es noticia
Menú
El Barça humilla a un Real Madrid que pagó muy cara su 'caraja' en el Santiago Bernabéu (0-4)
  1. Deportes
  2. Fútbol
REAL MADRID 0-4 BARCELONA

El Barça humilla a un Real Madrid que pagó muy cara su 'caraja' en el Santiago Bernabéu (0-4)

El Real Madrid no compareció sobre el césped en el Clásico, en un partido en que solo hubo un equipo, el Barça, que aprovechó su pegada para hacer mucho daño a los blancos y darles un severo correctivo antes del parón de selecciones

Foto: Los jugadores del Barça celebran uno de sus goles ante el Madrid. (EFE/Ballesteros)
Los jugadores del Barça celebran uno de sus goles ante el Madrid. (EFE/Ballesteros)

Imponente victoria del Barcelona ante el Real Madrid (0-4), en un partido en el que el conjunto blanco no compareció sobre el césped. El líder de la Liga, que llegaba al encuentro con la intención de dar un golpe definitivo en el campeonato, solo duró en el campo 10 minutos, momento en el que se le apagaron las ideas y los culés comenzaron a crecer en el césped. A partir de ahí, el baño de los azulgranas fue una evidencia, ante un Madrid que perseguía sombras y sin presencia en ataque, mal ubicado en el campo y superado en todas las líneas. El Madrid fue un equipo desconocido y el Barça le pasó por encima.

Los blancos jugaron el peor partido de la temporada y los azulgranas ofrecieron su mejor versión. Desubicado en el campo, llegando tarde a la presión, sin capacidad para dar tres pases seguidos y sin presencia en ataque, el Madrid dio la sensación de no tener claras las ideas. Por el contrario, el Barça —que, recordemos, jugó el jueves— fue un avión: con una presión elevada, buscando siempre al tercer hombre, aprovechando el poder de sus bandas y, sobre todo, su pegada, no tardó en empujar muchos metros atrás a los blancos y hacer gala de su capacidad goleadora para aplastar al líder en su casa.

Foto: Benzema se pierde el Clásico. (EFE/Cat Cladera)

Carlo Ancelotti sorprendió de inicio. La ausencia de Karim Benzema, máximo goleador blanco y jugador referencia en ataque, obligó al italiano a tirar de imaginación y, para solucionar el problema, decidió apostar por Fede Valverde en el once inicial, liberando a Luka Modric como 'falso 9'. La posición del croata buscaba generar espacios para aprovechar la velocidad de Vinícius y Rodrygo, pero el experimento aguantó 10 minutos. A partir de ahí, el medio del campo se desdibujó y el Madrid perdió todo el peso en ataque, sin encontrar ni claridad, ni combinaciones ofensivas ni tan siquiera meter miedo a un Barça que creció con el paso de los minutos.

Desde el comienzo del choque, los dos equipos pusieron sus armas sobre el césped: el Madrid, con las líneas juntas, muy presionante y jugando en bloque, trataba de explotar la velocidad de los dos brasileños, gracias a los espacios generados por Modric y a las incursiones rompiendo líneas de Valverde. El Barça, por su parte, tiró las líneas muy altas, con muchos jugadores abiertos en banda, buscando encontrar aclarados para Ferran Torres y Ousmane Dembélé que acabaran en jugadas para Pierre-Emerick Aubameyang. Las cartas estaban sobre la mesa y la partida acababa de empezar: quien mejor aprovechara sus virtudes, se llevaría el gato al agua.

Los blancos fueron los primeros que pudieron golpear. No habían pasado ni cinco minutos cuando primero Vinícius y después Valverde tuvieron dos claras ocasiones que pudieron desnivelar la balanza... y ahí desapareció el Madrid. El Barça respondería un par de minutos más tarde, en una doble ocasión de Aubameyang y Dembélé que Thibaut Courtois frenó con dos intervenciones muy estéticas, y serían precisamente los azulgranas quienes, con los anteriores protagonistas, desnivelarían la balanza: era el minuto 28 cuando el francés se deshizo de Nacho por banda y puso un preciso centro que el gabonés, entre los centrales, mandó a guardar con un buen cabezazo.

El Madrid estaba algo desdibujado. No encontraba líneas de pase, había perdido peso a la hora de generar juego y empezaba a perseguir sombras ante un Barça que crecía por momentos. Y, fruto de ese dominio, llegó el segundo tanto culé, esta vez, a balón parado. Corría el '37 cuando, en un córner botado por Dembélé, de nuevo aparecería un jugador entre los centrales, esta vez Araújo, para rematar de cabeza a placer y aumentar la ventaja en el marcador. El Barça jugaba a sus anchas en el Bernabéu y los blancos eran incapaces ni tan siquiera de combinar y llegar a la meta contraria con peligro. El Madrid no se encontraba.

placeholder Foto: Reuters/Javier Barbancho.
Foto: Reuters/Javier Barbancho.

Lo peor estaba por llegar

Ancelotti busca la reacción tras el descanso, metiendo a Camavinga y Mariano... Pero el Madrid volvió a las andadas a las primeras de cambio. No habían pasado ni 20 segundos cuando Ferran Torres mandó al limbo un claro mano a mano con Courtois. Solo unos segundos después, no lo iba a desaprovechar. Un enorme taconazo de Aubameyang dejaba al internacional español solo ante el belga, al que superaba con un gran disparo de rosca. El Barça se ponía 0 a 3 en el Bernabéu, asaltaba el feudo blanco y mandaba un mensaje al Madrid en forma de baño futbolístico: los blancos pagaban su 'caraja'... y lo peor estaba aún por llegar.

Solo unos minutos más tarde, en el '53, un nuevo balón a la espalda de la defensa llegó a los pies de Ferran, quien asistió a Aubameyang y, con una sutil vaselina, superó a Courtois en su salida. El cuarto tanto culé llegó con cierta polémica, pues el juez de línea levantó el banderín y fue el VAR el que lo otorgó... Pero la defensa blanca se había parado al ver la señalización del fuera de juego. De aquí al final, los blancos trataron de evitar que el marcador fuera aún más abultado e, incluso, maquillar su tanteador, pero poco o nada había que hacer: las ideas brillaban por su ausencia y las persianas estaban totalmente apagadas en ataque.

El Madrid, que llegaba al Clásico con la idea de dar un golpe a la Liga, recibió un serio correctivo ante un Barça que jugó el mejor partido del curso. Desconocidos, los blancos fueron superados en todas las facetas del juego y sufrieron una de las derrotas más duras de los últimos años, que aún es más dolorosa por ser ante el 'eterno rival'. El líder de la Liga vivió un calvario en su último partido antes del parón liguero, en un choque donde fue blando en defensa e inofensivo en ataque. Y el Barça no dudó en aprovechar y hacer sangre cuando tuvo la oportunidad: un severo varapalo para un Madrid que se las prometía muy felices en el Santiago Bernabéu.

Imponente victoria del Barcelona ante el Real Madrid (0-4), en un partido en el que el conjunto blanco no compareció sobre el césped. El líder de la Liga, que llegaba al encuentro con la intención de dar un golpe definitivo en el campeonato, solo duró en el campo 10 minutos, momento en el que se le apagaron las ideas y los culés comenzaron a crecer en el césped. A partir de ahí, el baño de los azulgranas fue una evidencia, ante un Madrid que perseguía sombras y sin presencia en ataque, mal ubicado en el campo y superado en todas las líneas. El Madrid fue un equipo desconocido y el Barça le pasó por encima.

Real Madrid FC Barcelona Santiago Bernabéu
El redactor recomienda