Es noticia
Menú
El agitado cambio que se avecina con Tchouaméni en el nuevo estilo que busca el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
dura competencia para casemiro

El agitado cambio que se avecina con Tchouaméni en el nuevo estilo que busca el Real Madrid

El francés da señales en el inicio de la pretemporada de que es el centrocampista que puede mejorar el rendimiento del equipo para tener vértigo, energía y ser más divertido

Foto: Tchouaméni dispara en el partido contra el América. (EFE/Ross Cameron)
Tchouaméni dispara en el partido contra el América. (EFE/Ross Cameron)

El Real Madrid tiene una propuesta de juego con Casemiro y otra diferente con Tchouaméni. Con dos partidos de pretemporada, es suficiente para darse cuenta de cómo las cualidades técnicas y la condición física de cada uno de los dos centrocampistas afectan al planteamiento. La evolución del nuevo Real Madrid va encaminada a tener un estilo más eléctrico, vertical y ofensivo en todos los partidos. No solo en los considerados asequibles. Esta identidad de vértigo se la da el joven centrocampista francés.

Las cualidades de Aurelién Tchouaméni, por juventud y técnica, pueden hacer posible que el Real Madrid sea un equipo que juegue más tiempo en campo contrario que replegado. El salto está en hacerlo ante los rivales más potentes. Los modestos renuncian a atacar, se encierran para no dejar espacios, dan la pelota y hacen un partido de resistencia. Para esto sí está Casemiro.

placeholder Casemiro, en la final de la Champions contra el Liverpool. (EFE/Ross Cameron)
Casemiro, en la final de la Champions contra el Liverpool. (EFE/Ross Cameron)

Lo que tiene que marcar las diferencias es ver a un Real Madrid que no se meta atrás y juegue tan replegado como sucedió en los partidos contra el Paris Saint-Germain, Chelsea, Manchester City (en la remontada en el Bernabéu no estaban en el campo ni Casemiro, Kroos y Modric) y Liverpool en la Champions. Ni como contra el Barcelona en el Clásico del Bernabéu en Liga.

Más ritmo y diversión

El Real Madrid se ha gastado 100 millones de euros en Tchouaméni no solo para que Casemiro tenga un recambio que le dé oxígeno, sino también para recuperar un estilo de juego más dominante en los partidos importantes. La segunda parte contra el América es el primer síntoma del cambio que se avecina. Es un partido de pretemporada, pero sirve para sacar las primeras conclusiones de lo que quiere y busca Carlo Ancelotti. El entrenador lo definió como un Real Madrid con "rock and roll".

La preocupación de Ancelotti la temporada pasada fue que el equipo no se le partiera en dos en las citas cruciales. El blindaje lo consiguió con Casemiro jugando más cerca de los centrales que de Benzema. Es un rol conservador y con todas las precauciones para hacer una estructura sólida. Retrasaba el resto de las líneas. El Real Madrid era reconocible por salir al contragolpe y hacer ejercicios de supervivencia defensiva con éxito. Los partidos más cómodos le da para dominarlos con la calidad y el oficio de los denominados tres tenores (Casemiro, Kroos y Modric). Sin un sustituto para Casemiro, Ancelotti fue parcheando la posición de pivote con Kroos y Camavinga. El alemán resultó más fiable por su experiencia y el joven francés iba sobrado de fuerza, pero era un peligro táctico por su ímpetu y efervescencia.

Foto: Hazard en una acción del partido contra el América. (EFE/Ross Cameron)

El nuevo Real Madrid tiene otro rendimiento en la sala de máquinas con la incorporación de Tchouaméni y los beneficios están en conseguir el alto ritmo y la verticalidad que desea Ancelotti. Las aptitudes que tiene Tchouaméni son las que explican el desembolso que ha hecho el club para darle al entrenador un joven futbolista que tiene que hacer un Real Madrid más agitado, ofensivo y divertido.

La segunda parte del encuentro contra el América es una buena señal y Ancelotti la resaltó ante los medios. El técnico disfrutó del fútbol que más le gusta. Tchouaméni jugó rodeado de Camavinga y Ceballos en la línea de tres en el centro del campo. Fue un Real Madrid dinámico y profundo. Con mucha energía, intenso y ágil en la circulación del balón. Sumó a Fede Valverde por delante para multiplicar el vigor.

Tchouaméni es un centrocampista de ida y vuelta, uno de esos futbolistas modernos por su poderío físico para dar equilibrio atrás, capacidad para robar balones y llegar al área contraria. Omnipresente. Este es el objetivo de Ancelotti y del club para construir un equipo más competitivo.

Estirar el equipo

Ancelotti anunció que va a respetar los galones y que el once de la final de la Supercopa de Europa contra el Eintracht, del 10 de agosto, va a ser el que ganó la Champions. Es un premio a los campeones y un título que corresponde al éxito de la temporada pasada. Es, también, el corte entre el Real Madrid de Casemiro y el del recién llegado Tchouaméni. El brasileño está para jugar más cerca de la línea defensiva y el segundo para estirar el equipo y retroceder. Es el centrocampista que da elasticidad y robustez.

Foto: Tchouaméni en su presentación como jugador del Real Madrid. (Reuters/Isabel Infantes)

Casemiro (30 años) no está para que le retiren. Tiene crédito, jerarquía y experiencia. Pero también encuentra competencia con un futbolista que es ocho años más joven y una apuesta del club para fortalecer el centro del campo y mejorar el estilo de juego. El rock and roll que le gusta a Ancelotti pasa por lograr que el Real Madrid sea un equipo eléctrico en la mayoría de los partidos posibles, sea quien sea el rival que esté enfrente.

Aurelién Tchouaméni agita el cambio, junto con otro joven con la fuerza y el descaro de Eduardo Camavinga. Carlo Ancelotti tiene mimbres para pasar de un Real Madrid más diésel con Casemiro a otro con mucha más chispa y desatado. El proceso tiene que llevar a ver un Real Madrid más vivo, alegre y divertido y en el que puede encajar Dani Ceballos.

El Real Madrid tiene una propuesta de juego con Casemiro y otra diferente con Tchouaméni. Con dos partidos de pretemporada, es suficiente para darse cuenta de cómo las cualidades técnicas y la condición física de cada uno de los dos centrocampistas afectan al planteamiento. La evolución del nuevo Real Madrid va encaminada a tener un estilo más eléctrico, vertical y ofensivo en todos los partidos. No solo en los considerados asequibles. Esta identidad de vértigo se la da el joven centrocampista francés.

Casemiro
El redactor recomienda