el miedo del presidente a desenchufarse

El tacto que Florentino Pérez ha pedido a Solari con Isco, Bale y Marcelo en el Madrid

El presidente del Real Madrid mantiene en alerta al entrenador del peligro que tiene la plantilla a desconectar de la Liga y hablan de la situación de Isco, Marcelo y Bale

Foto: Solari con gesto de concentración antes de empezar el partido contra el Ajax en la Champions. (Efe)
Solari con gesto de concentración antes de empezar el partido contra el Ajax en la Champions. (Efe)

Florentino Pérez tiene en tensión a Solari después de que éste hablara de desgaste mental en la derrota contra el Girona. Lo que le alarma al presidente es que la plantilla se desenchufe y desconecte de los partidos en los que consideran que no hay un título en juego. Lo que se llama tirar la Liga antes de tiempo. Exige que no se le derrumbe el equipo en la Liga y compita hasta el final. Que los jugadores sientan que no hay ninguna posibilidad de pelear por el campeonato y se relajen no se admite en la cúpula. Como sucedió en la derrota contra el Girona. La experiencia de la temporada pasada fue dura. El Real Madrid de Zidane acabó a 17 puntos del Barcelona y el enfado entre los dirigentes fue mayúsculo.

La Champions de Kiev fue, una vez más, la competición que compensó los disgustos de la eliminación de Copa y una malísima Liga. No está mal, pero se trata de una apuesta cada vez más compleja. El mensaje de Florentino a Solari, en el cara a cara que tuvieron el martes, es que el equipo tenga tensión y sea regular en la Liga. Hay que evitar otro ridículo como el del año pasado. Hay más preocupaciones en el presidente del Real Madrid que la de seguir compitiendo por la Liga hasta el final y exigir a los que van por delante –Barcelona y Atlético–. El calendario obliga a poner las luces cortas en el doble enfrentamiento contra el Barcelona –la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey y la Liga– y el Ajax de Ámsterdam –vuelta de los octavos de final de la Champions–. Esas inquietudes tiene nombres propios: Isco, Marcelo y Bale.

El despreocupado Isco

La gestión de la situación de Isco es el punto más caliente. El malagueño se ha metido en un callejón con difícil salida. Cada vez acumula más episodios negativos que perjudican su imagen y la del club. Isco causó baja después de no jugar ningún minuto en el partido de ida de las semifinales de Copa del Rey contra el Barcelona en el Camp Nou. Desde ese día comunicó que tenía molestias cervicales y dejó de contar para el derbi y el Ajax. Su lesión y deslices hacen más complicado recuperarle.

Isco no se lo pone fácil a Solari desde el momento en que insinúa en las redes sociales que no goza de oportunidades. Pero el mensaje institucional es otro y el entrenador tiene claro cómo actuar con un futbolista rebelde. A Isco hay que llevarle con tacto y comprobar si está comprometido. Exigirle en cada uno de los entrenamientos y que se dé cuenta de que sólo hay un camino para tener oportunidades: competencia, ilusión y mucho trabajo.

Subir el nivel de Marcelo

El problema de Marcelo tiene diferencias con el de Isco porque el brasileño demuestra cuando le toca estar en el banquillo que tiene una actitud correcta y positiva. Lo que preocupa es si su rendimiento es un bache o algo más grave. La decisión de Solari ha sido apostar por Reguilón porque, con datos de los entrenamientos en la mano, comprueba que tiene más velocidad y resistencia. El entrenador tiene la voluntad de poner en su mejor nivel a Marcelo. Se le considera fundamental para los grandes partidos. Por calidad, liderazgo y experiencia. Pero sigue sin estar en su mejor momento como se demostró en la derrota contra el Girona.

En el club han hablado con Marcelo para tranquilizarle. El brasileño está mosqueado con la sospecha de que se estén filtrando noticias que aluden a su sobrepeso. En Onda Cero se informó que tenía siete kilos de más. La noticia enfadó a Marcelo, pese a que después dijera en un medio brasileño –Esporte Interactivo– que es mentira e imposible. El plan para Marcelo es ponerle en cintura con entrenamientos específicos y hacer jugar para que coja cuanto antes el ritmo de competición.

Bale hace un corte de mangas tras marcar en el derbi del Wanda Metropolitano. (Efe)
Bale hace un corte de mangas tras marcar en el derbi del Wanda Metropolitano. (Efe)

La apatía de Bale

Para que no se desplome el Real Madrid es importante espabilar a Isco, tener fino a Marcelo y motivar a Gareth Bale. Lo del galés es la película de todos los años. En cuanto se ve fuera del once se ofusca. Aparece el Bale apático, como en la segunda parte contra el Girona cuando fue el segundo cambio y se le pidió que hiciera de revulsivo. El galés es otro caso especial con el que tiene que lidiar Solari. Tiene el gol que necesita el equipo, pero durante un partido carece de continuidad. La que sí tienen Vinicius, que ocupa la banda izquierda.

La gestión de Bale tampoco es sencilla para Solari desde el momento en el que ha dicho que no tiene indiscutibles y pone al joven brasileño por delante en el once y en los cambios. Pero, como dicen en el club, no se puede prescindir de un futbolista que hace goles con facilidad en finales. Si está sano marca las diferencias, pero las precauciones son máximas con un jugador que tiene riesgo si le metes dos partidos enteros en tres días.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios