habla cuando le interesa

Por qué en el Real Madrid no soportan la rajada de Piqué (empresario-culé)

Ha vuelto a aparecer la versión hostil de Piqué contra el Real Madrid después de que ya tenga cerrado su acuerdo para organizar y patrocinar la Copa Davis en la capital

Foto: Gerard Piqué durante el sorteo de la Copa Davis celebrado en Madrid. (Efe)
Gerard Piqué durante el sorteo de la Copa Davis celebrado en Madrid. (Efe)

Hacía mucho tiempo que Piqué estaba callado y evitaba referirse a polémicas arbitrales. Se le veía centrado y volcado con sus negocios y la organización del nuevo formato de la Copa Davis. Vino a Madrid y le dio cariño la alcaldesa. “Piqué, te queremos”, le dijo Manuela Carmena en presencia de Ángel Garrido –presidente de la Comunidad de Madrid– y reconocido seguidor del Atlético de Madrid. Entre la Comunidad y el Ayuntamiento van a pagar los próximos dos años una cantidad de 20 millones de euros a la empresa de Piqué –Kosmos– para la organización y desarrollo del torneo que se disputará entre la Caja Mágica y el Wizink Center –donde se celebró la última Copa del Rey de baloncesto–.

Gerard Piqué estaba a lo suyo. En su papel de empresario y políticamente correcto. Después del sorteo de la Davis en la Real Casa de Correos de Madrid no quiso hacer declaraciones sobre polémicas arbitrales. Era otro Piqué. Jugando al fútbol y abriéndose camino en el terreno empresarial con políticos y organizaciones. Ha conseguido que LaLiga se convierta en uno de los patrocinadores de la nueva Copa Davis con el rechazo de los tenistas que ven con malos ojos que el fútbol se inmiscuya en el tenis. No lo ha tenido nada fácil el central del Barcelona para sacar adelante su ambicioso proyecto y ha tenido las puertas abiertas de Madrid y LaLiga para darle viabilidad.

Una vez que Piqué ya tiene todo atado y bien amarrado con el tenis se ha vuelto a convertir en el 'presidente' del Barcelona para atacar a los árbitros de fútbol y al Real Madrid. A los primeros porque dice que ayudaron al equipo de Solari en el derbi del Wanda Metropolitano contra el Atlético y al club blanco por su queja de la jugada que se revisó en la final de la Copa del Rey de baloncesto contra el Barcelona. Ha sido más dañino para decir que quieren hacer ruido para tapar el éxito del Barça en la Copa y si tuvieran más secciones serían, poco más o menos, que insoportables.

Piqué junto a Manuela Carmena –alcaldesa de Madrid– y Ángel Garrido –presidente de la Comunidad–. (Efe)
Piqué junto a Manuela Carmena –alcaldesa de Madrid– y Ángel Garrido –presidente de la Comunidad–. (Efe)

El ruido del Real Madrid

Después del empate del Barcelona en el campo del Lyon el central azulgrana se despachó contra el Real Madrid por su amenaza de dejar la Liga ACB: "Los árbitros se equivocaron a favor del Madrid y luego a favor del Barça. Y después vino toda esa papeleta del Madrid con los árbitros. Si los árbitros no se llegan a equivocar, habría ganado el Barça antes. El resto ha sido ruido para enmascarar lo de siempre, que el Barca fue campeón. Pasa siempre. Luego van al Calderón, les ayudan y se callan todo. Menos mal que no tienen más secciones porque sino tendríamos que aguantarles en hockey, hand ball. Es la estrategia que siguen siempre. Siento mucho orgullo con todos estos gladiadores que fueron y ganaron si ser favoritos”.

La rajada de Piqué –el empresario culé– no la soportan en el Real Madrid porque consideran que sólo habla cuando le interesa y en el momento que no le perjudica a sus intereses. Como, por ejemplo, cuando no dice nada de la jugada en la que Luis Suárez dio una patada al portero Cuéllar en el gol contra el Leganés en el Camp Nou –el árbitro no la revisó en el monitor de campo–. O cuando tiene asegurado su contrato con las instituciones de Madrid para su torneo de tenis y el patrocinio de LaLiga.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios