partido rodeado de la polémica arbitral

El Real Madrid gana al Atlético un derbi explosivo y de mecha corta

El Real Madrid asaltó el Wanda Metropolitano en un partido marcado por la polémica arbitral. Un encuentro en el que no hubo calma y sí mucha excitación

El Real Madrid ganó un derbi de mecha corta (1-3). Un partido explosivo, intenso y que deja mucha polémica. Tendremos resaca de la buena y duradera con un encuentro con protagonismo arbitral y del VAR. Tres acciones, principalmente, provocan que la rivalidad haga más largo y extenso el derbi en el que el equipo rojibanco vuelve a dar un paso atrás en sus aspiraciones para competir por la Liga. Dos derrotas seguidas –Betis y Real Madrid– hacen pupa al equipo de Simeone. Atención a este Real Madrid que sale de una semana grande con crédito. El empate en el Camp Nou y la victoria en el Wanda Metropolitano refuerzan el proyecto de Solari.

El Real Madrid despegó y ha cogido vuelo. Pero antes de meternos en profundidad con los méritos de los blancos hay que quedarse en la polémica que salpica al árbitro de campo –Estrada Fernández– y el de la sala de VAR –Munuera Martínez–. Les va a costar dormir. Tuvieron una tarde de sudores fríos. La que se les viene encima va a ser de escándalo. En este tipo de ocasiones suelen hacer más ruido los que pierden y se callan los que ganan. Es la ley del fútbol. Escucharemos palabras como robo, atraco, injusticia…

Fue un derbi entre dos equipos impulsivos que convirtieron el partido en una traca de acciones con errores individuales. El que más beneficio sacó fue el Real Madrid. Se adelantó con un gol de media chilena de Casemiro, en un saque de esquina, porque cuatro jugadores del Atleti se fueron al marcaje de Sergio Ramos. Una escena de pánico. No podía rematar Ramos y se olvidaron de Casemiro. Salió Oblak a tapar y no pudo evitar el golazo del brasileño. A partir de esta acción se desataron los nervios y la excitación. Fue un partido sin calma. Histérico.

Sergio Ramos celebra el penalti marcado al Atleti. (Efe)
Sergio Ramos celebra el penalti marcado al Atleti. (Efe)

La picardía de Vinicius

La polémica empezó en el gol del empate de Griezmann. Correa pugnó con Vinicius y se llevó un balón que fue para Griezmann. El francés se plantó ante Courtois y definió magistralmente para marcar por debajo de las piernas del portero belga. La jugada tuvo que ser revisada por el VAR por un posible fuera de juego. Se dio el gol por milímetros. Sergio Ramos habilitó a Griezmann. Pero en las filas del Madrid se quejan de la falta de Correa a Vinicius. El empate sacó lo mejor del Madrid. Los ataques, como en el Camp Nou, se volcaron por la banda del joven brasileño. Un granuja. Un descarado. Un pillo. Le ganó en velocidad a Giménez, en una internada, y el uruguayo se tiró a pararlo sin medida. Se la jugó y le salió mal. El árbitro señaló penalti una acción nada clara. La confusión de si la entrada había sido fuera o dentro del área obligó a que decidiera el VAR. Dio penalti y provocó la cólera en el Atleti. Sergio Ramos no falló y lo celebró con guasa.

Todo lo que sucedía era combustión y polémica. Un mal día para creer... o no en el VAR. A Morata le anularon un golazo, en el inicio de la segunda parte, de volea. Hubo que trazar la línea en la sala del VAR para corroborar si estaba la punta de la bota más adelantada. No le dieron el gol. Más cabreo en el Atleti. La última de las acciones también tuvo de protagonista a Morata. Casemiro entró por detrás al delantero. La interpretación del árbitro fue que no hubo suficiente contacto para señalar penalti. El VAR no le quitó la razón y los jugadores rojiblancos se comieron a Estrada Fernández.

A la excitación se sumó Bale. Salió por Vinicius y cerró el partido con un zurdazo cruzado. Lo celebró con rabia y un corte de mangas. El Atleti ya era un cadáver con un jugador menos por expulsión de Thomas. El Madrid dio un golpe de los importantes. Hizo tres goles en casa del Atleti. Nadie había ganado en el Metropolitano en esta Liga. El juego del Madrid fue más fluido y el partido más completo. En el Atleti fue extraño ver a un equipo con despistes en los marcajes y frágil en defensa. Tuvo un punto de aceleración y ansiedad. Estuvo espeso. Llegaba más descansado al derbi y no lo aprovechó.

Solari coge fuerza en su semana grande. Este Real Madrid necesitaba confirmar su mejoría y tras el empate copero en el Camp Nou y la victoria contra el Atleti recupera mucho crédito. El Real Madrid ha vuelto y el Atleti deja dudas cuando empieza la cuenta atrás del enfrentamiento contra la Juventus en la Champions.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios