el clima y la familia bastan para hacerle feliz

La nueva vida de Álvaro Morata (con sus padres) y su gol al Real Madrid con el Atlético

Ha pasado de estar en una jaula de oro en Londres a recuperar la felicidad por estar cerca de su familia y los amigos. Con la ilusión de alcanzar el éxito en el Atlético

Foto: Álvaro Morata, sonriente con su pareja, Alice Campello. (Instagram @AlvaroMorata)
Álvaro Morata, sonriente con su pareja, Alice Campello. (Instagram @AlvaroMorata)

A Álvaro Morata le ha cambiado la vida. De estar asfixiado en Londres a volver a respirar en Madrid. De la angustia del Chelsea a ilusionarse y sentirse futbolista en el Atlético de Madrid. Tener objetivos, desafíos y recuperar el ánimo para relanzar su carrera. Lo necesitaba. Lo pedía a gritos. Estaba triste y deprimido en Inglaterra. Se sentía maltratado por la prensa y las decisiones del entrenador del Chelsea –Maurizio Sarri–. Hasta que se plantó y, empujado por su mujer –la italiana Alice Campello–, decidió que tenía que llevar otra vida. Juanma López, su representante, fue la figura clave para conectar con Simeone y preguntarle si todavía estaba interesado en Morata. El entrenador del Atleti, ex compañero de Súper López, ni lo dudó. A Morata se le volvió a acoger en el Atlético de Madrid. Se la abrió la puerta de la felicidad.

Necesitaba un cambio vital y profesional para subir su autoestima y disfrutar de lo que hay fuera del fútbol. Regresar a Madrid le ha revitalizado: disfruta del clima, el sol y la cercanía de la familia. Vuelve a sonreír con sus amigos. Entre ellos están los más personales y también los del Real Madrid –Carvajal, Sergio Ramos, Lucas Vázquez…– que este sábado los tendrá enfrente como rivales. Será su primer derbi con la camiseta del Atleti y se le hace extraño. En el ambiente está si será capaz de celebrar un gol a su ex equipo. Morata, quien le conoce a fondo, es tremendamente ambicioso y competitivo. No tienen dudas de que si marca un gol lo festejará. En estos días previos se suceden las bromas.

Su nueva vida está volcada en alcanzar el éxito en el Atlético de Madrid. Un gol contra el Real Madrid supondría un subidón. No sólo porque lo necesita sino también porque tiene abierto un frente –nunca mejor dicho– con un sector de la afición que se sitúa en el fondo norte del Wanda Metropolitano y le mira con recelo. Antes de que se hiciera oficial su fichaje cantaron: “¡Menos Moratas y más Borjas Garcés!”. Le llamaron ‘vikingo’ y todo esto mete más presión a un chico que se ha afanado, desde su presentación el 29 de enero, en demostrar con fotografías en las redes sociales que de niño era un canterano del Atlético de Madrid.

Ver esta publicación en Instagram

Lo mejor de mi vida! ❤️

Una publicación compartida por Álvaro Morata (@alvaromorata) el

Los bebés ya son del Atleti

Morata ha recuperado la felicidad y la ilusión perdida en Madrid. Comparte con Koke, su mejor amigo en el vestuario, las confidencias. Y está encantado con el trato y el recibimiento que le han dado Miguel Ángel Gil Marín –consejero delegado– y Enrique Cerezo –presidente–. Pero, en especial, con Simeone. Dice que quiere responder a la confianza que han depositado en él y demostrar que no se han equivocado con su incorporación. Esa motivación la tiene para agradar en su estreno en el Metropolitano y ante su nueva afición. Pero, como dicen en el Atleti, Morata ya sabe lo que es marcar en el Metropolitano. Lo hizo con la camiseta del Chelsea.

Vive en Colonia Mirasierra, todavía con sus padres a la espera de terminar de aterrizar en Madrid y organizar su nueva casa. Su vida es muy familiar. Disfruta de sus bebés –Leonardo y Alessandro–, a los que ya les ha comprado la indumentaria del Atlético de Madrid y forma una pareja, con Alice Campello, que empieza a ser perseguida por la prensa rosa en la capital. Les han ‘cazado’ acudiendo a un concesionario de coches de alta gama donde compraron un automóvil familiar y espacioso.

Presumen de su amor en las redes sociales. “Lo mejor de mi vida”, escribió Morata el día de su presentación como ‘colchonero’ posando con Alice. Se les ve agarrados en todo momento de la mano, les gusta pasear por Madrid y fuera del fútbol los dos están enfocados a los negocios. Álvaro Morata ha pasado de vivir en una jaula de oro en Londres a sentirse libre y motivado. Querer triunfar en el Atleti y llamar la atención de Luis Enrique para que le vuelva a convocar para la Selección española.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios