EL REAL MADRID CONTINÚA AGITADO

Así es Juan Carlos Sánchez, el brazo armado de Florentino Pérez en guerra con la ACB

El director de la sección de baloncesto —que tiene el encargo de Florentino de ganar en la cancha y en los despachos— desentierra el hacha para ir a la guerra contra la ACB

Foto: Juan Carlos Sánchez, el día en que presentó a Pablo Laso como entrenador. (EFE)
Juan Carlos Sánchez, el día en que presentó a Pablo Laso como entrenador. (EFE)

Sánchez se sentó junto a Pablo Laso en la sala de prensa para denunciar lo que Felipe Reyes, a gritos y siendo consciente de que le estaban grabando las cámaras cuando entraba al vestuario, denunciaba. “Ha sido un robo”, chilló el capitán del Real Madrid. Juan Carlos Sánchez director de baloncesto del club blanco lo denunció con otras palabras en la noche en que sacó el hacha de guerra. El brazo armado de Florentino Pérez en la sección agarró el toro por los cuernos para ir a la guerra contra la ACB. Dejó en un segundo plano a Pablo Laso y entró con toda la munición para avisar de cuáles podían ser las consecuencias si no les daban una explicación oficial y convincente de la jugada que dio el triunfo de la Copa del Rey al Barcelona y fue revisada por el ‘instant replay’.

“Ha sido tapón legal de Randolph. Es el segundo año que ocurre una desgracia contra el Real Madrid…”, denunció Juan Carlos Sánchez en la sala de prensa. Luego, con las pulsaciones calientes y el enfado de un incrédulo Florentino que había celebrado el triunfo antes de tiempo, se filtró la amenaza: el Real Madrid piensa abandonar la ACB. La indignación sigue en ebullición. En los despachos del Bernabéu no hay calma. En el de Juan Carlos Sánchez se mezcla la rabia con la estrategia de ir a por todas contra la ACB después de los comunicados, que se califican como “tibios” en el club blanco. El escenario se calienta más cuando no tienen una aclaración de por qué se revisó la jugada de la polémica en solo 51 segundos y con dos cámaras de las 11 que tenían a su disposición los árbitros.

El que está en primera línea de batalla es Juan Carlos Sánchez Lázaro (58 años) como máximo responsable de la sección de baloncesto del Real Madrid desde que Florentino le puso en el cargo en 2010. Antes, en 2006, ya ocupó un cargo directivo. Pero fue en la segunda etapa de mandato de Florentino Pérez cuando Sánchez se ganó el ascenso y la responsabilidad de relanzar una sección deficitaria en lo económico y en crisis en lo deportivo.

Juan Carlos Sánchez Lázaro conoce las entrañas y la fontanería del baloncesto español. Ocupó un cargo como miembro de la comisión delegada de la ACB y fue vicepresidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB) en 2006. Su experiencia en el mundo de la canasta, cercanía a Florentino y los círculos influyentes en la capital le llevaron a la dirección de baloncesto en el Real Madrid en 2010. Un empresario gastronómico que, junto a su hermano Fernando, hizo del restaurante Asador Frontón uno de los puntos más frecuentados por políticos, famosos y deportistas. Un restaurante de cocina navarra, a dos kilómetros del estadio Santiago Bernabéu, que vivió años de esplendor y en 2013 el Juzgado de lo Mercantil número 2 declaró su disolución y liquidación. Acumuló una deuda de un millón de euros entre la Seguridad Social y Hacienda.

Juan Carlos Sánchez, junto a Florentino. (ACB)
Juan Carlos Sánchez, junto a Florentino. (ACB)

Empresario gastronómico

Juan Carlos Sánchez Lázaro ya era un rostro conocido en los círculos de poder. Como su hermano Fernando, que fue diputado por el Partido Popular en la Asamblea de Madrid (1995-1999). Llegó la llamada de Florentino Pérez para confiarle una sección que genera pérdidas, pero que su historia la convierte en innegociable para los socios. Florentino exigió un impulso y un giro. Volver a los éxitos deportivos y al control del gasto y aumentar los ingresos. Lo primero lo cumplió Sánchez. Lo segundo sigue siendo un lastre para la economía del club. El Madrid de baloncesto sobrepasa los 40 millones de euros de presupuesto, pero los gastos se comen los ingresos. El déficit supera los 25 millones.

La segunda etapa dorada en los éxitos deportivos comenzó con un Sánchez que se rodeó de exjugadores y veteranos. Contó con Alberto Herreros como director técnico. En su equipo estaba Alberto Angulo. Veteranos como Clifford Luyk y Emiliano para hacer labores de representación. Había que competir contra los grandes de Europa —CSKA de Moscú, Olympiacos, Panathinaikos, Barcelona…—. “Queremos tener un equipo supercompetitivo y en el Real Madrid todos deben dejarse la piel”, prometió cuando accedió al cargo. Un tipo ambicioso, leal a Florentino y su política de club. Se hizo con los mandos impulsando la cantera y apostando por más jugadores españoles. Su idea era darle identidad y que los aficionados se identificaran con el proyecto. De ahí su apuesta y confianza ciega en Pablo Laso y jugadores como Felipe Reyes, Sergio Llull, Rudy Fernández, Chacho Rodríguez… y buscar esos jóvenes talentos que exige el presidente. Apareció Luka Doncic, el orgullo de la dupla Florentino-Sánchez.

Los éxitos deportivos fueron llegando y haciendo más fuerte la estructura montada por Juan Carlos Sánchez. Dos euroligas, cuatro ligas ACB, cinco Copas del Rey, cuatro Supercopas de España y una Copa Intercontinental. Una etapa de oro que hace disfrutar a unos aficionados enganchados e ilusionados con el baloncesto, pero que sigue con el problema latente: los éxitos deportivos no son rentables en las cuentas. Los ingresos por taquilla, patrocinios y televisión no dan para pagar los salarios de los jugadores y los técnicos. Florentino Pérez y Sánchez miran la Euroliga como un escenario más rentable y potente que la competición casera. Lo que les faltaba era una injusticia arbitral para provocar la guerra con la ACB. Juan Carlos Sánchez Lázaro no se puede permitir perder en la cancha y en los despachos.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios