CINE

El falso entierro de la comedia española

¿Significa el éxito en taquilla de 'Dolor y Gloria' y el pinchazo de las últimas comedias el desgaste del modelo?

Foto: Maribel Verdú, Luis Tosar y Asier Ricarte en 'Ola de crímenes'. (Universal)
Maribel Verdú, Luis Tosar y Asier Ricarte en 'Ola de crímenes'. (Universal)

"El éxito de 'Dolor y Gloria' y los flojos resultados de las últimas comedias españolas estrenadas puede significar un necesario cambio de tendencias en el público a la hora de ver cine español. Esperemos". La taquilla del fin de semana del 22 de marzo se cerró con el estreno del drama de Pedro Almodóvar en el primer puesto en términos de recaudación, con 1.236.000 euros — hoy ya supera los tres millones—, un hito inédito en el cine español desde hacía meses, que el director del Festival de Sitges, Ángel Sala, celebró en su cuenta de Twitter, y al que sumó el mal rendimiento de las últimas comedias costumbristas, como 'Taxi a Gibraltar', '4 latas'. Desde que 'Ocho apellidos vascos' (2014) se convirtió en el taquillazo más grande —e imprevisto— de la historia del cine español con una recaudación por encima de los 56 millones de euros, la cartelera ha acogido decenas de comedias aspirantes si no a repetir el milagro, a intentarlo.

Este 2019 —todavía estamos en el primer trimestre del año— todavía no se ha desenmascarado "la comedia que arrasa en cines" de todos los años. Aunque 'Bajo el mismo techo' y 'Perdiendo el este' son los dos títulos que todavía se encuentran por delante de 'Dolor y Gloria' en la pole del cine español, ambas se mantienen en la franja de los 2,5-3,5 millones de euros de recaudación, cifras más discretas de lo esperado. ¿Empieza a mostrar síntomas de desgaste el modelo de comedia costumbrista que en los últimos años ha dominado los primeros puestos de taquilla en España?

'Ocho apellidos vascos' es la película más taquillera del cine español. (Universal)
'Ocho apellidos vascos' es la película más taquillera del cine español. (Universal)

"Puede ser que haya una sobreexposición a un tipo de comedia muy similar, basada en éxitos televisivos y con actores muy repetidos que crea un cansancio", mantiene Sala. "Posiblemente se está sometiendo al espectador a un agotamiento de estereotipos y quizás por eso en los últimos meses ha habido varias comedias que no han funcionado como se esperaba. Almodóvar, además, no había tenido tanto éxito en las dos anteriores películas como con ‘Dolor y Gloria’ y su éxito es la apuesta por un cine de calidad contrastada y por un género que está un poco apartado del éxito popular que es el drama. Lo considero una buena noticia. Debemos diversificar y dar más oportunidades a otro tipo de películas y no sólo a una comedia que, en muchos casos, es muy local, no se puede exportar fuera y puede provocar cansancio en el público".

Sala: "Muchas veces hacemos una comedia que es muy local, no se puede exportar fuera y puede provocar cansancio en el público"

Sala reconoce que en España existen grandes talentos para el cine de comedia, como Borja Cobeaga o Javier Ruiz Caldera, pero también se lamenta porque la industria haya optado por un modelo conservadurista y formulario. "Creo que centrarse sólo en un género y en un tipo de comedia —porque hay muchos tipos de comedia que no se abordan ni se testan con el espectador hoy en día— es un error, porque el cine español se ha lucido en géneros como el drama, el 'thriller' —que aunque últimamente el público lo ha dejado un poco de lado ha funcionado muy bien— o el fantástico".

'Campeones' ha sido la película española más taquillera de 2017. (Universal)
'Campeones' ha sido la película española más taquillera de 2017. (Universal)

Para el crítico Manuel Hidalgo, la comedia costumbrista forma parte del ADN del audiovisual español, desde el cine de los Ozores, el de Paco Martínez Soria, hasta series como 'La que se avecina'. "En los últimos, en los penúltimos y en los antepenúltimos años, desde que yo tengo uso de razón, con algunas transformaciones, lo que prima en el cine español es la comedia", resuelve. "Ha habido momentos de una comedia un poco distinta con elementos sociológicos que presentaba personajes jóvenes y urbanos propios de la época, un poco más ilustrados y con modos de vivir del momento —pensemos en Colomo o Trueba, claro—, y también un tiempo de comedia de éxito un poco más sofisticadas, como las de Manolo Gómez Pereira, pero al final persiste una variación de la comedia popular más ramplona: las mil formas evolucionadas del ozorismo, que ha sido siempre una constante. Los protagonistas son tipos populares de la periferia urbana o del campo y el humor es de sal gruesa".

Hidalgo: "Al final persiste una variación de la comedia popular más ramplona: las mil formas evolucionadas del ozorismo"

"No estoy de acuerdo en que haya un cambio de tendencia y me temo que sea constante, duradera y a perpetuidad", prosigue. "‘Dolor y Gloria’ ha funcionado muy bien porque es Almodóvar y porque la película tiene mucha calidad, en mi opinión. Pero es una isla. El año pasado, a mi juicio, desde criterios críticos y como espectador, hubo dos películas súper interesantes que no se comieron una rosca, que fueron ‘Petra’ y ‘Quién te cantará’, que para mí estaban entre las mejores del año. Son películas de mucha calidad y no fue nadie. O la película de Ramón Salazar, ‘La enfermedad del domingo’. Ahora mismo el drama en España es Almodóvar".

Fotograma de 'Dolor y Gloria'.
Fotograma de 'Dolor y Gloria'.

Para Hidalgo, en gran parte esta homogeinización de la producción viene provocada por el sistema de financiación del cine español, que se sostiene mayoritariamente por la inversión de las televisiones. "Hay una identidad entre las determinadas series televisivas, la comedia del barrio o del bloque que representa ‘La que se avecina’—, de estas cadenas, que además impulsan una comedia paralela a este tono e incluso, desde el punto de vista industrial y profesional, estas series son el vivero de realizadores, de guionistas y de actores", justifica el crítico. "En España, ya lo hemos oído muchas veces, ha desaparecido la clase media del cine. Un término que no sólo es alusivo a los presupuestos, sino también a que son películas que hablan de la realidad sin distorsión de género narrativo. Lo que ha desaparecido son las que tratan de las personas en su casa, en su medio profesional, gente normal. No tienen por qué ser películas dramáticas, pero eso que todavía existe en el cine francés —que también se hincha a hacer comedias infectas—, pero en el cine español se ha perdido por completo y los productores no lo quieren ni ver. Y el drama al final se ha refugiado en el cine de autor".

Para el guionista Diego San José, uno de los artífices del éxito de 'Ocho apellidos vascos' junto a Cobeaga, es difícil hablar de un cambio de tendencia sin una distancia temporal que aporte cierta perspectiva necesaria. "Los paradigmas no cambian en cinco minutos. Como mucho puedo pensar en 2018 y las dos películas más taquilleras eran comedia y, de hecho, una hizo 20 millones [‘Campeones’] desde Televisión Española, lo que me parece una gesta absoluta. Y una parte fundamental del éxito de ‘Campeones’ creo que es que fuese comedia, porque no creo que lo hubiese conseguido desde otro género. Yo creo que, cuando en el último ejercicio cerrado lo que hay más arriba es humor, habrá que esperar al final de este año y yo creo que también en la parte de arriba habrá alguna comedia a gran distancia de otros géneros. Pero no porque yo haga comedia ni porque sea española, sino porque la comedia en cualquier sitio es un género especialmente popular que tiene mucha conexión con el público por su propia naturaleza. Y no es algo coyuntural, sino que es su esencia".

Dani Rovira es Superlópez en la película de Javier Ruiz Caldera. (Disney)
Dani Rovira es Superlópez en la película de Javier Ruiz Caldera. (Disney)

"Sí que es verdad que tal vez por la petada que tuvo ‘Ocho apellidos vascos’ de conexión con la taquilla produjo una especie de reinvención del costumbrismo y de fijarnos en nuestras identidades como país —bien sea por regiones o bien sea por españolidad—, pero creo que cuando después de una película encuentras una decena que ha respirado el mismo aire, sí que podremos recordar dentro de muchos años —todavía no sabemos si esto se ha acabado— una especie de saco de comedias en las cuales nos preguntábamos qué es ser español o vasco o andaluz", reivindica. "Esa especie de descripción de los prejuicios, de investigar los clichés y los tópicos, pero que es una cosa que no es genuina nuestra porque en Francia ocurrió, en Italia también…".

San José: "Hay una especie de saco de comedias en las cuales nos preguntamos qué es ser español o vasco o andaluz"

Para San José es natural que en el balance de cuentas anual de la taquilla española las comedias siempre tengan mayor peso que otros géneros, en particular el drama. "Para llegar a un cierto número de taquilla tienes que aspirar a atraer al cine a gente que no es cinéfila, que no tiene por costumbre ir al cine, que van cuando, de repente, hay algo que les llama mucho la atención, pero que puede ser una vez al mes como una vez al año. Y para llamar mucho la atención un drama intimista lo tiene más difícil. En el Festival de Málaga, por ejemplo, ha ganado un drama muy pequeñito [‘Els dies que vindran’, de Carlos Marqués-Marcet], que es de este tipo de películas más pequeñas cuya aspiración es encontrar un nicho pequeño en festivales. Pero llegar a un millón de espectadores con un drama es difícil, salvo que seas Almodóvar. Y Almodóvar sólo hay uno".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios