Madrid, 22 ene (EFE).- Juana Macías estrena el próximo día uno de febrero su tercer largometraje, "Bajo el mismo techo", donde aprovecha toda la carga de la comedia para cuestionar las relaciones de pareja de largo recorrido que no pueden plantearse un cambio de vida porque están atados por la hipoteca de la casa común.

"La comedia es el vehículo perfecto para hacer un retrato de la sociedad en la que estamos, en este caso, nos centramos en una relación de pareja y en una casa que se convierte en una cárcel", ha explicado hoy la directora en una entrevista con Efe.

"Bajo el mismo techo" habla de "cómo nos cuesta romper las relaciones, sobre todo a partir de cierta edad y de cómo, a veces, la felicidad de una pareja está muy condicionada por lo económico".

Pero la mirada es otra: "Si no puedes cambiar las circunstancias que te rodean lo único que puedes cambiar es tu actitud, y ahí esta el viaje de esta pareja, que va desde tirarse los trastos hasta hacerse daño a preguntarse ¿y ahora qué?".

Jordi Sánchez y Silvia Abril son esta pareja "de muchos años", que llegan al momento crucial de quedarse solos en la casa familiar con puntos de vista tan diferentes como enfrentados: "Esta pareja ha estado en paz, y se entendían bien, pero cuando la hija se va de casa, ella quiere seguir descubriendo cosas, pero él parece que ya ha decidido sentarse a contemplar la vida", explica Sánchez.

Para Abril es tremendo el cambio sociológico que la crisis que se inició en 2008 (momento en el que arranca la película) ha dado a la vida de las parejas; al final, dice la actriz y presentadora, "te puedes separar de tu marido, pero cómo te separas de una hipoteca a la que no puedes hacer frente ni resolver".

Amigos de hace "más de 25 años" -un montón de "trabajo adelantado", afirman ambos-, valoran al unísono lo "pegada" que está la película a la actualidad.

De hecho, Sánchez dice en declaraciones a Efe que tiene un par de amigos cuyos hijos juegan al pócker on line "y ganan mucho dinero", como la hija de los protagonistas, y ambos conocen parejas que se han "malseparado" por culpa de su situación económica.

Escrita a ocho manos por la propia directora, Daniel Corpas, Juan Moreno y Anna R. Costa (alma máter de la serie "Arde Madrid"), la cinta suma pequeñas historias que rodean a los personajes con secundarios de lujo.

Como Daniel Monzón, el amigo inseparable de Adrián; Malena Alterio, la amiga que le pone los pies en el suelo a Nadia, y Cristina Castaño, la jefa de la empresa donde trabajan Adrián y Dani, que busca cualquier excusa para librarse de ellos.

"Lo divertido es ver el drama en el otro", comenta Alterio, brillante protagonista de la serie "Vergüenza", a quien lo que más le gusta de la cinta es que "no hace concesiones" y que, a pesar de la risa, "no 'hermosea' una situación dura. Compramos una casa con ilusión y nuestro lazo de unión es económico, es una hipoteca", apunta.

Es inevitable acordarse de la mítica "La guerra de los Rose" (1990), de Danny De Vito, pero a diferencia de aquella, en esta pareja subyace el amor; un amor que "gana" al final, apunta Abril, aunque la directora remite a las cintas de Nancy Meyers, o "Noche Loca", de Shawn Levy; con Sánchez y Abril como una versión hispana de Steve Carell y Nina Frey.

La película se estrena en las salas comerciales el viernes 1 de febrero. EFE