Y NO, LOS HUEVOS CON BACON NO SON BUENA IDEA

Lo que te pasa después de comer varios días en plan insano

Piénsatelo: alimentarte mal puede causar serios estragos en tu memoria y tu aprendizaje

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Seguro que tu madre solía advertírtelo mientras te obligaba a beberte rápidamente el zumo para que no se le fueran las vitaminas: el desayuno es la comida más importante del día. Quizás seas de los que quieren empezar tu rutina comiendo bien, o a lo mejor prefieres desayunar un simple café y salir corriendo hacia el trabajo... sea como fuere, el reciente estudio que ha hecho la Universidad Macquarie de Sydney probablemente te interese.

Que levante la mano el que no ha ido a un hotel con todo incluido a ponerse las botas gracias al bufet libre. "Aprovecha, que es todo incluido" te dice tu suegro mientras coge otro plato de huevos fritos con bacon y tortitas. Hay que aprovechar, puesto que los españoles somos más de zumo y "cafelito". Y es que a nadie le amarga un dulce, ¿o quizás sí? Porque estas recientes investigaciones han demostrado los impactantes efectos que tiene en nuestra salud comenzar el día de manera poco saludable.

Un desayuno como el del hotel al que nos referíamos, es decir, con alto contenido en grasas y azúcares, puede producir cambios cerebrales significativos. Y lamentamos comunicarte que estos cambios no se producen a largo plazo, sino que llevar a cabo esta práctica en tan solo cuatro días (los mínimos que podemos disfrutar de unas merecidas vacaciones en algún hotel paradisíaco) mina nuestra salud de manera inmediata. Todo esto se traduce en déficits de memoria y aprendizaje, similares a los observados en personas con sobrepeso y obesidad.

El clásico desayuno de hotel podría resultar en déficit de aprendizaje y memoria

Y es que el estudio realizó dos pruebas con cientos de personas saludables y delgadas: a una parte de ellas se les dio un desayuno con alto contenido en grasa, consistente en un batido de chocolate y un sándwich tostado. A la otra parte se les adjudicó una variación más sana de esa misma comida o la mitad de ella. Las pruebas de memoria se realizaron entre el día 1 y el 4, y los resultados fueron sorprendentes. Aquellas personas que habían comido peor obtuvieron peores calificaciones en las pruebas. Esto se debe a que los desayunos grasos producen un aumento de azúcar en la sangre, lo que puede afectar a su memoria y función cognitivas.

El desayuno del hotel quizá no es el más sano. (iStock)
El desayuno del hotel quizá no es el más sano. (iStock)

Y no solo eso, ¿no puedes parar de comer aunque te hayas llenado? Quizá esto se deba también a tu ingesta de azúcares. Durante el estudio, aquellos que comieron la comida más azucarada tuvieron más dificultades de discernir entre el hambre y la plenitud. Esto se debe a que la región del cerebro que controla los niveles de azúcar en sangre (el hipocampo) también desempeña un papel importante en el apetito.

Otros estudios muestran los mismos resultados

La Universidad de Oxford realizó un estudio separado que coincide en resultados con los de la Universidad australiana. Mediante pruebas durante 5 días a adultos entre los 19 y los 28 años, se descubrió que aquellos que habían consumido una dieta alta en grasas presentaban mayores problemas de atención y memoria. Las dietas fueron supervisadas por dietistas.

Cada mañana los hombres dieron muestras de sangre y completaron pruebas cognitivas. Los resultados demostraron que la cantidad de grasa circulante en las corrientes de sangre de los comedores poco saludables era un 44 por ciento más alta que en los otros participantes.

¿Cuál es el desayuno ideal?

Está claro que si queremos que nuestra memoria cognitiva funcione y memorizar hasta los detalles más pequeños del día a día, la alimentación debe ser sana y equilibrada. Según los nutricionistas una de las cosas fundamentales es, una vez que has despertado, ingerir alimentos cuanto antes. Se acabó el levantarse y salir a trabajar en ayunas. La hidratación es también fundamental, puesto que mientras dormimos no ingerimos ningún tipo de alimento o líquido, por lo que hay que reponerse tras este periodo de ayuno.

Frutas y cereales son los alimentos recomendados por los dietistas para empezar el día

Los expertos aseguran también que es fundamental tomarte tu tiempo en el desayuno. Primero de todo, siéntate, relájate, disfruta. El tiempo que se le debe dedicar debe ser de unos quince o veinte minutos, y si puede hacerse en familia es mejor, dado que el desayuno es especialmente importante para el desarrollo integral de niños y adolescentes. Seguro que también has oído alguna vez aquello de "las cinco comidas al día", y es cierto, puesto que se debe comer cada pocas horas, con comidas pequeñas.

Y dirás ¿y los alimentos? Los cereales son una opción muy favorable. la fruta es otra, y como hidratarse es necesario, un vaso de naranja (sí, como aquel que te servía tu madre con las vitaminas) es otra buena opción. las opiniones difieren en cuanto a los lácteos, por lo que siempre puedes elegir la opción de leche de avena o de soja en el supermercado. Lo cierto es que la composición del desayuno ideal es un lácteo, un cereal y una fruta, así que tienes mucho donde elegir. Lo que sea con tal de disfrutar la comida más importante del día premiando a tu estómago y también a tu cerebro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios