OnlyFans, la "máquina de imprimir billetes" que rentabiliza todos los tabús de Instagram
  1. Tecnología
HA REVENTADO CON LA PANDEMIA

OnlyFans, la "máquina de imprimir billetes" que rentabiliza todos los tabús de Instagram

Si piensa que OnlyFans es solo sexo, se equivoca. Como una mala hierba, ha crecido a la sombra de las redes sociales más recatadas, y va camino de sacudir el futuro de internet

placeholder Foto: Una de las fotografías de DioxCorp, uno de los artistas que se han volcado en OnlyFans en el último año. (DioxCorp)
Una de las fotografías de DioxCorp, uno de los artistas que se han volcado en OnlyFans en el último año. (DioxCorp)

Hasta antes de la pandemia, ser actor porno era para Jaime —Jimmy Bud cuando está delante de la cámara— su principal fuente de ingresos. Ahora mismo está en Budapest (Hungría) rodando algunas escenas, pero en este último año algo ha cambiado salvajemente en sus cuentas. Los rodajes se interrumpieron en marzo de 2020 como consecuencia de la pandemia, pero ahora Jimmy está ganando más dinero que antes y el porno no es ya lo que paga su alquiler.

"Ahora mismo, OnlyFans, si lo sabes usar, es una máquina de imprimir billetes", explica a El Confidencial. "Cualquiera podría pensar que siendo actor porno mi principal fuente de ingresos son las escenas que haga y el OnlyFans algo que ayuda, pero es justo al revés: OnlyFans es lo que está pagando mi estilo de vida, mis inversiones y engordando mi cuenta de ahorros, las escenas en comparación son solo un complemento, muy bueno, pero complemento".

placeholder Página en Onlyfans de Mireia, una usuaria valenciana. (EC)
Página en Onlyfans de Mireia, una usuaria valenciana. (EC)

Para que esto se hiciera realidad, Jimmy tuvo que cambiar algunas cosas. Él es heterosexual, al igual que el porno que suele grabar, pero el 100% de sus seguidores en OnlyFans son gais. "Obviamente, todo el contenido lo hago específicamente para ellos", dice el actor. Su aspecto encaja más con el arquetipo 'vecino buenorro' que con el típico actor porno musculado, una peculiaridad que esta plataforma —más dependiente de los gustos del consumidor que de los estándares de la industria— también parece premiar. Tras la pandemia, los suscriptores a su OnlyFans han pasado de menos de 200 a 1.500.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

"A la gran mayoría les atrae que yo sea hetero y por eso me siguen, otros me piden vídeos más gais y para ellos hago vídeos pajeándome con colegas, cada uno con su herramienta de trabajo, cabe recalcar, o vídeos yo solo", explica.

Hasta la explosión del covid-19, OnlyFans era un modesto reducto 'online' con 60.000 creadores. En marzo de 2020, se quintuplicaron hasta los 350.000, en agosto 700.000 y a finales de diciembre ya habían superado el millón y medio de creadores, mientras la comunidad que consume su contenido creció al mismo ritmo hasta superar los 100 millones de personas. Puede parecer poco al lado de los 1.000 millones de usuarios de Instagram, pero a diferencia de todas las demás redes sociales, OnlyFans requiere de un número de tarjeta de crédito para empezar a explorar en serio, incluso para suscribirse a canales que son gratuitos. Entre agosto y noviembre de 2020, OnlyFans —que se queda con el 20% de cada transacción— repartió 1.000 millones de dólares a los creadores de contenido.

Se ha hablado mucho de los aspectos éticos o sociales de OnlyFans, pero cada vez la discusión gira más hacia el dinero. Muchos analistas creen que esta red social ha tirado abajo una puerta y puede ser el primer escalón del internet del futuro, e igual que los portales pornográficos introdujeron el vídeo en 'streaming', hoy una de las patas de la economía digital, OnlyFans podría ser el ariete de una nueva economía basada en suscripciones.

Quién se está forrando aquí

A día de hoy, casi todo lo que triunfa en OnlyFans es sexual, que no pornográfico. Varias de las fuentes consultadas coinciden en que hay un punto dulce —sugerente, levemente erótico, pero sin mostrar más de la cuenta— en el que los beneficios se disparan y no hace falta ir más allá. Hay cuentas muy exitosas, por ejemplo, en las que chicas jóvenes se dedican a cocinar, enseñan posturas de yoga o rutinas de 'fitness', con un aura 'sexy' e insinuadora, pero sin enseñar nada.

"¿Es una plataforma donde se permite el porno? Sí. ¿Es una plataforma orientada al porno? No. Los que más dinero están haciendo en OnlyFans no son quienes vienen del porno, más bien esos perfiles tipo azafata, chicas muy guapas y que saben mantener el juego con su comunidad", dice Álvaro, fotógrafo de eventos que actualmente se dedica casi por completo a OnlyFans, donde trabaja bajo el nombre artístico de DioxCorp. Hace un año, también solía trabajar en el cine adulto gay —como cámara—, pero el coronavirus frenó en seco toda la industria y ahí empezó a introducirse cada vez más en este mundo.

Foto: Patricia Steisy, una de las 'influencers' de referencia en el 'nuevo porno' español.

Lo más revolucionario de OnlyFans es haber hecho del pago algo tan común. El sexo en internet es ubicuo y gratuito, pero aquí todo se mezcla también con la cultura del 'influencer' que impulsa otras plataformas como Twitch. OnlyFans ofrece a los creadores una forma de ofrecer su contenido a una comunidad de seguidores, que pueden pagarles de cuatro formas distintas y complementarias: la principal es con una cuota de acceso (entre 4,99 y 49,99 dólares) que permite ver el 'timeline' donde cada creador pone mensajes, fotos, vídeos o audios. Además de esto, existen otras tres formas de ganar dinero en OnlyFans: con contenido desbloqueable por un precio extra de entre cinco y 100 dólares por ítem, interactuando con la comunidad a través de mensajes privados de pago o, finalmente, con propinas.

A partir de ahí, los creadores juegan ofreciendo distintos tipos de cosas para estimular a quienes les siguen. A diferencia de otras iniciativas basadas en 'webcam', OnlyFans no requiere estar en directo, por lo que todo puede programarse.

Al principio, solo se permite a los usuarios ofrecer propinas de hasta 100 dólares, cantidad que aumenta a 200 tras cuatro meses en OnlyFans. Que se premie la fidelidad con la capacidad de gastar más dinero en la aplicación desafía muchas lógicas de internet, pero no es lo único que ha subvertido esta plataforma.

placeholder El mercado gay es bastante potente en OnlyFans, en la foto el actor Martín Mazza. (DioxCorp)
El mercado gay es bastante potente en OnlyFans, en la foto el actor Martín Mazza. (DioxCorp)

DioxCorp menciona, por ejemplo, el caso de las 'fotopollas'. En redes sociales, es común que algunas mujeres reciban, como mensaje privado, la foto no solicitada de un pene. Lo que habitualmente es considerado como una provocación o un oprobio, en OnlyFans se ha dado la vuelta y convertido en una forma más de negocio. "Hay chicas que cobran por realizar valoraciones de penes", dice el fotógrafo. "Se las mandan por mensajes privados y ellas las suelen valorar, además cruelmente, diciéndoles que son micropenes, que parece un conguito... y la gente superfeliz y además soltando propinas".

Es una lógica bastante retorcida, pero todos podemos valorar algunos escenarios en los que varios amigos envían imágenes de sus genitales a una misma actriz porno para que les haga 'review' mientras esta recibe cientos de euros como contraprestación.

La triangulación con otras redes

Si OnlyFans hubiera sido una 'app' más con características novedosas frente a Facebook o Instagram, hace tiempo que Zuckerberg la habría comprado o la habría copiado, haciéndola desaparecer como ha hecho con tantas otras. La clave es que OnlyFans ofrece lo único que Instagram prohíbe: desnudez, pechos sin censura o sexo explícito. Es una mala hierba que ha crecido en el único rincón oscuro que las todopoderosas pero recatadas redes sociales de Menlo Park no tienen cubierto.

Y como todas las malas hierbas, parasita eficazmente a su huésped.

Utilizan Instagram o Twitter para la difusión mientras van canalizando la audiencia, cada vez más leal, hacia OnlyFans

Instagram, por ejemplo, tiene todo el público del mundo pero no permite mostrar pezones ni enlazar directamente a OnlyFans por considerarlo contenido adulto. Hacerlo conlleva el riesgo de suspensión de la cuenta. Con TikTok pasa algo muy parecido, por lo que el truco para muchas de estas chicas es postear una imagen sugerente, pero legal, dentro de las normas de la red social. A continuación ponen en su Twitter, que no tiene censura de ningún tipo, un vídeo de entre tres y 10 segundos, enseñando un poco más y prometiendo una versión completa de varios minutos de vídeo en alta definición. Ahí sí, enlazan a su cuenta de OnlyFans.

Es decir, hacen un 'cross-over' con las otras redes para la difusión mientras poco a poco van canalizando la audiencia, cada vez más leal, hacia su nicho de pago. Lo que en 'marketing' se conoce como la estrategia de 'funnel' o embudo: descubrimiento, consideración, conversión, venta y retención.

Mejores estrategias

Jimmy optó por poner una cuota de acceso gratuita a su OnlyFans para hacer volumen y que todos sus ingresos vengan de la compra de ítems exclusivos o de mensajes directos con sus seguidores. Su estrategia no es infundada, de hecho, los perfiles de OnlyFans que más dinero están haciendo optan por poner una cuota de acceso muy baja o casi gratuita.

Dos de las cuentas más seguidas en OnlyFans, omgcosplay y SuicideGirls, son gratuitas. La primera se centra en el 'cosplay', la subcultura nipona de disfraces relacionadas con los cómics 'anime'; la segunda, en las mujeres tatuadas. Ambas son filias que el erotismo más 'mainstream' ha dejado de lado, pero que en OnlyFans han encontrado un poderoso nicho con cientos de miles de suscriptores, que entran gratis pero se dejan el dinero en desbloquear fotos o vídeos.

Aquí triunfan filias como el 'cosplay' o los tatuajes, marginales en el porno 'mainstream'

"El empresario típico en el porno sigue siendo un señor de 60 o 70 años que da prioridad a un tipo de mujer, joven, blanca y sin tatuajes", explica DioxCorp. "Las mujeres que están muy tatuadas, por ejemplo, se suelen quedar fuera de los rodajes, pero están encontrando en OnlyFans muchas oportunidades".

Pasa lo mismo con la edad e incluso con el peso. Una de las cuentas españolas más exitosas es la de Maricielo Pajares. La hija del mítico comediante, a sus 45 años, tiene un OnlyFans con un acceso de 13 dólares y hace unos meses la plataforma la seleccionó dentro del 5% mundial de creadores. Pajares no hace nada relacionado con el porno, simplemente muestra algo de desnudez ocasional.

Cuando pagan, todo cambia

Marta, una trapera andaluza que suele atender al nombre artístico de Mami Laquinn, decidió hacerse OnlyFans el año pasado siguiendo los pasos de otros artistas estadounidenses como Cardi B o Tyga. "Cuando empezó la cuarentena me lo abrí para ver si hacía dinero de ahí, porque en verdad mi audiencia en Instagram era mayoritariamente de chicos, y pensé: creo que alguien se me suscribirá, la verdad", explica a El Confidencial. "En lugar de subir las cosas de siempre, un vídeo con el móvil o una sesión de fotos un poco más erótica a Instagram y arriesgarme a que me lo cerraran, decidí subirlo todo ahí".

Lo que empezó siendo una herramienta para ganar algo de dinero con fotos provocativas se ha ido convirtiendo también en una forma de introducir otros elementos de su carrera musical, como adelantos de temas, imágenes de 'backstage' tras un concierto o interacción con sus fans. "Me piden cosas por privado y a mí eso me hace feliz porque ya no es que las personas que me siguen en OnlyFans quieran verme el cuerpo solamente, sino que me consideran buena artista".

placeholder Mami Laquinn se inició en OnlyFans siguiendo a otras artistas. (DioxCorp)
Mami Laquinn se inició en OnlyFans siguiendo a otras artistas. (DioxCorp)

Ella cobra 20 dólares por el acceso a todos estos materiales. En otra época, habría parecido extraño que una artista se prestara a mezclar su parte profesional con la personal, como si hubiera una devaluación del estatus, pero para Mami Laquinn el sexo forma parte de sus canciones y de su personaje artístico, por lo que el 'combo' tampoco desentona demasiado en este caso. Y, claramente, le está sirviendo para fidelizar a sus seguidores y lograr un beneficio económico en un momento en que la música en directo no existe y en Spotify es una ruina.

Se nota, de todas formas, que OnlyFans es aún un producto en desarrollo y bastante 'amateur' pese al dinero que levanta. Lo habitual, por ejemplo, es que alguien con un perfil quede con otra 'amiga' o 'amigo', hagan una sesión de fotos o vídeos y luego ambos suban el resultado a un Google Drive. Ninguno cobra nada, reparten los costes de la grabación, pero ambos disponen luego del mismo material para sus respectivos fans. Es una forma de colaboración que se da bastante también entre otros creadores de contenido, como los 'youtubers', pero aquí ni siquiera hace falta emitir en directo y puede programarse o trocearse a voluntad.

Así es como empezaron los protagonistas de este reportaje, de una u otra forma. "La propia plataforma estimula esas colaboraciones", explica el fotógrafo.

Vuelta a los viejos tiempos

Hubo una época en la que Twitter servía para hablar con famosos. Esa época existió, aunque debió durar unos 10 minutos antes de que las menciones de las 'celebrities' se colapsaran con miles de interacciones por minuto. OnlyFans ha permitido resucitar un poco aquello. "En Instagram o Twitter me hablan todos los días seguidores que no conozco y ni les contesto", explica Jimmy.

"En Instagram o TikTok te escriben y no haces caso de lo que te pone la gente", dice en el mismo sentido Mami Laquinn. "Pero en OnlyFans tienes una comunidad un poco más selecta, que están ahí porque quieren, entonces se les da otro tipo de trato: si te mandan un mensaje les respondes, o también te pueden pagar por charlar un rato o hacer 'sexting', eso ya cada cual decide qué tipo de interacción quiere tener con sus fans".

"Si te mandan un mensaje les respondes, o también te pueden pagar por charlar un rato o hacer 'sexting', eso ya cada cual decide"

El actor porno coincide en esta visión. "Mi comunidad ha cambiado mucho, antes de la pandemia el trato era más personalizado, pero ahora con más de 1.500 fans es distinto, para vender tienes que pensar más en términos globales", razona Jimmy. "Eso no quiere decir que mi trato con ellos no sea cercano; esa gente ha pagado por verme y están comprando mis vídeos cuando tienen muchísimo porno gratis en internet, qué menos que hacerles caso y hablar con ellos todo lo que quieran".

¿A qué industrias ha sacudido?

Para hacer un análisis económico rápido, podemos tomar como ejemplo a Mia Khalifa. Esta exactriz porno de origen libanés tuvo una carrera corta, de apenas un año entre 2014 y 2015, pero obtuvo una fama global figurando como la más buscada en páginas como PornHub. Hace dos años, reveló que apenas había ganado 12.000 dólares, a 1.200 por escena, pese a haber generado pingües beneficios a las páginas que mostraban sus vídeos.

Hoy, Khalifa tiene una de las cuentas más exitosas de OnlyFans, que retroalimenta gracias a sus más de 21 millones de seguidores en Instagram. Se calcula que OnlyFans le está reportando unos 5,6 millones de euros mensuales por un contenido totalmente controlado por ella, picante pero 'apto para el trabajo', con una cuota de entrada de 13 dólares al mes.

Decir que OnlyFans puede, a día de hoy, hacerle algún rasguño a la industria del porno en internet sería sumamente exagerado. "A nivel de producción no es comparable, es como comparar a un 'youtuber' con un programa de 'late night' tipo Broncano", explica DioxCorp. "En España, que yo sepa, hay gente que puede estar ganando 40.000 euros al mes, son chicas que se han orientado básicamente al mercado estadounidense".

placeholder La nómina de OnlyFans de la 'youtuber' Simplynessa15 entre mayo y junio de 2020.
La nómina de OnlyFans de la 'youtuber' Simplynessa15 entre mayo y junio de 2020.

En Estados Unidos, ya existen varios casos en que chicas 'youtubers' explican su incursión en OnlyFans y cómo se levantaron en apenas un mes cantidades superiores a 19.000 dólares, donde la gran mayoría venía, en efecto, de peticiones de los fans. En España, estas cantidades aún son ilusorias para la gran mayoría, pero las fuentes consultadas dicen que el objetivo de ganar unos cuantos cientos de euros al mes resulta asequible.

La parte más inaprensible de toda esta historia es saber quiénes son las personas que pagan en OnlyFans, qué tipo de perfiles tienen. ¿Son los mismos que pagan por ver porno, son los mismos que dejan propina en Twitch o gente completamente ajena a ambos grupos que simplemente ha visto en Instagram a un chico o una chica que le molaba?

Algunos tienen la teoría de que son esas mismas personas que antes de la pandemia se dejaban el dinero invitando a copas a chicas inaccesibles en los bares. Al no poder salir durante meses, se lanzaron a OnlyFans y ahora son —esos 'pagafantas' empoderados en lo digital y con su tarjeta de crédito lubricada— la clave de toda esta nueva industria 'online'.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Estilo de vida Noadex
El redactor recomienda