Es noticia
Menú
Los trabajadores del servicio diplomático en Reino Unido convocan una huelga indefinida
  1. Mundo
  2. Europa
A partir del próximo 14 de marzo

Los trabajadores del servicio diplomático en Reino Unido convocan una huelga indefinida

Tendrá especial repercusión en el consulado español de Londres, que tiene que atender a la comunidad de expatriados más extensa de Europa, donde existe desde hace años un atasco importante agravado por el Brexit

Foto: Consulado de España en Londres. (Google Maps)
Consulado de España en Londres. (Google Maps)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los trabajadores de los consulados y la embajada de España en el Reino Unido han convocado una huelga indefinida en protesta por unas condiciones laborales donde, entre otros, los sueldos llevan congelados desde el año 2008. No se trata de una excepción sino de un problema generalizado que afecta al personal sin convenio en el exterior de toda Europa. Los empleados de Noruega, por ejemplo, llevan ya dos años de parón y los de Lituania directamente han presentado su dimisión.

Con la huelga ahora en todo suelo británico (hay consulados en Londres, Mánchester y Edimburgo), se vuelve a poner el foco en las discutidas condiciones del servicio exterior español donde, según denuncian los afectados, no se les permite ni siquiera la posibilidad de plantearse tener hijos, entrar en los criterios de trámites de adopción o solicitar hipoteca para vivienda propia.

Foto: Vista exterior del consulado español en Londres. (Google Maps)

La situación provoca constantes rotaciones: solo en el último año ha dejado su puesto un 20% de la plantilla y, según denuncian los empleados, “es más que complejo cubrir las plazas vacantes precisamente por los salarios irrisorios, por lo que siempre hay sobrecarga de trabajo”.

Fuentes de Exteriores consultadas por El Confidencial aseguran que están trabajando para que se solucione “lo antes posible”, promoviendo la interlocución con el Ministerio de Hacienda, desde el diálogo con los representantes sindicales, personal y otros agentes implicados y “siempre en pleno cumplimiento del marco legal aplicable”.

Asimismo, recalcan que se ha tramitado ya con éxito la actualización del complemento denominado 'London Inner Allowance', una ayuda especial para los empleados de la capital británica por su elevado coste de vida. Los trabajadores, sin embargo, aseguran que a pesar de esta paga (de alrededor de 5.000 libras anuales), hay personal de la representación que está por debajo del salario mínimo interprofesional establecido en el Reino Unido.

Foto: Consulado de España en Londres. (Google Maps)

La huelga, que comenzará a partir del próximo 14 de marzo, tendrá especial repercusión en el consulado español de la capital británica, que tiene que atender a la comunidad de expatriados más extensa de Europa, y donde existe desde hace años un atasco importante, agravado además por el Brexit. Aunque ya antes del divorcio europeo los ciudadanos venían denunciando las dificultades para conseguir cita, confusiones con los trámites en la página web, pocas horas de atención al público o unas instalaciones vetustas e incómodas poco preparadas para dar servicio a los residentes. “Aunque se ofrezcan servicios mínimos, vamos a tener problemas importantes”, confiesa una fuente de Exteriores a este diario.

Pese a la gran carga de trabajo, es imposible contratar a más personal porque literalmente no hay más espacio debido a las peculiaridades físicas del edificio, dos viviendas unidas en el exclusivo barrio de Chelsea. Los ciudadanos se ven incluso obligados a tener que realizar cola fuera hasta que les toque su turno. Aunque, según ha podido saber este diario, tan pronto como a finales de este año se podrían finalizar los trámites para la compra de unas nuevas instalaciones.

Foto: Albares y Laya, en el traspaso de la cartera ministerial. (EFE/Ballesteros)

Uno de los empleados del consulado de Londres asegura que, “aunque muchas veces los ciudadanos sientan esa sensación de desamparo, realmente los que trabajamos aquí sí pensamos en ellos”. “Desde hace tiempo, esta situación es insostenible y si no hemos ido antes a huelga es precisamente porque con el Brexit y la pandemia, donde hemos dado el 200%, no hemos querido en ningún momento dejarles tirados”, explica desde el anonimato.

Aunque la congelación de sueldo afecta a los trabajadores del exterior en toda Europa, para los de Reino Unido es una situación especialmente preocupante, ya que la inflación se ha disparado, alcanzando su punto más alto en los últimos 30 años. Solo en los primeros meses del año se ha registrado una subida del 5,4% con respecto a 2021 y, de acuerdo con la previsión del Banco de Inglaterra, superará el 7% a finales del año fiscal (primavera de 2022).

En este contexto, las diferencias retributivas entre el personal laboral de una misma categoría administrativa representan una agravante adicional, ya que paradójicamente, según denuncian los empleados, “aquellos con mayor antigüedad perciben salarios más bajos que aquellos de reciente contratación”.

Foto: Ilustración: Raúl Arias. Opinión

Otra de las demandas clave que reclaman los trabajadores es su derecho a optar por la cotización en el sistema de Seguridad Social español. La legislación les ampara. Así lo establecen tanto el Real Decreto Ley 38/2020 de 29 de diciembre como el Protocolo de Coordinación en Seguridad Social art. 10.3b. Sin embargo, denuncian que tras el Brexit les han dejado “en el limbo”, siendo los únicos trabajadores de Exteriores en Europa de un país no miembro del bloque que se encuentran en esta situación.

El sistema de Seguridad Social británico opera como un sistema de mínimos y son las empresas quienes tienden a ofrecer en los contratos mejoras como, por ejemplo, la paga total del salario en caso de enfermedad (la básica tan solo es de 96,35 libras a la semana) o baja por maternidad. Pero ni los consulados españoles del Reino Unido ni la embajada de Londres proveen a sus trabajadores de esos beneficios adicionales.

Foto: Una bandera de Noruega en una calle de Oslo. (Reuters)

Laura (nombre ficticio) explica a este diario que se tuvo que coger dos semanas de vacaciones para poder someterse a una operación y recuperarse del posoperatorio. “Me incorporé aún con molestias, pero no me quedaba otra porque no me podía permitir quedarme en casa. Había que seguir pagando las facturas y el alquiler. Por un apartamento de 30 metros cuadrados que comparto con mi pareja estoy pagando 1.300 libras, y cobro 1.500”, asegura. Saturada ya con todo, tras cinco años trabajando en la embajada, se ha pedido ahora una excedencia porque asegura “no poder más con la situación”.

Por su parte, Juan (nombre ficticio) ha visto cómo sus condiciones laborales le impiden comenzar los trámites de adopción que quería emprender junto a su marido. “Aparte de la cuestión económica, que lógicamente te sitúa al final de la cola si tienes sueldos bajos, algunos servicios sociales requieren que uno de los dos progenitores permanezca obligatoriamente hasta 52 semanas de baja para la adaptación, según los casos del menor. Pero yo no puedo permitírmelo porque, sin Seguridad Social española, en el Reino Unido solo tengo seis semanas con el 90% del sueldo frente a las 16 semanas con el 100% del salario que ofrecen en España. En nuestro caso, tampoco tenemos muchas más vías para crear una familia y es realmente triste”, matiza. Por todo ello, los trabajadores exigen al Gobierno de España una solución consensuada para acabar con lo que consideran una situación de “extrema precariedad”.

Los trabajadores de los consulados y la embajada de España en el Reino Unido han convocado una huelga indefinida en protesta por unas condiciones laborales donde, entre otros, los sueldos llevan congelados desde el año 2008. No se trata de una excepción sino de un problema generalizado que afecta al personal sin convenio en el exterior de toda Europa. Los empleados de Noruega, por ejemplo, llevan ya dos años de parón y los de Lituania directamente han presentado su dimisión.

Reino Unido
El redactor recomienda