Atrapados en el Brexit: los universitarios británicos colapsan el consulado español
  1. Mundo
  2. Europa
En busca y captura de un visado

Atrapados en el Brexit: los universitarios británicos colapsan el consulado español

España supera a Francia como el principal destino para los universitarios del Reino Unido. Pero centenares de ellos no saben si podrán ocupar ahora su plaza por la falta de visados

placeholder Foto: Consulado español en Londres. (Google Maps)
Consulado español en Londres. (Google Maps)

Rebecca, de 21 años, tiene un billete de avión para viajar a España el próximo lunes. Lleva tiempo ilusionada con ese momento. Está estudiando Geografía y Humanidades en Stoke-On-Trent (Inglaterra) y el próximo curso lo hará desde una universidad en Madrid. Pero ahora no sabe si podrá llevar a cabo sus planes porque aún no ha recibido el visado de estudiante. Lo solicitó en junio y todavía sigue a la espera.

La llegada del Brexit ha cambiado por completo las reglas de juego. Recuperar el control de las fronteras fue la piedra angular de la campaña euroescéptica. Estudiar o trabajar en el Reino Unido ya no es tan sencillo. Pero estas puertas son giratorias; por lo que la pesadilla burocrática no se aplica solo a los que quieren entrar, sino también a los que quieren salir.

España ha superado a Francia como principal destino para los universitarios del Reino Unido que quieren ampliar su formación en el extranjero. Cada año viajan una media de 4.500 jóvenes. Pero, aun habiendo pagado centenares de libras, muchos de ellos no saben si podrán ocupar ahora su plaza porque no tienen aún los papeles en regla. El curso que comienza el próximo mes de septiembre es el primero que aplica las nuevas normas. Y reina el caos.

Foto: Boris Johnson en una granja de Reino Unido el 30 de julio. (Reuters)

Los universitarios, precisamente aquellos que no pudieron votar en su día en el histórico referéndum de 2016, son ahora los principales afectados por el divorcio. “Yo tenía en ese momento 16 años. Siempre había querido estudiar una temporada fuera. Y cuando supe que había ganado el Brexit, sabía que todo iba a ser una pesadilla”, dice Rebecca a El Confidencial.

Ahora que los británicos ya no están dentro de la UE, los que quieran solicitar el visado de estudiantes tienen que recopilar un dosier con una larga lista de documentos que incluye, entre otros: certificado médico, prueba de ingreso a la universidad o verificación de antecedentes penales. Todos deben ser traducidos y apostillados, un proceso legal de verificación para su uso internacional.

Foto: Marie Lassalle, una erasmus francesa, realiza un examen en la Complutense. (Reuters)

Los trámites llevan su tiempo para todos los países miembros del bloque. Pero en el caso de España, la tardanza de todo el papeleo está levantando críticas y la atención de los medios locales ante la insatisfactoria gestión del consulado español de Londres, uno de los tres que existen en el país junto con el de Edimburgo y Mánchester. Un consulado que ya en otras ocasiones ha desatado la furia de los propios nacionales.

Vuelva usted mañana

Jueves, 12 y media de la mañana. Colas ante el edificio de Sloane Square, en pleno barrio de Chelsea. Las imágenes ya son familiares para los españoles residentes en Reino Unido, pero pillan un tanto por sorpresa a los estudiantes británicos. “Comencé con los trámites a principios de junio, pero nadie responde a los 'e-mails' y cuando llamas al teléfono salta el contestador automático. Si quieres que te atiendan, tienes que venir personalmente y hacer cola. Ya me advirtió un amigo español de que me armara de paciencia”, explica Rebecca.

“En julio, vine varias veces hasta que conseguí que me dieran cita. Cuando presenté los papeles, había uno que dio problemas en el sistema. Tuve que venir otro día. Y desde entonces llevo esperando. Estamos a jueves y supuestamente vuelo el lunes. No sé qué va a pasar”, añade. “Tengo amigos que van a Francia, Holanda y otros países de la UE y no han tenido tantos problemas”, lamenta.

Cuando presenté los papeles, había uno que dio problemas en el sistema. Tuve que venir otro día. Y desde entonces llevo esperando

Rebecca es un nombre falso. Al principio de la entrevista, dio su identidad real e incluso accedió a ser fotografiada. Pero luego cambió de opinión por si su testimonio podía perjudicarla para hacer su trámite. "Dentro, nos han dicho que no hablemos con nadie y que no pongamos nada en redes sociales", dice Mía, estudiante de 21 años de Psicología. Se corre la voz y todos los que habían accedido a hablar para esta crónica y posado para la cámara piden por favor que borre las imágenes y quite los apellidos de sus testimonios.

Madrid es una ciudad que me gusta mucho. La veo multicultural, vibrante, con muchas opciones culturales, buena gente, sol y una gastronomía increíble. Tengo muchas ganas de estudiar allí”, señala Mía. “Sé que las reglas son nuevas para todos y que costará adaptarse. Pero no imaginaba que el consulado de un país desarrollado como España tuviera este servicio… Pero, en fin, la culpa de todo este caos es nuestra, de los británicos. Somos nosotros quienes hemos votado por el Brexit, somos los que hemos creado esto”, añade mientras muestra una carpeta llena de papeles.

"No imaginaba que el consulado de un país desarrollado como España tuviera este servicio"

“El certificado para demostrar que no tienes antecedentes penales me ha costado 98 libras; la traducción oficial al español, 58 libras; el certificado médico para demostrar que no tengo ninguna enfermedad grave, 25 libras, a las que hay que sumar otras 58 libras de traducción… Estos son los extractos bancarios, tienes que demostrar que tienes ente 6.000 y 9.000 libras. El seguro de viaje me lo paga la universidad, menos mal. Y la lista sigue… Mira todo lo que tengo en la carpeta”, dice.

Foto: Campus de Cáceres de la UEx. (CC/AlvaroGzP)

Pese a haber pagado centenares de libras, aún no tiene ni siquiera cita en el consulado. Por lo que va a intentar sacarse el pasaporte comunitario de Malta, al que tiene derecho porque su padre es maltés. Pero, debido al covid, los trámites no se pueden comenzar hasta septiembre. Y para la próxima semana, en teoría, ya debería estar en España. “Me acaban de decir por teléfono que un amigo ha conseguido el visado en el consulado de Mánchester, quizá podamos ir hasta allí”, dice un joven de la cola. Se corre la voz. “Yo estudio allí, pero si no estás empadronado en Mánchester, no lo puedes hacer”, responde otro.

Philip, que tiene plaza para estudiar en Granada, solicitó los trámites en junio, pero aún no ha recibido respuesta a sus 'e-mails'. “Tengo pagado ya el alojamiento de septiembre, pero no sé si llegaré a tiempo. El primer trimestre te dejan hacerlo 'online', pero no es lo ideal”, explica.

Foto: Turistas caminan por Palma de Mallorca. (Reuters)

Por su parte, Emily asegura que en su universidad en Londres no le advirtieron de que los trámites podían llevar tanto tiempo. “Es frustrante… El Brexit en general es frustrante. Afecta a todos los aspectos de tu vida. Mi novio es italiano, he pasado tres meses con él, pero para poder ir a verle tengo que esperar ahora tres meses. Cualquier compra que hago ahora fuera es mucho más cara, sabía que la vida iba a cambiar por completo, pero no tuve oportunidad de votar porque aún no había cumplido los 18 años”, dice.

Vivienne Stern, de Universities UK —organismo que reúne 140 universidades de todo el Reino Unido— ha escrito a la embajada de España en Londres y al Ministerio de Asuntos Exteriores pidiéndoles que trabajen en colaboración para resolver los problemas. “Los retrasos en la tramitación de visados de este año están provocando una verdadera ansiedad entre los estudiantes que pronto viajarán a España”, señala. La solución temporal que ha propuesto es que los estudiantes puedan viajar como turistas para el inicio del trimestre y presentar luego su documentación en España.

Foto: Consulado de España en Londres. (Google Maps)

Desde Downing Street, señalan que las solicitudes de visado son asunto de las autoridades de inmigración españolas, aunque agregan que han planteado los problemas que están registrando con todos los retrasos al Ejecutivo español.

Fuentes de Exteriores aseguran a El Confidencial que los visados de estudios tienen concedida prioridad en todos los consulados, también en el Reino Unido, desde que empezaron a presentarse expedientes para el nuevo año académico. No obstante, destacan, que este primer año académico tras el Brexit “conlleva que los estudiantes y universidades británicos deban aclimatarse a la nueva normativa y a la necesidad de solicitar visado, siendo necesario un tiempo de adaptación a la misma”. “Desde nuestros consulados, se están dando todas las facilidades para agilizar la obtención de dichos visados”, matizan.

Brexit Universidades
El redactor recomienda