El turismo español respira: Inglaterra elimina la cuarentena para viajeros vacunados
  1. Mundo
La lista naranja pierde restricciones

El turismo español respira: Inglaterra elimina la cuarentena para viajeros vacunados

Seguirán siendo obligatorias las dos PCR o prueba de antígenos de entrada y salida, un requisito que ya existía para los países de la lista verde que maneja Downing Street

placeholder Foto: Turistas caminan por Palma de Mallorca. (Reuters)
Turistas caminan por Palma de Mallorca. (Reuters)

Llegó finalmente la noticia que tanto ansiaba el turismo español: el Gobierno británico retira las restricciones. A partir del 19 de julio, los residentes en Reino Unido con la pauta completa de vacunación que regresen desde países de la lista naranja —entre los que se encuentra España— no tendrán que hacer ya cuarentena. Los menores de 18 años también están exentos.

“Para ser claros, una vacunación completa significa que han tenido que pasar 14 días desde la segunda dosis”, ha especificado este jueves el ministro de Transportes, Grant Shapps, durante su esperada comparecencia en la Cámara de los Comunes. “Muchos pueden estar ansiosos por las vacaciones, pero el cambio de las reglas también es para reunir a las familias que han estado separadas durante la pandemia y ayudar a las industrias de viajes y aviación de las que dependen cientos de miles de empleos”, matiza.

Eso sí, lo que seguirá siendo obligatorio serán las dos PCR o prueba de antígenos: la primera realizada en las 48 horas previas al vuelo de vuelta y la segunda dos días después de la llegada. Son exactamente las mismas pruebas que se exigen ahora en los limitados destinos que están en la lista verde del sistema semáforo con el que opera Downing Street desde el pasado mes de mayo, cuando permitió por primera vez de nuevo los viajes internacionales.

Foto: Vista aérea de la playa de Cala d'Or, en Mallorca. (Reuters) Opinión

Las medidas solo se aplican a Inglaterra, que es donde el Gobierno central tiene competencias en la materia. Escocia, Gales e Irlanda del Norte pueden establecer sus propias reglas, pero se espera que sigan la misma línea. El aeropuerto londinense de Heathrow —en tiempos precovid uno de los más transitados de Europa— ha vuelto a utilizar sus dos pistas de aterrizaje y reabrirá su Terminal 3 el próximo día 15, cuando se prevé la reanudación de más servicios aéreos.

El pasado 24 de junio, Baleares —que el año pasado fue visitada por ocho millones de británicos— fue incluida en la lista verde del sistema semáforo que se revisa aproximadamente cada tres semanas. Pero, a partir del 19 de julio, el turismo de toda España (un sector que representa el 12% del PIB español) podrá disfrutar ya de la llegada de británicos, que siempre han estado entre su principal clientela. En 2019, los 18 millones de visitantes procedentes del Reino Unido supusieron un 23% del total de los turistas recibidos en España. Gastaron cerca de 18.000 millones de euros. En 2020, sin embargo, tan solo se registraron 3,2 millones de visitantes en plena pandemia. Los británicos pasaron del primer puesto del 'ranking' al tercero, por detrás de Francia y Alemania, debido a las duras restricciones impuestas por Downing Street.

Foto: Una playa de Sagunto, Valencia. (EFE)

Tan solo una semana después de que Downing Street pusiera a Baleares en la lista verde, el Gobierno español anunciaba que exigirá una prueba PCR o antígenos negativa, o tener la pauta completa de la vacuna, a los visitantes que lleguen desde el Reino Unido. Días antes, el Ejecutivo de Pedro Sánchez había anunciado que se recibirían a los británicos con los brazos abiertos, pero luego se veía obligado a dar un paso hacia atrás ante el temor a que se descontrole la situación sanitaria por la llegada en masa de viajeros.

A partir del 19 de julio, entrará en vigor también la última fase del desconfinamiento en Inglaterra. Los contagios siguen subiendo por la variante india. Según las propias estimaciones del Gobierno, podrían llegar a los 100.000 diarios en verano. Sin embargo, el exitoso programa de vacunación —donde el 87% de la población adulta ha recibido ya la primera dosis y el 65% cuenta con la pauta completa— está funcionando. No se ha roto el vínculo entre casos, hospitalizaciones y muertes, pero sí se ha debilitado lo suficiente como para animar al Ejecutivo a dar el paso definitivo.

Inglaterra Reino Unido Baleares