Nadie para el Brexit, nadie para recibir a Leonor: 4 meses sin embajador en Londres
  1. Mundo
  2. Europa
La embajada de España, huérfana

Nadie para el Brexit, nadie para recibir a Leonor: 4 meses sin embajador en Londres

La prolongada vacante es una decisión difícil de justificar ya para el Gobierno de Pedro Sánchez

placeholder Foto: Sede de la embajada de España en Londres. (EFE)
Sede de la embajada de España en Londres. (EFE)

El inicio del verano es la temporada predilecta para las recepciones de embajadas. Se trata de una oportunidad inmejorable para ampliar contactos, afianzar los que uno tiene y, en definitiva, poder tratar los temas más sensibles de una manera que jamás se podrá conseguir por Zoom. Especialmente este año, tras el paréntesis de la pandemia, este tipo de reuniones sociales tienen mayor relevancia si cabe. Sin embargo, los magníficos patios que ofrece la casa del embajador en Londres, localizada en el exclusivo barrio de Belgravia, están en desuso porque desde el pasado mes de febrero no hay inquilino. La prolongada ausencia comienza a ser ya inquietante.

En circunstancias normales, no se entendería por los fuertes vínculos políticos y económicos que unen a ambos países. Reino Unido es el tercer socio comercial para España. Y se trata también del segundo destino de la inversión directa española. Por no hablar del gran peso de los británicos para el turismo, un sector que representa el 12% del PIB español.

Pero es que no se trata, además, de circunstancias normales. La ausencia coincide con pleno proceso de la era pos-Brexit y las actuales negociaciones para cerrar el principio de acuerdo respecto a Gibraltar que se alcanzó 'in extremis' el pasado 31 de diciembre. Asimismo, comienza a tomar más peso la posibilidad de un nuevo referéndum en Escocia, con las implicaciones que eso tiene para la causa soberanista catalana.

Por lo tanto, la prolongada vacante es una decisión difícil de justificar ya para el Gobierno de Pedro Sánchez. Cada vez que le han preguntado al respecto a Arancha González Laya, titular de la diplomacia española, contesta que se está estudiando la “idoneidad” del candidato. Pero lo cierto es que la orfandad de una embajada con tanto peso en un periodo tan excepcional comienza a ser ya preocupante.

Foto: La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. (EFE)

La delegación sigue cumpliendo con todas sus funciones. Los asuntos diarios están en manos del encargado de negocios y número dos, el diplomático José María Fernández López de Turiso. A efectos prácticos, se siguen realizando todos los trámites sin problemas, entre ellos, la gestión de los visados para los nuevos becarios de cara al nuevo curso y los profesores españoles del Instituto Cañada Blanch, símbolo de la cultura española en la capital británica. Por poder, se podría celebrar incluso la recepción habitual de la Fiesta Nacional el próximo 12 de octubre.

Con todo, la ausencia de embajador es una cuestión ya de imagen en un mundo como es el diplomático donde cada gesto cuenta. Según fuentes consultadas, el encargado de negocios no tiene la misma relevancia ni llega a determinados sectores de la población civil. En este sentido, la labor de un embajador es “insustituible”.

La ausencia se hace más evidente si cabe si se compara con la amplia agenda desempeñada por el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliott, cuya intensa actividad además en redes sociales podría ser un buen ejemplo para el sucesor de Carlos Bastarreche, el último embajador.

Cuatro meses sin embajador

No se puede decir que el Gobierno no haya contado con tiempo para buscar un reemplazo. El diplomático cumplió los 70 años, la edad máxima para ejercer el cargo, a finales de noviembre. En un primer momento y ante la falta de sustituto, se acordó prolongar su estancia unos meses más para navegar las turbulentas aguas del Brexit. Pero, a principios de febrero, el embajador —que había creado un clima de tensión entre los trabajadores por su difícil carácter— abandonó definitivamente el cargo.

Legalmente no hay ningún plazo estipulado para cubrir las vacantes. Pero, según fuentes consultadas, se espera que el nombramiento se produzca de “manera inminente” para que la plaza esté cubierta de cara al mes de agosto, precisamente cuando la princesa Leonor comenzará sus estudios en el distinguido internado Atlantic College, situado en Gales.

placeholder Bastarreche, durante uno de los últimos eventos como embajador en Londres. (EFE)
Bastarreche, durante uno de los últimos eventos como embajador en Londres. (EFE)

No es el que el embajador fuera a tener ningún papel. Esta etapa académica de la primogénita del Rey se llevará a cabo en el ámbito privado. Y las relaciones entre la Casa Real y el Palacio de Buckingham no pueden ser más estrechas, tal y como ha quedado reflejado en multitud de ocasiones, como el emotivo mensaje de pésame que los Reyes mandaron a Isabel II tras la pérdida del duque de Edimburgo, o la visita de Estado al Reino Unido en 2017. Pero, de nuevo, el hecho de que la heredera al trono comenzara sus estudios en un país donde España no cuenta con embajador quizá no sería la mejor imagen.

'Placet' de quinielas

Si se quiere contar con nuevo representante en la delegación en agosto, en las próximas semanas se tendría que enviar a Londres el 'placet', el procedimiento formal donde España presenta al Reino Unido a su candidato antes de hacer público su nombramiento.

Las quinielas dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores apuntan a que la elegida podría ser una mujer, convirtiéndose así en la primera de la historia de la Embajada de Londres. Entre los distintos nombres que suenan están Irene Lozano, la que fuera presidenta del Consejo Superior de Deportes; Xiana Méndez, secretaria de Estado de Comercio; Ángeles Moreno, secretaria de Estado de Cooperación Internacional, o Consuelo Femenía, embajadora de España en Malta.​

Foto: Vista exterior del consulado español en Londres. (Google Maps)

Lozano —ahora con asiento en la Asamblea de Madrid— entró inicialmente en el Congreso como diputada de la mano de Pedro Sánchez. Se mantuvo fiel al líder socialista en sus horas más bajas y desde entonces el presidente no ha dejado de premiarla con puestos de relevancia.

Embajadas acumuladas

En cualquier caso, la vacante en el Reino Unido no es un caso único. La Embajada de España en la India, una de las siete mayores economías del mundo, está también vacía desde octubre del año pasado, cuando su hasta entonces titular, José Ramón Barañano, cesó por edad de jubilación.

También han cumplido los 70 años Fernando Valderrama, al frente de la legación en Rusia, y Luis Felipe Fernández de la Peña, al frente de la embajada en Irán. La ministra de Exteriores les ha pedido que se queden un tiempo más hasta que encuentren sustituto, pero la situación llega a ser para muchos “desconcertante”.

A lo largo de este año deberán cubrirse otras 27 embajadas, algunas tan importantes como las de Arabia Saudí, Israel, Sudáfrica o la representación en el Comité Político y de Seguridad (COPS) de la UE.

En paralelo, se ha puesto en marcha el denominado 'bombo', en el que se adjudican 106 puestos en el exterior de categoría inferior. Suele ser en estas fechas cuando se anuncian los cambios de cara al próximo curso. Es posible que todos los nombramientos se anuncien a la vez.

En cualquier caso, el actual atasco que se está viviendo en Exteriores no tiene precedente. Algunas fuentes consultadas explican que el problema es que González Laya “no delega” en materia de personal. Otras apuntan a “falta de organización”. Sea como fuere, aunque las embajadas no están desatendidas, la orfandad no es la mejor imagen para la marca España.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Reino Unido Pandemia Embajadas Ministerio de Asuntos Exteriores Brexit
El redactor recomienda