DESDE 82.000 EUROS

Conducimos el primer coche eléctrico de Audi, el e-tron, y esto es lo que más nos gusta

Con dos motores que proporcionan hasta 402 CV y una autonomía homologada de 417 km, el e-tron es el coche más tecnológico de la historia de Audi

La revolución ya ha comenzado en Audi con el lanzamiento del e-tron, su primer modelo 100 % eléctrico que ya está a la venta en los concesionarios oficiales con unos datos básicos de 417 km de autonomía homologada según el ciclo WLTP, una potencia máxima de 402 caballos entre sus dos motores y un precio de partida de 82.450 euros. Con este modelo hemos realizado una primera toma de contacto por carreteras de Vizcaya.

Sin duda el nuevo e-tron, cuyas entregas ya han comenzado en el mercado español, supone una gran revolución para la marca alemana, con la que se abre un periodo de ruptura con respecto a lo hecho hasta la fecha. Un modelo con el que Audi comienza el lanzamiento de una completa gama electrificada. Hasta 2025, la compañía prevé lanzar hasta 30 modelos, entre eléctricos e híbridos enchufables, en todos los segmentos de mercado. Con ello, ese año el 30 % de las ventas de Audi serán modelos electrificados. El objetivo que se ha marcado Audi es ser la marca que lidere la movilidad eléctrica.

Pero el calendario ya es muy intenso, porque tras este e-tron, que ahora llega a los concesionarios, este mismo año va a llegar el segundo modelo eléctrico, el e-tron Sportback. Se trata de una variante similar al e-tron, pero con carrocería con un estilo más deportivo, con una zaga en forma de coupé. El año que viene llegará el e-tron GT, una berlina deportiva 100 % eléctrica basada en el 'concept' desvelado en el pasado Salón de Los Ángeles y que causó una gran sensación. Compartirá muchos componentes con el Porsche Taycan. Y en 2021 llegará el Q4 e-tron, un todocamino más pequeño que este e-tron.

Primer coche de serie con retrovisores de pantalla.
Primer coche de serie con retrovisores de pantalla.

El Audi e-tron es un coche que sorprende por muchos detalles, por su estilo, por su configuración mecánica, por el interior y sobre todo por su conducción. Su estética es llamativa, porque es un modelo de tipo todocamino y bastante grande, 4,90 metros de longitud, pero que resulta menos aparatoso que otros modelos de dimensiones similares. En realidad, se posiciona entre los Q5 y Q7 por su tamaño, pero más cerca de este último. Pero al mismo tiempo, por su estética, yo diría que está entre un modelo todocamino, como el Q5, y un vehículo familiar como podría ser el A6 Avant. También su altura, de 1,63 metros demuestra que es un modelo grande.

El e-tron ofrece un generoso habitáculo para cinco personas y un buen maletero. Son 660 litros en total, en los que se suman también los 60 litros que ofrece bajo su capó motor. Y este es un punto muy llamativo y diferenciador. En el álbum que acompaña esta información pueden ver una imagen del vano motor, en el que hay espacio para poder llevar los cables que permiten enchufarlo a la corriente y también dispone de algo de espacio para guardar otros objetos.

Un detalle que llama mucho la atención son los espejos retrovisores con cámara. Es una opción que cuesta 1.800 euros en las versiones menos equipadas, y tampoco aportan demasiado, pero es un detalle muy innovador. Y es que es el primer vehículo de serie que ofrece este elemento tan llamativo. En lugar de los espejos retrovisores laterales, lleva unas cámaras que envían la señal de video a unas pantallas oled de gran calidad situadas en las puertas, en la esquina más próxima a la posición normal de los retrovisores. Ofrecen una gran ventaja cuando hay lluvia, porque la visibilidad es mucho mejor que la que proporciona un espejo normal lleno de agua. La desventaja es que hay que acostumbrarse a su utilización, y al menos a mí me ha costado trabajo.

En cualquier caso es una muestra más del elevado nivel tecnológico de este e-tron, que según los responsables de la marca es el modelo más tecnológico lanzado por Audi en toda su historia.

Vano motor con espacio para los cables.
Vano motor con espacio para los cables.

Al acceder al interior del vehículo, si es que nuestra unidad no tiene los retrovisores electrónicos con pantalla, encontramos un interior muy similar al del resto de la gama alt6a de Audi. Las mismas tres pantallas con el cuadro de instrumentos mediante el Audi Virtual Cockpit de 12,3 pulgadas, la de la consola central para el navegador y todos los sistemas del vehículo, y por debajo de esta la del sistema de climatización. Un interior, sin duda, muy tecnológico. Lo que más llama la atención es su palanca de "cambios". No hay cambio, no hay marchas, solo un selector de marcha adelante o hacia atrás y el punto muerto. Es un apéndice que sorprende un poco por su forma y su manejo.

Una vez en marcha, lo que encontramos es un vehículo bastante ágil, que pese a su elevado peso y sus dimensiones se mueve con bastante soltura, consecuencia de su potente equipo motriz. También juega a su favor el hecho de que al ser propulsores eléctricos ofrecen mucho par desde el momento del arranque. Encontramos levas en el volante para permitir aumentar o disminuir el grado de retención para recuperar más o menos energía. Requiere acostumbrarse, pero luego permite una utilización más eficiente.

En cuanto a sus motores, la potencia combinada es de 360 caballos, entre los dos propulsores, aunque esta potencia se puede aumentar hasta 402 caballos. Se trata de un modo utilizable solo durante un tiempo limitado y cuando se selecciona el modo Sport en la "caja de cambios".

Gestión energética

En este modelo un aspecto clave es la gestión de la energía. Y es que según explica la marca el 30 % de su autonomía depende de dicha gestión energética. Para ello, no solo cuenta con las levas para dosificar la regeneración, sino que el propio vehículo ofrece conducción predictiva. Eso hace que con la previsión de lo que viene por delante, si son subidas o bajadas, si hay mucho o poco tráfico y demás, el coche pueda ir aumentando su autonomía de partida optimizando sus movimientos.

Un detalle importante es el de su autonomía. Aunque según el valor homologado son 417 km, la realidad es que esta cifra varía mucho y depende del modo de conducción que apliquemos. La batería es de 95 kWh, pero es que es un modelo tan pesado, 2.500 kilos, que si queremos rodar por carretera acelerando con cierta fuerza veremos como la autonomía baja rápido. Pero si hacemos una conducción más racional, más apropiada a un modelo eléctrico como este, entonces veremos cómo las cifras de autonomía van subiendo.

En nuestra prueba, realizada por carreteras de Vizcaya, salimos con un total de 274 kilómetros de autonomía y después de recorrer más de 120 kilómetros por diferentes tipos de carreteras, la suma de los kilómetros recorridos más la autonomía disponible superaba los 330 kilómetros y seguía aumentando. Se puede plantear como autonomía media real, haciendo una conducción normal, en torno a los 300 km o incluso 350 km.

En cualquier caso es un coche con el que se aprecia muy claramente el problema de infraestructura de recarga eléctrica que hay en España. Los compradores de este modelo deberán ampliar su contrato de la luz para poder recargar con ciertas opciones de uso diario el coche. Porque si dependen de los supercargadores públicos, imprescindibles para este tipo de vehículos con mucha batería, el futuro de momento es complicado.

Este e-tron se puede recargar en puntos de alta capacidad de hasta 150 kW, pero el problema es que en España solo hay unos pocos puntos de 50 kW o la red de supercargadores de Telsa, en la que este Audi no puede recargar. Por ello, el que quiera comprarse este coche en España, como ocurre con el Mercedes EQC o el Jaguar i-Pace, deberá tener un punto de recarga potente en casa o en el trabajo. Y aún así deberán calcular sus movimientos muy bien.

Su equipamiento es muy completo desde la versión de acceso, que incluye llantas de 19 pulgadas, un interior muy completo y diversas medidas de seguridad. Además del acabado básico, se ofrecen por encima el Advanced, una terminación Sport Edition con un toque más deportivo, y la variante Black Line Edition con llantas de 21 pulgadas. A todas ellas se añade una versión de lanzamiento, el Edition One, con una terminación muy completa y con equipamiento exclusivo, de la que solo se harán 2.600 unidades para todo el mundo.

Además, el vehículo ofrece, según las versiones de terminación, un completo equipo de seguridad, con los sistemas de ayuda más sofisticados. Para ello, cuenta con un amplio abanico de sensores de todo tipo. Entre ellos, cinco de radar, 12 de ultrasonidos, seis cámaras y un sensor laser. Con la información de todos estos sensores convenientemente analizada se gestionan sistemas como el control de crucero adaptativo, el mantenimiento de carril, el asistente de ángulo muerto, el sensor de trafico cruzado trasero o la visión nocturna. Es un gran despliegue tecnológico.

El coche ya está a la venta y ya se están realizando entregas a sus clientes. En cuanto a sus precios, los valores recomendados por la marca en España para sus cinco versiones de acabado son los siguientes:

  • Audi e-tron básico: 82.450 euros.
  • Audi e-tron Advanced: 88.750 euros.
  • Audi e-tron Sport: 95.460 euros.
  • Audi e-tron Black Line Edition: 96.960 euros.
  • Audi e-tron Edition One: 115.030 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios