DESDE 35.920 € Y POTENCIA DE ENTRE 150 Y 230 CV

Así es la transformación del Audi Q3 para convertirse en un sorprendente todocamino

Al volante del nuevo Audi Q3 que da un gran salto cualitativo, con más espacio, más tecnología y mejor comportamiento dinámico

Audi lanza al mercado un nuevo Q3, su vehículo todocamino compacto, con el que inicia un año cargado de novedades entre las que sin duda el más destacable será el nuevo e-tron, el primer vehículo 100% eléctrico de la marca de los cuatro aros. También será el año del nuevo A3, el modelo compacto con el que la marca debe recuperar su ritmo de crecimiento, y de muchas otras novedades en todos los segmentos.

Ya están llegando a la red de concesionarios las primeras unidades del nuevo Audi Q3, el todocamino compacto con el que la marca da un importante salto cualitativo en todos los sentidos, en su estilo exterior, en equipamiento y sobre todo en comportamiento dinámico, como hemos comprobado en la primera toma de contacto con el nuevo modelo en carreteras de Salamanca. Ya está a la venta desde 35.920 euros, con una gama de potencias de entre 150 y 230 caballos.

La verdad es que nada tiene que ver este nuevo Audi Q3 con su antecesor en el mercado. Tiene una estética completamente diferente a la del anterior y ahora sí parece de verdad un coche más de la familia todocamino de Audi, un Q5 o un Q7, pero a escala pequeña. También emplea una plataforma nueva, la MQB, lo que permite que aporte las tecnologías más avanzadas en ayudas a la conducción y en comportamiento dinámico.

Hasta el sitio de fabricación es nuevo: si el anterior se hacía en la planta de Seat en Barcelona, este nuevo se fabrica en Hungría. El hueco que ha dejado en la fábrica española el Q3 se utiliza ahora para la producción del nuevo y llamativo Audi A1 de acceso a la gama del fabricante de los cuatro aros.

Es un coche completamente nuevo en todos los sentidos. Su estética es muy diferente, de las líneas más redondeadas de su antecesor a las nuevas mucho más marcadas, más robustas y más llamativas del nuevo. Su frontal también es más contundente e incluye los faros de LED desde la variante de acceso. Como opción se ofrecen los Matrix LED que hacen que la conducción nocturna sea igual de segura que si conducimos de día. También sus tomas de aire delanteras están más marcadas lo que le proporciona un aspecto mucho más robusto y llamativo. Aparte de por sus dimensiones, es difícil saber sí se trata de un Q3 o de un Q5 al ver una foto del vehículo.

Interior personalizable en el nuevo Q3.
Interior personalizable en el nuevo Q3.

Su interior también es completamente diferente al de su antecesor, y nuevamente la sensación que tenemos nada más entrar en el habitáculo es que estamos ante un coche más grande, de un segmento superior. Las plazas delanteras son más amplias pero sobre todo las traseras han ganado mucho espacio. La causa la encontramos en su mayor longitud y anchura, pero sobre todo en su mayor distancia entre ejes. Esto hace que, al llevar las ruedas más en los extremos de la carrocería, se pueda conseguir un habitáculo más amplio.

El puesto de conducción también da un notable salto cualitativo por la mejora de espacio pero sobre todo por su mayor calidad de terminación y por la incorporación de la tecnología más avanzada. El anterior cuadro instrumentos era clásico de relojes y el nuevo, dependiendo de las versiones de acabado, puede ser el Audi Virtual Cockpit en dos variantes, de 10 o de 12 pulgadas. Es decir una pantalla digital y totalmente configurable en la que se puede ver el mapa de la zona por la que circulamos, por ejemplo.

El interior del nuevo Q3 incluye asientos deportivos con unas costuras de contraste específicas, el volante de cuero con su parte inferior plana, el paquete de iluminación ambiental y de contorno y las aplicaciones con apariencia de aluminio. Entre las opciones disponibles en la nueva gama Q3 se ofrece la posibilidad de un acabado en Alcantara de diferentes colores en partes del salpicadero y de las puertas, entre ellas un color naranja muy vistoso.

Nos encontramos por ello ante un vehículo mucho más lujoso y equipado, y más agradable de conducir. Nuestra primera toma de contacto con el vehículo ha sido por unas carreteras viradas y con buen firme de Salamanca, en la Sierra de Francia. Un recorrido ideal para comprobar el buen comportamiento dinámico del vehículo y la mejora de la calidad del modelo.

Un toque de color en las puertas.
Un toque de color en las puertas.

Hemos podido probar las diferentes variantes, pero sobre todo lo hemos hecho con el TDI 35, es decir la variante de acceso a esta gama en diesel y con el 45 TFSi combinado con el cambio automático S-Tronic y con la tracción cuatro, es decir el tope de gama. El resultado ha sido realmente magnífico y demuestra, una vez más, la gran mejora respecto a su antecesor.

A nivel de caja de cambios, solo se ofrece para las versiones de acceso un cambio manual de seis marchas, mientras que en el resto de la gama la única opción es un automático. Se trata del S-Tronic, de doble embrague y siete marchas que ofrece un funcionamiento muy bueno. Se puede manejar en modo manual con las levas del volante o con la propia palanca.

En el modo automático funciona muy bien, y siempre está pendiente de la posición del acelerador para subir o bajar marchas. Y en el modo manual, con las levas, los cambios son muy rápidos. Solo un detalle que no me ha gustado demasiado: si circulamos en el modo automático y cambiamos con una leva de marcha, luego tarda en volver al modo automático. La solución, volver a presionar la leva de la derecha un tiempo más largo y vuelve al modo D inmediatamente.

Por lo que respecta a motorizaciones, he probado la variante diesel de acceso, el TDi 35. Gracias a sus 150 caballos ofrece par y empuje más que suficiente para hacer una conducción normal e incluso rápida. Un motor que combinado con el cambio S-Tronic, opcional en esta versión, ofrece una buena agilidad de marcha. Incluso en estas carreteras muy viradas permite un equilibrio perfecto entre agilidad, estabilidad y confort. Y todo ello con un consumo muy razonable.

La otra opción que hemos probado es la TFSi 45, es decir el más potente de la gama, con tracción Quattro y el cambio S-Tronic de serie. Es un coche más pensado para los que buscan no el mejor compromiso entre precio y prestaciones sino más bien para los que quieren un Audi de verdad, con todo lo que esto representa. El motor de gasolina es brillante porque ofrece todo su par motor desde muy pocas vueltas y eso siempre es de agradecer. Y combinado con el cambio S.-Tronic permite circular muy deprisa en todo tipo de trazados y de manera muy fácil.

El nuevo Q3 es muy superior a su antecesor en lo que se refiere a tecnología y sistemas de ayuda a la conducción. Tiene el Audi Select Drive, que permite elegir entre cuatro modos de conducción en función de los gustos del conductor. desde el Eco hasta el Sport y también una opción individualizada donde se pueden ajustar cada uno de los elementos que intervienen en la conducción.

En cuanto a las tecnologías de ayuda al conductor que ofrece el nuevo modelo, destacar el control de crucero adaptativo, la asistencia en atascos, el asistente de mantenimiento de carril o el sistema Audi pre-Sense front, que mediante un radar frontal detecta situaciones críticas que afecten a peatones, ciclistas o a otros vehículos, avisando al conductor mediante señales visuales, acústicas e iniciando una frenada de emergencia si se hace necesario. Todos ellos sistemas no disponibles en su antecesor y que llegan con la nueva plataforma MQB.

Cuatro acabados

Por lo que respecta a sus precios recomendados para el mercado español, hay una versión de acceso pero con un equipamiento muy completo, por encima la terminación Advance que supone un sobreprecio de 4.000 euros respecto al básico. Otro escalón por encima es el acabado S-Line cuyo sobreprecio es de 6.000 euros y también está disponible con todas las versiones de motor.

Y como tope de gama se posiciona el Black Line. En este caso el precio a pagar se incrementa en 8.000 euros con respecto a la versión básica. Además, la marca ofrece dos paquetes de equipamiento opcionales que permiten completar de manera sencilla y con un precio ajustado el equipamiento del vehículo. El paquete técnico tiene un precio de 2.500 euros y supone un ahorro de un 30% respecto a poner por separado cada cosa. En cuanto al pack Confort, cuesta 1.500 euros y el ahorro es de un 50%.

Estos son los precios recomendados para el acabado básico,

Audi Q3 35 TFSi, 150 CV Manual, 35.920 euros

Audi Q3 35 TFSi, 150 CV S-Tronic, 38.310 euros

Audi Q3 40 TFSi, 190 CV S-Tronic Quattro, 41.170 euros

Audi Q3 45 TFSi, 230 CV S-Tronic Quattro, 47.360 euros

Audi Q3 35 TDi, 150 CV S-Tronic, 37.390 euros

Audi Q3 35 TDi, 150 CV Manual Quattro, 37.240 euros

Audi Q3 40 TDi, 190 CV S-Tronic Quattro, 42.050 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios