Es noticia
Menú
De la Gran Renuncia a la Renuncia Silenciosa: la nueva forma de 'despriorizar' el trabajo
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Conciliación del empleo

De la Gran Renuncia a la Renuncia Silenciosa: la nueva forma de 'despriorizar' el trabajo

Algunos profesionales de la generación Z se están oponiendo a la antaño apreciada actitud emprendedora: “No voy a ir más allá”

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

No tomarse el trabajo demasiado en serio tiene un nuevo nombre: ‘quiet quitting’.

Esta expresión está generando millones de visitas en TikTok, ya que algunos jóvenes profesionales rechazan con ella la idea de ir más allá en sus carreras profesionales, y consideran su menor entusiasmo como una forma de "renuncia". De hecho, la idea es seguir trabajando, pero centrando su tiempo en las actividades realizadas fuera de la oficina.

Los vídeos van desde reflexiones sinceras sobre la conciliación de la vida laboral y familiar hasta bromas sarcásticas. Algunos establecen límites firmes contra las horas extras en favor de la familia. Otros abogan por ir al trabajo de nueve a cinco, haciendo lo justo para salir adelante. Muchos quieren desvincular sus carreras de sus identidades.

Foto: Un empleado descargando bebidas. (EFE/Luis Millán)

Por supuesto, cada generación entra en el mercado laboral y se da cuenta rápidamente de que tener un trabajo no es todo diversión. Abrirse camino entre jefes deleznables y los pequeños agravios de los que los trabajadores siempre han sido objeto nunca es fácil. Y muchos que, cuando son jóvenes, afirman que no les interesa ascender en la escala empresarial, acaban cambiando de opinión.

La diferencia ahora es que este grupo tiene TikTok y 'hashtags' para expresarse. Y estos veinteañeros se incorporaron al mundo laboral durante la pandemia, con todas las desventajas que ello conlleva, como los límites más difusos entre la vida laboral y la personal. Muchos trabajadores afirman que sienten que tienen poder para rechazar tales cambios en el fuerte mercado laboral actual. Datos recientes de Gallup muestran que el compromiso de los empleados está disminuyendo.

Clayton Farris, de 41 años, explica que, cuando se enteró del nuevo término que circulaba por las redes sociales, se dio cuenta de que ya lo había estado poniendo en práctica al negarse a que las preocupaciones laborales lo dominaran como antes.

"Lo más interesante es que nada ha cambiado", reflexiona en su vídeo de TikTok. "Sigo trabajando igual de duro. Sigo consiguiendo lo mismo. Simplemente, no me estreso ni me destrozo internamente".

Foto: Despido - iStock

En todas las generaciones, el compromiso de los empleados de Estados Unidos está cayendo, según los datos de la encuesta de Gallup, que indica que la generación Z y los 'millennials' más jóvenes, nacidos de 1989 en adelante, tuvieron el nivel de compromiso más bajo durante el primer trimestre, con un 31%.

Jim Harter, jefe científico de investigación sobre el lugar de empleo y el bienestar de Gallup, cuenta que las descripciones de los trabajadores del concepto de ‘quiet quitting’ se alinean con un gran grupo de encuestados que él clasifica como "no comprometidos", es decir, aquellos que se presentan al trabajo y hacen el mínimo requerido, pero no mucho más. Más de la mitad de los trabajadores encuestados por Gallup que nacieron después de 1989 (54%) entran en esta categoría.

Uno de los factores que Gallup utiliza para medir el compromiso es si los encuestados sienten que su trabajo tiene un propósito. Los datos muestran que para los empleados más jóvenes no es así. Este es el grupo más propenso a trabajar de forma pasiva y a mirar por ellos mismos antes que por sus empleadores, explica Harter.

Uno de los factores que Gallup utiliza para medir el compromiso es si los encuestados sienten que su trabajo tiene un propósito

Paige West, de 24 años, cuenta que dejó de sobrecargarse en su antiguo puesto de analista de transporte en Washington, D. C., cuando llevaba menos de un año en el trabajo. Según ella, el estrés laboral se había vuelto tan intenso que se le caía el pelo y no podía dormir. Mientras buscaba un nuevo puesto, dejó de trabajar más de 40 horas a la semana, no se apuntó a la formación adicional y dejó de intentar relacionarse con sus compañeros.

"Di un paso atrás y me dije: 'Solo voy a trabajar las horas que se supone que debo trabajar, por las que realmente me pagan", explica. "No voy a ir más allá de eso".

Según West, encontró que podía participar más durante las reuniones una vez que dejó de esforzarse tanto, y recibió más comentarios positivos. Dejó el trabajo el año pasado y ahora es asistente virtual autónoma a tiempo completo, y gana alrededor del 75% de su salario anterior. Para adaptarse, volvió a mudarse a Florida, su estado natal.

"Di un paso atrás y me dije: 'Solo voy a trabajar las horas que se supone que debo trabajar, por las que realmente me pagan"

Zaid Khan, un ingeniero de 24 años de Nueva York, publicó un vídeo sobre ‘quiet quitting’ que ha acumulado tres millones de visitas en dos semanas. En su TikTok viral, Khan explicó el concepto de esta manera: "Estás renunciando a la idea de ir más allá".

"Dejas de apoyar la creencia basada en la valoración de la actitud emprendedora de que el trabajo tiene que ser tu vida", especifica.

Khan afirma que él y muchos de sus compañeros rechazan la idea de que la productividad debe anteponerse a todo lo demás; no ven la recompensa.

Algunos comentaristas en línea se comprometieron a relajarse en las redes sociales cuando tuvieran tiempo libre en el trabajo. Otros dicen que seguirán sus descripciones de trabajo al pie de la letra en lugar de pedir tareas adicionales.

Están apareciendo nuevos vídeos de ‘quiet quitting’ que denuncian que la medida es una excusa para escapar, no una cura para el agotamiento o el descontento en el trabajo.

Foto: Foto: Pixabay.

Elise Freedman, socia sénior de clientes de la consultora Korn Ferry, expone que la presencia de gente que hace el esfuerzo mínimo ha sido una característica de las oficinas durante décadas, pero muchos de los empleados actuales con menos inversión han podido salir adelante gracias al trabajo a distancia.

Según Freedman, si la economía se deteriora, los trabajadores menos comprometidos pueden correr más riesgo de ser despedidos. "Es perfectamente apropiado que esperemos que nuestros empleados lo den todo", afirma.

Josh Bittinger, un director de estudios de mercado de 32 años de una empresa de consultoría de gestión, opina que aquellos que se tropiezan con la frase ‘quiet quitting’ pueden asumir que anima a la gente a vaguear, cuando en realidad les recuerda que no deben trabajar hasta el punto de agotarse.

Después de años de decir "sí" a todo con la esperanza de destacar, Bittinger cuenta que ha aprendido a decir que no más a menudo, se reserva las tardes para sí mismo y evita entrar en el correo electrónico durante las vacaciones.

"Consigo terminar mi trabajo y mis proyectos. Me desenvuelvo bien y recibo buenos comentarios", cuenta. "Y soy capaz de seguir sacando tiempo para alejarme de todo".

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

No tomarse el trabajo demasiado en serio tiene un nuevo nombre: ‘quiet quitting’.

Trabajo Conciliación Productividad
El redactor recomienda