Jóvenes 'hiperformados' y muy competitivos, pero sin trabajo: ¿qué está pasando?
  1. Empresas
ENCUENTRO FUNDACIÓN LA CAIXA-EL CONFIDENCIAL

Jóvenes 'hiperformados' y muy competitivos, pero sin trabajo: ¿qué está pasando?

A pesar de ser generaciones muy formadas, los 'millennials' y 'centennials' siguen con problemas para encontrar trabajo. La falta de correspondencia entre sus estudios y la demanda del mercado es una de las dificultades

Frustración, miedo e incertidumbre. Son las palabras que mejor definen la sensación de muchos jóvenes que, tras finalizar sus estudios universitarios y con un título de máster en la mano, siguen encontrando dificultades para hacerse un hueco en el mundo laboral: cerca de 600.000 jóvenes menores de 25 años buscan trabajo en España a día de hoy, según datos de Eurostat.

[VÍDEO | Vea aquí el encuentro completo]

Con este telón de fondo, ¿qué demandan los jóvenes de las empresas? ¿Deben encargarse ellas de la formación? ¿Qué se está haciendo desde la esfera pública? Estas y otras cuestiones se pusieron sobre la mesa durante el segundo encuentro del ciclo 'Jóvenes poscovid: cuatro miradas sobre la generación que cambiará la historia', organizado por El Confidencial de la mano de Fundación la Caixa. Bajo el título ‘Y tú, ¿qué quieres ser mañana?’, la mesa redonda contó con la participación de Tiscar Lara, directora de Comunicación de la Escuela de Organización Industrial (EOI); Munir Hachemi, poeta y escritor, autor de 'Cosas vivas'; Lucía Díaz-Tejeiro, directora teatral en Teatro Kamikaze, y Miguel Jara, estudiante de ADE y Marketing en el CEU y Marketing Trainee en Merck Group.

placeholder Tiscar Lara, directora de Comunicación de la Escuela de Organización Industrial.
Tiscar Lara, directora de Comunicación de la Escuela de Organización Industrial.

Falta de vacantes y años de experiencia. Es la realidad con que topan muchos jóvenes cuando acceden a cualquier portal de empleo. “Cada vez hay más trabajos en LinkedIn en los que piden cinco años de experiencia, ¿cómo vamos a tener ese recorrido previo si además contamos con cinco años de carrera a las espaldas? Es inviable”, reflexionó Miguel Jara, estudiante de ADE y Marketing en el CEU. Todo esto conduce a los jóvenes a un estado de conformismo que acaba por nublar sus metas profesionales: “Al final no buscamos el trabajo que queremos, sino que nos dé dinero y nos permita capear estos tiempos tan complicados”, añadió Jara.

La situación que afrontan los pertenecientes a las generaciones ‘millennial’ (nacidos entre 1981 y 1995) y ‘centennial’ (entre 1996 y 2005) cuando intentan acceder al mundo laboral no es sencilla, y la pandemia del coronavirus no ha mejorado este panorama. “Existe mucha incertidumbre, y por lo que vemos en la escuela este año, han estado especialmente sensibles y preocupados. Les genera ansiedad comprobar que las dificultades para conseguir trabajo siguen aumentando”, contó Tiscar Lara, directora de Comunicación de la Escuela de Organización Industrial. ¿Cómo tratar esta ansiedad cuando llegan a los centros de formación? Con asesoramiento y acompañamiento, según Lara: “Es importante que además de los conocimientos técnicos se les enseñe a manejar la incertidumbre, a relacionarse en una entrevista de trabajo y a trabajar la autoestima”.

"Tenemos mucha formación técnica y muy poca formación en capacidades políticas y en defensa de nuestros derechos laborales" (Hachemi)

La precariedad y el desempleo definen un escenario laboral en el que, además, la falta de correspondencia entre lo estudiado y la demanda del mercado es cada vez más habitual: el 90% de las empresas tiene dificultades para encontrar perfiles apropiados para labores específicas, según un informe de Hays. La directora de Comunicación de la Escuela de Organización Industrial explicó que hay una falta de conexión entre lo que se aprende en las universidades y lo que se demanda en el ámbito laboral, y expuso como uno de los principales motivos el ritmo de los planes de estudio, que no es igual de ágil que el ritmo del mercado: “Para poner solución a esto, las escuelas cuentan con programas enfocados en la inserción laboral. Además, también estamos viendo que las empresas están sacando sus propias ofertas formativas de bajo coste e incluso gratuitas para formar en habilidades concretas”.

En este sentido, Tiscar Lara también expuso la necesidad de fomentar espacios de encuentro entre universidades y empresas: “Con esto, no me refiero a que la universidad tenga que formar en lo que quiera la empresa, tiene que estar para otras cosas, como, por ejemplo, competencias creativas y razonamiento”. Lucía Díaz-Tejeiro, directora teatral en Teatro Kamikaze, apoyó esta idea: “En las organizaciones y en la vida en general, todo tiene que ser productivo, todo tiene que servir para algo, y en realidad uno puede formarse y aprender muchas cosas que no tienen que servir para lo técnico”.

Qué demandan los jóvenes de las empresas (y viceversa)

"Que se valore el trabajo y el esfuerzo". Son palabras de Miguel Jara, quien además recalcó la necesidad de que las compañías confíen en el potencial de los jóvenes formándoles desde cero: “Muchas veces, las empresas acaban contratando perfiles que no se ajustan del todo al puesto de trabajo, y no se dan cuenta de que, si forman a un joven durante dos o tres años, es una apuesta a futuro para ellos”, reflexionó. En esta línea, Lucía Díaz-Tejeiro opinó que es la inmediatez de cubrir esos puestos de trabajo lo que impide llevar a cabo la idea de Jara: “Esto es un problema, porque genera una competencia muy fuerte entre las personas y cada vez hay menos cabida para el error. Es fundamental que las empresas nos den ese margen para equivocarnos, porque solo así aprenderemos”.

placeholder Munir Hachemi, poeta y escritor, autor de 'Cosas vivas'.
Munir Hachemi, poeta y escritor, autor de 'Cosas vivas'.

Munir Hachemi, poeta y autor de 'Cosas vivas', coincidió con Díaz-Tejeiro en que hoy en día vivimos una “hipercompetitividad” entre los jóvenes, y expuso que esto ocurre por la cantidad de formación que tienen a sus espaldas sin encontrar una salida. Es precisamente su caso: a pesar de contar con un doctorado y llevar 13 años formándose en estudios superiores, el escritor sigue buscando un camino de estabilidad laboral a sus 30 años: “De momento, no tengo ningún tipo de salida en la universidad, y esto es problema de la mentalidad empresarial que hay dentro de las mismas y que conduce a una precariedad absoluta en estas corporaciones. Son sueldos de miseria, y esto tiene que cambiar”, aseguró.

Ante esta situación, la idea de Hachemi es seguir formándose en otras áreas. Además, recapacitó sobre la necesidad de que esta formación proceda de las propias empresas y el tiempo invertido se extraiga de la jornada laboral: “Las personas tendemos a formarnos por nuestra cuenta, pero no hay tiempo. Tenemos que trabajar para pagar facturas, para vivir. Es insostenible compaginarlo”, explicó. A pesar de la 'hiperformación' de los jóvenes, el poeta es de la opinión de que los 'millennials' son la generación menos formada de la historia respecto a la defensa de sus derechos laborales: “Si las empresas pueden ofrecer formación a sus trabajadores y cobrársela, no se la van a dar gratis. Tenemos que exigir un mínimo de dignidad, creo que hemos perdido mucho respecto a la generación anterior en cuanto a la idea de unirnos para luchar por nuestros derechos”, lamentó.

"Tendemos a tirar piedras sobre el tejado de las empresas y falta mucha proactividad propia. Los jóvenes deberíamos emprender más" (Jara)

Cada vez son más los jóvenes que dan por hecho que la formación necesaria en su vida tiene que proceder de la compañía, como reveló Lara desde la Escuela de Organización Industrial, y coincidió con Hachemi en que este tiempo tiene que incorporarse a la jornada laboral: “Los alumnos tienen la expectativa de progresar en su vida laboral, y para eso demandan formación, además de un salario digno”. Pero ¿qué demandan las empresas de los jóvenes? “Buscan jóvenes con conocimientos sobre tecnologías digitales y que sepan cómo aplicarlas a temas de sostenibilidad. También que tengan creatividad y habilidad para trabajar en equipo”, señaló la directora de Comunicación de EOI.

Cómo solucionar la falta de oportunidades

Miguel Jara consideró que uno de los problemas de los jóvenes es que “tendemos a tirar piedras sobre el tejado de las empresas” y falta mucha proactividad propia: “Deberíamos emprender más desde el primer momento que entramos a la universidad, empezar a buscar las salidas de nuestro grado para poder crecer, y si no hay futuro en España, buscar trabajo fuera de nuestras fronteras de manera 'online', aprovechando todas las oportunidades que va a dejar la pandemia”. El estudiante del CEU apostó por buscar un punto medio entre el papel de las empresas, el Estado y las personas: “Tenemos que buscar espacio. Conozco personas con menos de 25 años que están creando equipos de trabajo basados en personas jóvenes”.

placeholder En pantalla, Lucía Díaz-Tejeiro, directora teatral en Teatro Kamikaze.
En pantalla, Lucía Díaz-Tejeiro, directora teatral en Teatro Kamikaze.

En general, los ponentes demandaron más inversión y políticas por parte de la esfera pública. Pero ¿qué se está haciendo ya? Por ejemplo, desde el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social se está desarrollando el Plan de Choque por el Empleo Joven 2019-2021, con medidas y acciones concretas para insertar a los jóvenes en el mercado. A nivel europeo, también se están desarrollando iniciativas, según cuenta la directora de Comunicación de la Escuela de Organización Industrial: “Nosotros somos una institución pública y estamos trabajando para el Plan Nacional de Empleo Joven, una estrategia impulsada con fondos europeos que invierte en la formación de jóvenes menores de 30 años que no trabajan ni estudian”, explicó.

Sin embargo, "las medidas no son suficientes", apuntilló Díaz-Tejeiro. La directora teatral en Teatro Kamikaze, desde su campo, criticó la falta de oportunidades en el mundo del arte y puso el foco, precisamente, en el papel de las instituciones públicas: “A nivel artístico, es una excepción trabajar porque no hay ninguna ayuda, ninguna forma de incorporarse al mercado laboral si no es de forma precaria”. Para Lucía Díaz-Tejeiro, la solución pasa por que la esfera pública asuma la responsabilidad de ofrecer espacios para que el arte se produzca: “Espacio y dinero, son los ingredientes que necesitamos para que esta situación cambie”, apuntó.

El autor de 'Cosas vivas' coincidió en que la solución para el mundo del arte pasaría por más inversión pública, pero a grandes rasgos consideró que esta solución "no es suficiente" para la dimensión del problema. "Tenemos que cambiar el modelo productivo español y dar un mayor espacio a lo público y a lo común en nuestro modelo social. Necesitamos más políticas para el trabajador", expresó Munir Hachemi, poniendo punto y final al debate.

Eventos EC Búsqueda de empleo Estudios superiores Millennials Mercado laboral
El redactor recomienda