Es noticia
Menú
"Hay cada vez más tecnológicas europeas listas para cotizar en bolsa"
  1. Mercados
ENTREVISTA a Stéphane Boujnah

"Hay cada vez más tecnológicas europeas listas para cotizar en bolsa"

El CEO de Euronext, Stéphane Boujnah, se muestra optimista para 2023 porque cree que las bolsas serán el sitio natural de las empresas para captar liquidez

Foto: Stéphane Boujnah, CEO de Euronext. (Cedida)
Stéphane Boujnah, CEO de Euronext. (Cedida)

El próximo año será mejor para la actividad de las bolsas que el actual. Con esta tesis trabaja Stéphane Boujnah, CEO de Euronext, que pone el acento en que hay un listado amplio de empresas tecnológicas europeas listas para cotizar, y que el sector está mejorando su atractivo ante la crisis de Silicon Valley. Además, en entrevista con El Confidencial, Boujnah, quien trabajó seis años en Santander y conoce el mercado español, apuesta por crecer en este aunque no pudiera comprar BME.

PREGUNTA. Como estamos cerca de acabar el año, ¿qué balance hace de 2022?

RESPUESTA. 2022 es un año menos activo en términos de salidas a bolsa [OPV] y negociación que en 2021 porque veníamos de un año récord. Sin embargo, el nivel de actividad de mercado de salidas a bolsa que cotizan en 2022 es comparable al de 2019 y 2020 y tenemos una buena cartera para cuando esperamos que los mercados vuelvan a abrirse en 2023. Incluso, con cierta presión global sobre la valoración de las empresas tecnológicas y cierta volatilidad relacionada con la incertidumbre sobre el crecimiento del PIB, tenemos un número cada vez mayor de empresas de tecnología que están listas para cotizar en bolsa que han trabajado y se han desarrollado durante los últimos 10 años en toda Europa. Están proliferando o desarrollando nuevas tecnologías, nuevas soluciones y aplicaciones, que están surgiendo de los laboratorios de investigación o centros de innovación europeos. Cuentan con un fuerte apoyo de los gobiernos, ya sean locales o nacionales, para apoyar el surgimiento de emprendedores. Y eso sirve para crear un ecosistema que consiste en desarrollar una base muy sólida de empresas que estén listas para cotizar en bolsa, en particular en el sector de la tecnología.

P. O sea, que es muy optimista para 2023…

R. Sí. Independientemente de las condiciones generales del mercado, aumenta la financiación vía equity. Se necesita capital. Está claro que el coste de la deuda va a aumentar. Por lo tanto, volvemos a un entorno en el que aumentar el capital será una parte más importante de la combinación de financiación. Estamos en un entorno en que hay menos acceso a los actores de capital privado y, por lo tanto, serán menos atractivos en términos de valoraciones, con lo que volveremos a un entorno de valoración más estándar en términos relativos. Los mercados públicos se convertirán en la opción natural para aumentar el capital o para conseguir financiación para invertir, financiar el crecimiento, antes de generar flujo de caja suficiente para pagar la deuda. La única opción tanto de salida como de liquidez y de financiación del crecimiento sin visibilidad inmediata del flujo de caja es aumentar el capital. Y aumentar el equity es posible en cualquier circunstancia de mercados.

Foto: Fachada principal de la Bolsa de París. (EFE)

P. Además de tecnología, ¿qué sectores cree que serán más activos?

R. Tenemos en toda Europa un sector tecnológico muy dinámico y en movimiento. Y tenemos a todos los sospechosos habituales en la tecnología impresa y digital. Pero tenemos un sector de grandes empresas en crecimiento debido a la transición energética en el mundo del hidrógeno, y en general en el mundo de las energías limpias. El número de proyectos y empresas que tienen la intención de contribuir y formar parte de la transición energética se está desarrollando con extrema rapidez. Además, Europa tiene un sector biotecnológico fuerte y se han llevado a cabo investigaciones exhaustivas sobre segmentos de biotecnología tras la crisis del covid, con grandes oportunidades en el continente europeo. Por lo tanto, en el sector digital, en energías limpias y en el sector farmacéutico biotecnológico, podremos ver una gran cantidad de proyectos que podrían salir a la luz en los próximos 24 meses.

P. ¿Cómo afectan la inflación y la crisis energética?

R. Esta crisis energética está creando incertidumbre en el crecimiento del PIB. La inflación está aumentando, y los tipos de interés relacionados con la inflación están incrementando el coste de la deuda. Pero no me preocupa. Así que este es un contexto en el que las empresas no van a dejar de respirar por la inflación o por la crisis energética. Las empresas se adaptarán. Y hay lugares en el mundo en que están acostumbrados a la inflación, que viven con tipos de interés altos y donde las empresas siguen invirtiendo y recaudando capital. Lo que pasa es que los precios se están ajustando. Pero lo que necesitamos en Europa es una plataforma sólida que permita a los inversores identificar proyectos de crecimiento y que encuentren inversores. Euronext tiene 5,7 billones [millones de millones] de euros de capitalización bursátil agregada. Por lo tanto, es, con mucho, la mayor capitalización bursátil agregada de Europa, lo que representa aproximadamente el doble del tamaño de la Bolsa de Valores de Londres y tres veces el tamaño de la Bolsa de Fráncfort. Cada día negociamos aproximadamente entre 12.000 y 13.000 millones de euros en renta variable. Y tenemos alrededor del 25% de las acciones que se negocian en Europa. Lo importante es que aportemos una plataforma que sea relevante y que esté ahí para satisfacer las necesidades de las empresas europeas que desean recaudar capital en una plataforma europea integrada.

P. ¿Teme que por las bajas valoraciones haya exclusiones de bolsa?

R. El capital privado es un componente importante de la cadena de financiación. Lo que está afectando enormemente al capital privado hoy en día es el hecho de que, por un lado, han recaudado una gran cantidad de capital y otros compromisos en los últimos dos o tres años. Pero, por otro lado, al aumentar el coste de las empresas cambia la ecuación, y es necesario calibrar los retornos que pueden ofrecer a los inversores. Por lo tanto, hay que ver la capacidad de asignar activos de los fondos de capital privado. Así que, en este entorno, la bolsa de valores parece más atractiva.

Foto: Parqué de la Bolsa de Ámsterdam. (Reuters)

P. ¿Qué efectos puede haber de la crisis de las grandes tecnológicas estadounidenses sobre las europeas?

R. Van a ser compradores menos agresivos de tecnologías europeas. Por lo tanto, la caída de la valoración del precio de sus acciones hace que su poder adquisitivo para adquirir empresas de tecnología sea menor, aunque sigan siendo extremadamente fuertes. Hay nuevos proyectos, con nuevas soluciones, con nuevas ideas y nuevos clientes para ofrecer desde Europa soluciones tecnológicas, tendencia que ha aumentado enormemente en los últimos cinco o 10 años. Y eso va a seguir siendo así porque las empresas se van a adaptar. Durante un periodo de tiempo determinado, la valoración puede ser golpeada, pero no es que esos proyectos sean artificiales. Esos emprendedores existen, esas empresas existen y la mayoría de ellos han obtenido financiación privada, lo que les ha permitido sobrevivir y crecer. Estoy seguro de que la esencia del desarrollo tecnológico en Europa está ahí y es diferente de lo que era hace cinco o 10 años.

P. ¿El hecho de que se cuestione a las grandes de Silicon Valley puede atraer flujos hacia tecnológicas europeas?

R. La razón por la que creamos Euronext Tech Leaders es crear visibilidad para un grupo de más de 100 empresas europeas líderes del sector de tecnología, y asegurarnos de que los inversores globales que quieran invertir tengan un grupo visible de compañías relevantes para aprovechar las oportunidades de la tecnología europea y apoyarlas en su crecimiento. Y sé que los inversores de EEUU están muy enfocados en invertir en EEUU y quieren diversificarse geográficamente.

P. ¿Cómo afecta el cambio de política monetaria a los mercados de capitales?

R. Funciona en dos sentidos. Por un lado, el año pasado los mercados bursátiles fueron la única clase de activos que ofrecía un rendimiento positivo. Ahora, si desea una rentabilidad nominal positiva, puede comprar instrumentos de renta fija. La realidad es que cuando se suben los tipos de interés, los inversores tienen la oportunidad de cambiar de acciones a deuda. Pero, por otro lado, hay una revaluación del capital frente a la deuda desde el punto de vista de los emisores. Por lo tanto, cuando el coste de la deuda aumenta, las empresas ven el capital de manera diferente. Creo que la financiación de las empresas está cambiando y hay una revaluación del balance de la cartera. Y creo que las empresas que quieren crecer, pero no pueden absorber la deuda adicional y el nuevo precio, tienen que aceptar compartir acciones emitiendo capital. Las empresas necesitan dinero para crecer. O aumentan la deuda y sus flujos de caja o aumentan el capital porque existe un crecimiento potencial en desarrollo. Y, al margen, hay un arbitraje. Pero la realidad es que las empresas tendrán que seguir recaudando capital. Y estoy seguro de que la situación sería diferente si Europa estuviera seca en términos de aparición de nuevos proyectos. La realidad es que tenemos en Europa uno de los pools de talento más intensos y profundos del planeta. Todos los días hay jóvenes graduados que prefieren convertirse en emprendedores en lugar de unirse a una gran empresa. Es una tendencia que comenzó hace cinco o 10 años y que continúa. Por lo tanto, estoy seguro de que el equity será un componente normal para facilitar el desarrollo de esta tendencia.

Foto: Lorenzo Serratosa, presidente de Substrate AI (i), junto a José Iván García, CEO. (Substrate AI)

P. También querría preguntarle sobre España. Después de no haber podido comprar BME, ¿qué importancia tiene este mercado para Euronext?

R. España es importante para mí, porque trabajé seis años para un gran banco español [Banco Santander] y tengo muchos amigos. Respeto enormemente la calidad de la regulación, su Estado de derecho, y me impresiona el compromiso de la sociedad española con el éxito del proyecto europeo. En segundo lugar, hay una enorme calidad de ciertos sectores, como las finanzas, la construcción y la infraestructura, la energía, la industria y tecnología o servicios informáticos. No pudimos comprar BME en 2020 porque somos una empresa que cotiza en bolsa y el precio era muy elevado, fue doloroso para mí, pero no podíamos justificar como empresa que cotizaba los precios que ofrecía SIX, que operaba con restricciones totalmente diferentes. Pero está claro que estamos comprometidos con España. Tenemos una oficina en Madrid desde 2017, con cinco personas. Estamos muy contentos de dar la bienvenida a muchas empresas españolas a los mercados de Euronext. A día de hoy, tenemos 43 empresas españolas que cotizan en Euronext. Dado que Allfunds decidió cotizar en Ámsterdam, sabemos que tenemos cierto potencial con empresas de tecnología españolas, así como socimis. Y tenemos 75 emisores españoles que listan deuda en Dublín. De hecho, es el tercer mercado más grande en instrumentos de deuda emitidos en Dublín. Queremos ofrecer a las empresas españolas la posibilidad de aumentar el capital y emitir deuda. La otra cosa que está clara es que la comunidad financiera española estará en la Unión Europea para siempre.

P. ¿Allfunds fue un caso aislado o cree que Euronext podría captar futuras salidas a bolsa de empresas españolas importantes?

R. La liquidez que ofrecemos a las empresas, por la profundidad del mercado de Euronext, es muy importante. Hemos facilitado la flexibilidad del desarrollo de la base de accionistas de una empresa como Allfunds debido a ello. También son relevantes los volúmenes diarios medios y la visibilidad hacia inversores globales, como hace Tech Leaders.

P. ¿Qué factores ofrecen a las socimis que no ofrezca la Bolsa de Madrid?

R. Tenemos flexibilidad en las reglas y profundidad de liquidez. Y encontraron una comunidad de inversores inmobiliarios en París en particular, que tiene un sector inmobiliario muy dinámico. Cuando hicimos una investigación muy profunda, encontramos una comunidad de inversores a los que les gusta el sector inmobiliario, y también porque cotizar en bolsa es algo sencillo en París. Pero no sabemos cómo va a evolucionar el sector inmobiliario en toda Europa. Es evidente que el aumento del precio de la deuda está cambiando el dividendo, y en real estate, los activos están pagando enormemente el coste de la deuda.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

P. ¿Hay más cosas que ofrezca Euronext respecto a la Bolsa de Madrid que más liquidez?

R. Ofrecemos profundidad del mercado, flexibilidad y visibilidad. Eso es lo que ofrecemos por el tamaño que los europeos hemos creado. Tener una única plataforma tecnológica europea nos convierte en la sede relevante para la negociación de acciones. Y es por eso que tenemos, por ejemplo, más empresas internacionales listadas que nunca en los mercados de Euronext. El número de cotizaciones internacionales en Euronext el año pasado o este año multiplica la cifra respecto a Londres. Y eso hace que la Bolsa de Valores de París ya sea más grande que la Bolsa de Valores de Londres. Eso es un indicio de que la plataforma de la Bolsa de Valores de Londres se ha vuelto menos atractiva tras el Brexit.

P. ¿Qué estrategia tiene Euronext en ESG [criterios ambientales, sociales y de gobernanza]?

R. Es probablemente la cuestión más destacada sobre las ganancias y el plan estratégico de Euronext publicado en 2021, llamado Growth for Impact 2024. Estamos orientando totalmente el desarrollo de la empresa hacia las ambiciones energéticas y climáticas, hacia las contribuciones sociales y hacia la diversidad y la transparencia en la gobernanza. Antes, tener una estrategia ESG era importante para diversificar inversores, pero ahora tener una estrategia tangible y con recorrido es fundamental para mantener la base de inversores. Y queremos ser el facilitador de soluciones, el facilitador de esa tendencia tanto para emisores como para inversores. Por eso, por ejemplo, tenemos versiones ESG de nuestros índices nacionales de referencia, como el CAC 40 en Francia o el MIB ESG en Italia. ESG es la nueva normalidad. Y el trabajo consiste en garantizar que las empresas con ambición ESG sean más visibles para los inversores y también ayudar a los inversores a identificar con mayor precisión cuáles son las empresas que cumplen con sus obligaciones.

Esto es tanto para los mercados como para nosotros mismos, como empresa. Hemos decidido cambiar la ubicación de nuestro centro de datos principal a Bérgamo, cerca de Milán, para tener energía 100% verde con paneles fotovoltaicos y un sistema de refrigeración geotérmica. Yo, por ejemplo, cuando viajo a Italia lo hago en tren entre París y Milán, en vez de en avión. Es un viaje de siete horas, pero cuando viajo en avión, se queman 110 kilos de carbono. Cuando viajo en tren entre París y Milán en siete horas, es un kilo. Aunque no es posible en todas partes, por ejemplo entre París y Madrid. Pero lo que intento transmitir es que el enfoque en los criterios ESG está en todas partes, desde los índices de productos que cotizan a nuestros comportamientos propios como empresa. No reduciremos nuestra huella de carbono sin una transformación fundamental de la forma de operar. Y un último comentario, hacemos bien cuando tenemos un firme compromiso de reducir nuestra huella de carbono con objetivos muy ambiciosos. Algunas empresas son neutras en carbono porque pagan derechos de carbono, con lo que compensan. No hacemos eso. Nosotros cambiamos radicalmente los comportamientos de la empresa.

El próximo año será mejor para la actividad de las bolsas que el actual. Con esta tesis trabaja Stéphane Boujnah, CEO de Euronext, que pone el acento en que hay un listado amplio de empresas tecnológicas europeas listas para cotizar, y que el sector está mejorando su atractivo ante la crisis de Silicon Valley. Además, en entrevista con El Confidencial, Boujnah, quien trabajó seis años en Santander y conoce el mercado español, apuesta por crecer en este aunque no pudiera comprar BME.

NYSE Euronext Oferta Pública de Venta (OPV)
El redactor recomienda