asequibles y menos volátiles

¿Hay en Europa alternativas interesantes al Nasdaq?

Los valores tecnológicos demuestran ser una buena apuesta en general, pero los europeos, menos volátiles y a precios más razonables, son una opción especialmente atractiva

Foto: Una pantalla de la bolsa de Nueva York (EEUU). (Reuters)
Una pantalla de la bolsa de Nueva York (EEUU). (Reuters)

En un mundo marcado cada vez más por la cuarta revolución industrial, los valores tecnológicos ya son desde hace tiempo el ojito derecho de muchos inversores. Dentro del sector, los que más popularidad acaparan son los llamados FAANG (acciones de Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google), que, solo en lo que va de año, ya se anotan en bolsa subidas de dos dígitos. No obstante, las aparentemente menos cotizadas acciones del sector tecnológico europeo también podrían suponer una jugosa alternativa al saturado mercado estadounidense.

En lo que llevamos de 2018, el subíndice tecnológico estadounidense registra un aumento de más del 10%, muy por encima del ascenso del 1,85% que lleva registrando el S&P 500. Además, las FAANG han aumentado su cuota de mercado hasta suponer casi un 30% del peso del Nasdaq. En este contexto, se estima que, sin las FAANG, el rendimiento anual hasta la fecha del S&P 500 hubiera sido de -0,19%.

Según explica en un informe reciente el jefe de Inversiones de Lombard Odier, Stéphane Monier, "históricamente los inversores han optado por valores del sector de consumo básico para sobrevivir a una recesión económica". Sin embargo, amplia Monier, "a medida que la innovación madura, las empresas tecnológicas están tan profundamente integradas en nuestras vidas que están más cerca de parecer una inversión más propia de una filosofía 'value' que de una filosofía 'growth'. Si pensamos en un producto como el iPhone de Apple, vemos cómo los consumidores lo consideran un producto básico".

No obstante, aunque a largo plazo los valores de las grandes empresas tecnológicas estadounidenses parecen tener buena resiliencia, a corto plazo se pueden encontrar fuertes periodos de pérdidas y volatilidad como, por ejemplo, vimos en el retroceso en bolsa de alrededor del 20% de Facebook a consecuencia del escándalo de Cambridge Analytica, que además contagió a los demás valores del sector.

"Claramente, existe un coste creciente de demandas regulatorias, así como la amenaza permanente de piratería informática o una mala gestión de datos", cuenta Monier acerca de los riesgos futuros de las FAANG. "Aunque no suponen necesariamente una amenaza existencial, este tipo de incidentes pueden dañar el sentimiento, tanto de consumidores como de inversores".

Frente a la alta volatilidad y las valoraciones exigentes del sector tecnológico estadounidense, un reciente informe de KAU Markets EAFI mira hacia el Viejo Continente como una suculenta alternativa. Según explican Lorenzo Serratosa y José Iván García, CEO y CIO de Kau Markets, "este año la volatilidad regresó al sector tecnológico estadounidense, alimentada por la presión del caso Facebook, el cual provocó las mayores correcciones del sector en años. En cambio, las empresas tecnológicas europeas han tenido un mejor comportamiento y los múltiplos a los que cotizan no son tan exigentes".

Un ejemplo claro es la reciente salida a bolsa de la holandesa Adyen. Las acciones de la plataforma de pagos llegaron a dispararse un 100% tras sonar la campana y, un mes después de la salida a bolsa, Adyen ha acumulado una subida estable del 41%, situando su capitalización bursátil en 17.049 millones de euros, con un precio por acción de 579 euros.

Un precio bastante atractivo para los inversores, especialmente si se compara con, por ejemplo, el de Microsoft, que el jueves alcanzó nuevos máximos con una capitalización bursátil de 800.000 millones de dólares. Además, la 'fintech' también presenta buenos números a nivel fundamental, con unas predicciones de un crecimiento de los ingresos netos a medio plazo del 25-30% al año y al menos un 40% en 2018 después de la subida del 38% de los ingresos netos de 2017, hasta los 218 millones de euros.

Dentro del sector tecnológico europeo, desde KAU Markets dan más valor a aquellas empresas que están inmersas en la denominada cuarta revolución industrial, todo lo que tiene que ver con robótica, inteligencia artificial, 'big data', internet de las cosas, coche autónomo y ciberseguridad. Consideran que "en estos segmentos Europa cuenta con empresas mucho menos conocidas que las americanas y, por tanto, mucho más baratas, pero que están haciendo un gran trabajo que se refleja en sus cuentas".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios