TERCER TRIMESTRE DE 2019

Recesión, turbulencias y rentabilidad: los gestores y analistas ante la recta final de 2019

Después de meses de sube y baja, parece difícil predecir qué les depara a los inversores en el último trimestre. Con todo, las firmas de inversión tienen preparados los distintos posibles escenarios

Foto: Un trader en la bolsa de Nueva York. (Reuters)
Un trader en la bolsa de Nueva York. (Reuters)

Saber qué harán la economía y los mercados en la recta final del año es prácticamente imposible —sobre todo en vista de lo ocurrido en los últimos meses—. Tras un diciembre de 2018 fatídico, 2019 llegó cargado de nueva esperanza, con las bolsas recobrando nuevos máximos pese a los avisos constantes del mercado de la deuda, hinchado por el éxodo inversor y desfigurado por la desconfianza en el corto plazo. Pero temas de calado internacional como la guerra comercial o la desaceleración macroeconómica han vuelto a hacer acto de presencia y los mercados han vuelto a vivir en los últimos meses varios brotes de volatilidad.

De ahí que parezca imposible hacer previsiones mínimamente concretas respecto a lo que les depara a los inversores en la recta final del actual ejercicio. Sin embargo, los gestores y analistas ponen en contexto los distintos escenarios de cara al trimestre recién estrenado, entrando en lo que se podría esperar (siempre teniendo en cuenta la posibilidad de todo tipo de imprevistos) dado lo aprendido en 2019.

Macroeconomía

Todos hablan de la posible llegada de una recesión en los próximos meses —y el mercado así lo refleja—. En medio de una lluvia de malos datos de producción industrial, así como de recortes a las previsiones económicas por parte de las principales instituciones del sector, muchas de las gestoras anticipan la llegada de una contracción pero creen que los últimos meses de 2019 todavía se salvarán de esta eventualidad.

"Seguirá el goteo a la baja de indicadores globales de actividad global, agudizando la ralentización, pero seguiremos sin ver una recesión económica en 2019", prevé Ignacio Perea, director de inversiones de Tressis. Con todo, las gestoras no esperan que la recesión llegue este año. "Vemos a la economía mundial y a EEUU entrando en una ventana de bajo crecimiento y debilidad durante la cual serán más vulnerables de lo habitual a 'shocks' adversos, con una mayor incertidumbre sobre si esta ventana conducirá a una recesión o a una recuperación”, explica PIMCO, que tiene expectativas de que las grandes economías apenas cierren el año con un crecimiento de entre el 1 y el 2%.

"La sensación de riesgo estará dominada por los desarrollos de la guerra comercial entre China y EEUU, así como los problemas geopolíticos que impactan la confianza inversora, incluyendo las manifestaciones en Hong Kong y el Brexit", explica Tihana Ibrahimpasic, analista del equipo de Multiactivos de Janus Henderson. "El crecimiento mundial continuará debilitándose, sobre todo debido al sector manufacturero, pero no a un ritmo preocupante". Hay un consenso en torno a que incrementarán las tensiones comerciales levemente en este último trimestre y que lo único que podría romper esta dinámica sería un anuncio muy positivo respecto a las negociaciones China-EEUU, pero que ven complicado antes de enero.

Y es que, pese a los últimos datos de producción industrial, así como una inflación cada vez más débil y los avisos de los bancos centrales acerca de la inversión de las empresas, los analistas de Natixis hacen hincapié en que todavía hay señales de solidez en otros frentes. "El consumo sigue siendo sólido, así como el mercado laboral", explica Esty Dwek, directora de estrategia global en Natixis IM. "Las constantes de China han mantenido el tipo, aun pese a la debilidad inducida por la guerra comercial, y las autoridades ya han empezado a echar mano de medidas de estímulo", matiza Dwek.

Eso sí, hay riesgo de que Alemania, la locomotora de Europa, se dé el primer golpe este tercer trimestre. Después de que su PIB se contrajese en el segundo trimestre, Dwek teme que esto vuelva a ocurrir en los resultados del tercero —una eventualidad que apuntaría a una recesión técnica. "Europa continúa siendo un punto débil y es probable que Alemania registre un crecimiento en negativo por segundo trimestre consecutivo cuando se publiquen las cifras del tercer trimestre".

En cuanto a España, no obstante, los analistas son optimistas. "España no es ajena a la ralentización de la economía global y los últimos datos macro publicados apuntan en esta dirección", reconocen desde Julius Baer. "La Encuesta de Población Activa para los dos primeros trimestres del año mostró un menor ritmo de la creación de empleo y los costes laborales se sitúan en niveles no vistos desde 2009 pero, aun así, España continúa siendo una de las economías con mayor crecimiento de Europa y se estima que este continuará en un 0,5% trimestral para cerrar el año ligeramente por encima del 2%".

Política monetaria

Con todo, los gestores y analistas tienen expectativas de que la faceta más débil de la economía, como la producción industrial, desembocará en una política monetaria más laxa. "La clave es ahora hasta que punto la reacción de la Fed será lo suficientemente fuerte como para descarrilar esta ralentización", explica Didier Saint-Georges, Managing Director y miembro del Comité de Inversiones Estratégicas de Carmignac. "La Fed todavía tiene margen de maniobra, por eso las bolsas están esperando que lo que pueden ser malas noticias para la economía terminen por ser buenas noticias para los mercados", explica el analista. Los futuros del mercado recogidos por Bloomberg esperan otro recorte en la reunión de octubre, después de que la

Fed haya recortado ya dos veces el precio del dinero este año.

"En lo que se refiere a la política monetaria, la creciente amenaza deflacionaria, como resultado de un menor crecimiento y los riesgos derivados de la guerra comercial, permiten recortes de tipos", explican los analistas de Julius Baer, que esperan que el Banco Central Europeo relaje aún más su política, observando una gran cantidad de riesgos que mantendrán la volatilidad alta. Los futuros de Bloomberg no esperan que el BCE vuelva a rebajar los tipos de interés, que ya se sitúan en un 0%, aunque el presidente de la entidad Mario Draghi y su predecesora, Christine Lagarde, ya han reiterado su disposición a hacer uso de las medidas de estímulo.

Bolsas y bonos

En cuanto a las bolsas, el consenso es mixto. Por ejemplo desde Natixis creen que "las subidas de principios de septiembre demuestran que los mercados están más pendientes de los (buenos) desarrollos comerciales y en el apoyo de los bancos centrales que de las preocupaciones por el crecimiento", explican en su último informe. "Creemos que las bolsas pueden continuar subiendo en los próximos meses, sin embargo, la volatilidad y momentos puntuales de bajadas no van a desaparecer", avisan.

Pero luego está la otra perspectiva, la más prudente. "Somos cautos en renta variable y pensamos que la corrección iniciada puede extenderse algo más", explica Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G Banca Privada. "Esperamos que además del riesgo geopolítico, sean las revisiones a la baja o las estimaciones de beneficios para el ejercicio 2020 las que pesen en la evolución de las bolsas".

La bolsa de Madrid. (EFE)
La bolsa de Madrid. (EFE)

En cualquier caso la mayoría de analistas consulatados recomiendan huir de los mercados emergentes. “El gran riesgo para las bolsas son las tensiones comerciales y estos indicadores son mucho más vulnerables a ellos”, explican desde Julius Baer. En este sentido, recomiendan también apostar por valores refugio. Los protagonistas en el parqué serían las empresas de materiales, las de consumo no cíclico y enérgicas. Aunque la apuesta más generalizada es por las empresas tecnológicas a las que todas sobreponderan por “un muy importante crecimiento de los beneficios”. Por el contrario el sector más castigado por esta época de más bajadas de tipos sería el financiero.

Luego está la renta fija, que en los últimos meses ha estado subiendo de precio y, por ende, bajando en rentabilidad. Tanto Natixis como es Julius Baer, afirman que “están en niveles anormalmente bajos y, sin un choque geopolítico, esta situación se puede alargar durante más tiempo”. Por su parte, Juan Nevado, gestor del equipo de multi-activos de M&G cree que las altas rentabilidades de los bonos vienen marcadas por la expectativa de una recesión global, y prevé que, en un entorno de bajos tipos de interés y estímulo fiscal, "las rentabilidades de los bonos de los países desarrollados continuarán viendose impulsadas al alza".

Petróleo y metales

La inseguridad en oriente medio protagonizará un auge del precio del petróleo. Desde Barclays creen que el precio del petróleo seguirá en aumento en estos meses debido a esto pero no hay un temor a que esto sea de una forma desatada porque "hay suficientes reservas por parte de EEUU". Por ello esperan que el precio del barril europeo (Brent) ascienda hasta los 65 dólares para el final del trimestre frente a los 59 que ahora ronda.

Por su parte "el precio del oro seguirá subiendo". Aunque no especifican el valor de la onza, creen que ante la incertidumbre económica los inversores seguirán comprando oro para proteger sus activos. En menor medida también ocurrirá en otras materias primas similares como la plata.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios