Anticipa un final de año complicado

La economía europea entra en estancamiento y se asoma al precipicio

La eurozona se quedó en septiembre al borde de sufrir su primera contracción en más de seis años. El sector servicios contrarresta la debilidad de la industria, pero cada vez está más contagiado

Foto: Sede del BCE en Alemania. (EFE)
Sede del BCE en Alemania. (EFE)
Adelantado en

La encuesta de gestores de compras (PMI) que elabora mensualmente IHS Markit es uno de los indicadores que mejor anticipan la debilidad de la economía. Cuando el resultado de la encuesta es inferior a 50 puntos, significa que la economía ha entrado en fase de contracción, y Europa acabó septiembre en 50,1 puntos. Se trata del peor dato desde junio de 2013, hace más de seis años, y significa que la economía de la región está ya estancada y se asoma al precipicio.

El PMI compuesto (incluye todos los sectores) de la eurozona indica un “estancamiento generalizado de la economía del sector privado a finales del tercer trimestre de 2019”, señala el informe, causa de la recesión que está sufriendo la industria y de un sector servicios que cada vez está más contagiado por la incertidumbre.

La escalada de aranceles desde agosto y la delicada situación del Brexit están en el origen de los problemas actuales, pero ya no son los únicos. La demanda interna empieza a verse afectada por tantas noticias negativas, de modo que su contribución positiva es cada vez menor. “La desaceleración, que se originó en los mercados de exportación de manufacturas, muestra signos claros de afectar a los servicios”, señalan George Buckley y Chiara Zangarelli, analistas de Nomura.

“No hay duda de que el invierno ha llegado a Europa, pero la gran cuestión ahora es saber si va a ser suave o severo, las encuestas del área euro apuntan a una recesión suave”, apuntan los expertos. En su opinión, estos datos del PMI anticipan un crecimiento del PIB en el tercer trimestre de “en torno al cero. En la misma dirección apuntan las previsiones de BBVA Research, que con los datos disponibles anticipan un avance de la economía de la eurozona del 0,1% entre junio y septiembre, una décima menos que en el trimestre anterior.

“El menor comercio y la mayor incertidumbre han lastrado el sector manufacturero”, explica BBVA Research, “pero, además, la ralentización de las ventas minoristas apunta a un crecimiento más moderado del consumo privado”. La debilidad ya se mostró en los datos de contabilidad nacional publicados en el segundo trimestre del año y todo parece indicar que han seguido deteriorándose a lo largo del verano. En España, el consumo de los hogares se estancó entre abril y junio (0,0%) en tasa trimestral, lo que supuso el peor dato desde 2013 y muy lejos del 0,5% de crecimiento de un año atrás.

[Septiembre: el paro sube y España crea empleo al menor ritmo desde 2013]

Dos de los principales países de la Unión Europea están ya en terreno contractivo. El PMI compuesto de Alemania cayó en septiembre a 48,5 puntos, el peor dato en casi siete años. Cada vez existe mayor consenso en que la economía de Alemania entró en contracción en el tercer trimestre del año y probablemente acabará el año en recesión. Por su parte, Reino Unido sigue sufriendo las consecuencias de un Brexit imprevisible. El sector manufacturero británico entró en terreno contractivo al inicio del verano y el de servicios lo hizo en septiembre. Este PMI cayó hasta 49,5 puntos, revelando la mayor destrucción de empleo del país desde 2010.

Los efectos negativos de la caída de la demanda externa se van filtrando lentamente en la confianza de los agentes, provocando también un revés de la actividad doméstica, que se muestra principalmente en los servicios. “El PMI compuesto ha caído casi en dos puntos solo en el pasado mes, y una parte no pequeña se debe a la ralentización del sector servicios”, explican los analistas de Nomura.

Los servicios eran el sector que contrarrestaba los problemas de la industria, pero cada vez tiene menos inercia. Tampoco en EEUU atraviesa un buen momento. Su encuesta de IHS mostró una ralentización más acusada de lo que se esperaba, hasta 52,6 puntos, desde los 56,4 puntos de agosto. Los pobres datos del sector servicios evidencian que “la desaceleración se está extendiendo desde el sector manufacturero hacia el de servicios a medida que el sector privado se estanca”, señala BBVA. Un escenario peligroso que anticipa un final de año complicado.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios