URKULLU CONVOCA ELECCIONES EL 5 DE ABRIL

Urkullu ve en el adelanto electoral una vía de escape a la corrupción y el impacto catalán

El 'lehendakari' confirmó este lunes el adelanto electoral que ya había dejado entrever en las últimas fechas y convocó a los vascos para que acudan a las urnas el próximo 5 de abril

Foto: Urkullu, este viernes en el Parlamento Vasco. (EFE)
Urkullu, este viernes en el Parlamento Vasco. (EFE)

Se esperaba que Iñigo Urkullu despejara la incógnita sobre la fecha del adelanto de las elecciones autonómicas el pasado jueves o viernes en una de las dos sesiones con las que el Parlamento Vasco retomaba la actividad plenaria tras un enero inhábil después de que este martes abriera la puerta de par en par al anticipo electoral en el Consejo de Gobierno al provocar una "reflexión" sobre esta posibilidad con sus consejeros. El 'lehendakari' optó entonces por guardarse esa baza y ha sido finalmente este lunes cuando ha convocado los comicios para el 5 de abril, una de las fechas que se barajaban. Los partidos ya trabajaban con la fecha del 5 de abril para la celebración de las elecciones autonómicas, previstas en principio para octubre.

El anuncio del presidente de Cataluña, Quim Torra, de que convocará elecciones tras la aprobación de los presupuestos parece haber precipitado los acontecimientos. Urkullu no quiere que la agitada situación catalana contagie la campaña vasca. La sombra de la cita con las urnas en Cataluña es un factor que va a marcar el calendario electoral vasco, con la pretensión del 'lehendakari' de distanciar ambos comicios. El propio Urkullu no oculta la importancia del componente de Cataluña al dejar constancia de la existencia de factores que "no es que nos condicionen a nosotros directamente, pero pueden condicionar a otros agentes que, de rebote, sí nos condiciona a nosotros".

Cataluña es un factor, pero no el único. Hay otros condicionantes de peso que apuntan de forma irremediable a un inminente adelanto electoral. Un factor externo importante se ha cocinado en Madrid, con el compromiso asumido esta misma semana por el Gobierno de Pedro Sánchez de activar el traspaso de una treintena de transferencias que el gabinete de Urkullu reclama para completar el Estatuto de Gernika de 1979 tras la reunión del miércoles en Madrid entre la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, y el consejero vasco de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka.

La activación del traspaso de competencias deja muy bien encauzado el proceso para el nuevo Ejecutivo vasco antes del verano

Ambos ejecutivos concretarán el próximo 20 de este mes en Vitoria el calendario de transferencias, de modo que Urkullu tendría ya muy bien encauzado el proceso para abrazar las competencias que permitan dar cumplimiento íntegro al Estatuto antes de la cita con las urnas. Además, el panorama es radicalmente diferente al de hace un año, cuando el cronograma de transferencias pactado a principios de enero de 2019 con la entonces ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, se paralizó con las primeras elecciones generales de abril sin que desde entonces se dieran nuevos avances. Ahora, existe en Madrid un gobierno estable que, además, ha evidenciado a las primeras de cambio su clara intención de culminar el traspaso de todas las competencias durante este 2020 en cumplimiento del acuerdo alcanzado entre Pedro Sánchez y el PNV para facilitar su investidura.

Ha habido pasos efectivos por parte del Gobierno español, con la confirmación de que ya en marzo está en "disposición" transferir las tres primeras competencias —productos farmacéuticos, seguro escolar y ayudas previas a la jubilación ordinaria de trabajadores afectados por un ERE—, pero también gestos reveladores, al no cerrar la puerta a traspasar el régimen económico de la Seguridad Social. El Ejecutivo de Vitoria ve opciones reales de asumir la que es su gran reivindicación, junto a la transferencia de Prisiones, algo que hace solo un año se antojaba inviable. De hecho, esta cuestión se quedó fuera del calendario acordado hace un año a instancias del propio Gobierno de Sánchez, que cerró toda opción de transferir el régimen económico de la Seguridad Social.

Ahora todo ha cambiado y, con los compromisos ya adquiridos, el adelanto electoral posibilitaría que el nuevo Gobierno vasco esté formado antes del verano de cara a poder abordar el proceso de traspaso de conferencias a la mayor brevedad. Además, el Ejecutivo que se derive de las urnas afrontaría el año con la estabilidad de los presupuestos pactados con Podemos y en buena predisposición para abordar las directrices de las cuentas públicas de 2021.

A nivel interno, hay factores que empujan al cierre temprano de la legislatura. El final de mandato se prevé especialmente complicado para el 'lehendakari', salpicado por la sentencia del mayor caso de corrupción juzgado en el País Vasco que implica a su partido —tres exdirigentes 'jeltzales' han sido condenados a penas de entre trece y seis años y medio de prisión por liderar una trama dedicada al cobro de comisiones ilegales y al logro irregular de contratos y adjudicaciones públicas dentro del 'caso De Miguel'—, las presuntas irregularidades en las OPE de Osakidetza en manos de la Justicia y las dudosas contrataciones de diferentes organismos públicos a una empresa propiedad de un cargo del PNV.

El cierre de legislatura se prevé difícil para Urkullu, salpicado por la corrupción del 'caso De Miguel' o las irregularidades en la OPE de Osakidetza

Urkullu es consciente de que la oposición no va a dar tregua y va a intentar desgastar al Gobierno en coalición de PNV y PSE-EE ahora que la Cámara de Vitoria acaba de retomar su actividad plenaria con una extensa batería de iniciativas que buscan presionar al Ejecutivo en la agenda, especialmente con la firma de EH Bildu y el PP. El pasado viernes, el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, elevó la presión sobre Urkullu al anunciar que impulsará la constitución de una comisión de investigación en la Cámara, donde el Ejecutivo está en minoría, sobre los contratos adjudicados por el Ejecutivo y sus organismos a las empresas del grupo Montai, propiedad del miembro del PNV de Guipúzcoa Aitor Elorza, con una intervención en la que ha comparado esta "vergonzosa" actuación con la que llevó al banquillo a la cúpula del PP en el 'caso Gürtel'.

La oposición percibe "muchas prisas" en el 'lehendakari' para cerrar la legislatura, que se le puede hacer muy cuesta arriba al presidente vasco, que ya de por sí va a tener serias dificultades para poder sacar adelante algunas de las más de 20 leyes que están aún pendientes de aprobación. Urkullu era consciente de las dificultades que se iba a encontrar en la Cámara, con los grupos ya sumergidos en un ambiente electoral, para poder cumplir con el calendario legislativo aprobado hace cuatro años y del que se van a 'caer' numerosos proyectos comprometidos sobre el papel.

A este "pobre" balance legislativo aludió este viernes en el pleno de control el secretario general de Podemos en el País Vasco, Lander Martínez, que fue especialmente crítico con las intenciones de Urkullu de "estar a punto de tirar la toalla" y cerrar la legislatura cuando todavía están en tramitación "muchas" leyes en la Cámara. "¿Cuántos meses le quedan a este Parlamento para trabajarlas?", interpeló al 'lehendakari', convencido de que "la legislatura debe continuar hasta el final", ya que "queda mucho trabajo por hacer y hay leyes importantes que Euskadi merece que sean aprobadas".

Por el contrario, anunció la aprobación de dos nuevos proyectos legislativos en el Consejo de Gobierno de este próximo martes, el de Juventud y de Cuerpos y Escalas de la Administración. Sin dar pistas sobre el adelanto electoral, el lehendakari pidió a Podemos "voluntad" para "seguir acordando y aprobando proyectos y proposiciones de ley" en la Cámara, donde, según recordó, a día de hoy existen 29 iniciativas en tramitación pendientes de aprobación.

El adelanto electoral es bien visto por el socio de Gobierno de Urkullu, el PSE-EE, para aprovechar la 'ola' socialista en España en el inicio de legislatura

Urkullu, que será proclamado oficialmente candidato a 'lehendakari' el próximo 7 de marzo en la Asamblea Nacional del PNV, cuenta a su favor para cumplir un tercer mandato al frente de Ajuria Enea con los sondeos, que vaticinan un crecimiento en las urnas de la formación 'jeltzale' y dibujan un gobierno con los socialistas con mayoría en el Parlamento en caso de reeditar la fórmula de coalición. Además, el adelanto electoral es bien visto por su socio en el Ejecutivo para aprovechar la 'ola' en España en este inicio de legislatura, a expensas de las decisiones que adopte el Gobierno ante el conflicto catalán y que puede marcar la gobernabilidad de Sánchez.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios