Es noticia
Menú
Borràs sopesa abandonar JxCAT y abanderar un partido con el apoyo de la ANC
  1. España
  2. Cataluña
Caos interno en el independentismo

Borràs sopesa abandonar JxCAT y abanderar un partido con el apoyo de la ANC

Los promotores de la 'operación Borràs', que preside Junts, confían en provocar así una ruptura del Govern y sacar entre 15 y 20 escaños en las próximas elecciones al Parlamento catalán

Foto: La expresidenta del Parlament Laura Borràs. (EFE/Marta Pérez)
La expresidenta del Parlament Laura Borràs. (EFE/Marta Pérez)

Las tensiones internas del universo independentista están a punto de cambiar el 'statu quo' de los partidos soberanistas provocando un terremoto político. La presidenta de Junts per Catalunya (JxCAT), Laura Borràs, encumbrada como presidenta de este partido hace apenas tres meses, es la protagonista de la que puede llegar a ser la mayor transformación del independentismo en los últimos años: su proceso por corrupción, en el que la defienden solo un puñado de acólitos, sería, a la postre, el detonante de profundos cambios en el panorama político catalán.

Al enfrentamiento de Borràs con ERC, a cuyos dirigentes acusa ya abiertamente de traidores por votar a favor de su cese como presidenta del Parlament, se suma el enfrentamiento con un sector de Junts que no está a favor de su deriva extremista y de acercamiento a tesis que rozan la ultraderecha nacionalista. La relación entre el sector de Laura Borràs y el sector moderado de Junts está, en estos momentos, prácticamente rota. “Esperemos a que pase la Diada del 11 de septiembre para ver cómo se posicionan todas las formaciones. En ese momento, pueden comenzar a acelerarse los acontecimientos”, coinciden en explicar dos de las fuentes consultadas.

Foto: La expresidenta del Parlament Laura Borràs. (EFE/Marta Pérez)

Fuentes próximas al sector de Borràs reconocieron a El Confidencial que entre las opciones que barajan la aún presidenta ‘juntera’ y su círculo más íntimo está la de abandonar el partido, creando una grave escisión: el sector ‘duro’ podría pasarse con armas y bagaje a una nueva formación que estaría apoyada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

Sería un trueque de favores: Borràs necesita quién la apoye (y necesita el fervor popular, que cada vez le es más escaso en los círculos de Junts) y la ANC necesita una figura con ‘tirón’ que puede movilizar las masas a su favor. “Laura Borràs es un animal político. Por donde va, arrasa, porque por su forma de ser es muy cercana a la gente y la gente la siente muy próxima. No tiene nada que ver con otros líderes políticos”, señalan las fuentes consultadas.

Las obsesiones de dos lideresas

Diversos dirigentes políticos resaltan el buen entendimiento que hay entre la presidenta de la ANC, Dolors Feliu, y Laura Borràs, que ha facilitado un acercamiento de esta última a los planteamientos de la organización. “A las dos las une una gran obsesión: la ruptura del Govern de Pere Aragonès”, subraya una de las fuentes. El objetivo no es otro que provocar la salida de Junts per Catalunya del Ejecutivo autonómico y que haya elecciones anticipadas, en las que se presentaría una nueva fuerza política apoyada por la ANC. Según los impulsores de esta estrategia (a la que en algunos ámbitos se denomina "la solución Borràs"), la nueva fuerza podría obtener entre 15 y 20 diputados.

Foto: El cartel institucional de la Diada recupera versos de la poeta Joana Raspall. (EFE/Marta Pérez)

Otra de las fuentes consultadas admite conversaciones entre las dos lideresas para conformar un proyecto político “que apueste por el independentismo unilateral como principal base ideológica con el fin de consolidar un espacio político alternativo al de la posconvergencia y a ERC”. Las dos principales características de este movimiento político, pues, serían el intento de romper el Gobierno catalán y la adopción de la unilateralidad como principal herramienta política.

Parte del trabajo ya está hecho: el embrión de una fuerza política ya existe dentro de la ANC. Se trata de la plataforma Primàries, utilizada ya en las municipales del 2019 con relativo éxito. Lo que hace falta ahora es proyectarla públicamente para convertirla en una alternativa seria de gobierno. “La ANC tiene, en estos momentos, vocación de fuerza política”, advierte una de las fuentes consultadas por este diario. Lo que le hace falta a esa plataforma es dotarla de músculo y de caras que arrastren votos. Borràs se encontraría ya una estructura a su servicio y ella podría aportar la popularidad que la acompaña.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Quique García)

Pero esta fuente muestra algunas reticencias: especialmente, porque el núcleo duro que apoya a Borràs y que sería el que rompiese Junts es un sector heterogéneo, sin una unidad ideológica o disciplinaria que pudiese convertirlo en un arma electoral. “Cada uno va a su bola, aunque les une la simpatía por Borràs. Y no hay duda de que, tarde o temprano, acabarán todos peleados entre ellos”, se queja la fuente.

El principal escollo de la presidenta de Junts es que en un futuro no muy lejano sea condenada e inhabilitada por corrupción. “No importa. Lo que cuenta es el magnetismo de su presencia y su opción de apoyo a una opción independentista concreta”, señala uno de sus defensores.

Foto: Jordi Turull y Laura Borràs. (EFE/Alejandro García)

La fuga de Borràs, no obstante, dejaría tocada a JxCAT. Las relaciones con el secretario general, Jordi Turull, no pasan por su mejor momento. Turull es de los que tienen experiencia política, y no quiere dinamitar el Govern. Ante una eventualidad como la escisión de Borràs, tiene otras armas de político en sus manos: lleva semanas manteniendo conversaciones con el PDeCAT para tender puentes y que pueda haber una reconciliación entre Junts y PDeCAT. De ese modo, el golpe de Borràs sería menor. Algunas fuentes apuntan incluso que ya existe un borrador de acuerdo de colaboración entre el PDeCAT y Junts con el fin de poder presentarse en coalición en futuras contiendas electorales. Con Borràs fuera de JxCAT, el entendimiento entre las dos fuerzas posconvergentes sería más fácil.

Las tensiones internas del universo independentista están a punto de cambiar el 'statu quo' de los partidos soberanistas provocando un terremoto político. La presidenta de Junts per Catalunya (JxCAT), Laura Borràs, encumbrada como presidenta de este partido hace apenas tres meses, es la protagonista de la que puede llegar a ser la mayor transformación del independentismo en los últimos años: su proceso por corrupción, en el que la defienden solo un puñado de acólitos, sería, a la postre, el detonante de profundos cambios en el panorama político catalán.

Junts per Catalunya Laura Borràs
El redactor recomienda