Es noticia
Menú
El 'conseller' d'Educació respalda convertir una escuela de Canet en trinchera lingüística
  1. España
  2. Cataluña
Por una sentencia del TSJC

El 'conseller' d'Educació respalda convertir una escuela de Canet en trinchera lingüística

Con la excusa de salvar el catalán y la inmersión, Josep Gonzàlez Cambray visitó este jueves el colegio de Turó de Drac. Se puso de lado de los incendiarios, de los que claman en redes sociales contra un niño de 5 años

Foto: El 'conseller' agradece a familias el apoyo al modelo lingüístico en escuelas. (EFE/Alejandro García)
El 'conseller' agradece a familias el apoyo al modelo lingüístico en escuelas. (EFE/Alejandro García)

Tocaba templar, pero el titular de la cartera de Educación de la Generalitat prefirió encender el clima por la polémica del catalán en la escuela. El 'conseller' Josep Gonzàlez Cambray (ERC) visitó este jueves por la mañana la escuela de Canet de Mar Turó de Drac, donde se está acosando en redes y a través de grupos de WhatsApp a un niño de cinco años y su familia por haber pedido que se cumpliera el mínimo de impartir un 25% de las clases en castellano. Así lo marca la ley, pero la Administración catalana está intentando crear una polémica alrededor del idioma. El consejero se plantó en el centro, se reunió con la dirección; con la alcaldesa de Canet, Blanca Arbell, también de ERC, y con representantes de los padres.

El martes, la portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, evitó apoyar a la familia y al niño acosado, pero pidió que nadie señalase ni al centro educativo ni al resto de progenitores y alumnos. Al parecer, la manera de no poner los focos sobre la escuela es acudir a ella en horario lectivo como hizo Cambray. Y con las cámaras de TV3. En lugar de reunirse con los acosados, el consejero del Govern se vio con la mayoría, con aquellos que, entre otras cosas, están proponiendo en redes hacer el vacío... a un niño de cinco años.

Polémica por el uso del castellano en una escuela de Barcelona.

Entre las amenazas vertidas en las redes sociales está la de Jaume Fàbrega, un exprofesor de Turismo de la Universitat Autònoma de Barcelona, que en un mensaje publicado en Twitter aseguró: "Me apunto a apedrear la casa de este niño. Que se vayan fuera de Cataluña. No queremos supremacistas castellanos que nos odian". Fàbrega mantuvo su tuit varios días hasta que al final lo borró. O el 'mosso d’Esquadra' Albert Donaire que tuiteó: “Este niño se tiene que encontrar absolutamente solo en clase. En las horas que se hacen en castellano, los otros niños deberían salir de la clase. Reaccionemos o nos matan la lengua”. Donaire es flamante miembro de la Asamblea del Consell per la República, el Parlamento paralelo que impulsa Carles Puigdemont. Son solo dos ejemplos.

Con este clima, el 'conseller' se paseó por la escuela del Maresme mientras que el ambiente político alrededor del centro educativo se iba enrareciendo. Cambray podía haber citado al director en las instalaciones de su departamento o haber dejado la cuestión en manos de los Servicios Territoriales. Pero optó por tratarlo en persona, mientras que Mireia Boya, de la CUP, lamentaba que el titular de Educación hubiese tardado tanto en acudir.

El colegio de Canet de Mar (Barcelona) tiene que cumplir la sentencia sobre el castellano.

"La decisión del tribunal se dirige a la directora de la escuela y eso nos impide que desde el Departament d'Educació respondamos directamente. Quien responde es la directora, y yo como consejero siempre protegeré a mis trabajadores, los centros educativos y las direcciones. Le hemos acompañado y orientado de cara a la ejecución de estas medidas", manifestó Gonzàlez Cambray reconociendo de manera implícita que no podía hacer nada en el supuesto de que el centro desobedeciera una medida que tan solo implicaría, por ejemplo, dar las Matemáticas o la Plástica en castellano. Nada más. No afectaría al conjunto de la escuela, pese a que un grupo de padres ha creado una web donde se pone el acento en “la motivación política de la denuncia”. Pero, si no podía hacer nada, ¿para qué ir?

El sindicato independentista SPEC ha convocado una manifestación frente a la escuela

Gonzàlez Cambray también aprovechó su visita, no para proteger a los menores, sino para cuestionar a los jueces: "Tenemos una ley de educación de Cataluña y tenemos una ley estatal que nos blinda el proyecto lingüístico. Ahora bien, son los tribunales, un juez que desde el desconocimiento de la realidad toma unas decisiones que no se ajustan a lo que está pasando en Cataluña en el ámbito lingüístico. No hay ningún problema lingüístico en las escuelas de Cataluña".

Manifestación este viernes

El Sindicat de Estudiants dels Països Catalans (SPEC), controlado por la CUP, ha convocado para este viernes una manifestación a la hora de la salida de los niños frente a esta escuela de Canet para defender el catalán. La formación está pidiendo crear una caja de resistencia para que los profesores puedan desobedecer la resolución judicial ante el hecho de que el 'conseller' se haya lavado las manos. Se preguntó a Cambray si respaldaba la manifestación. No hubo respuesta. También por qué no se ha reunido con la familia que pedía que se cumpliese la ley. Tampoco contestó.

El 'conseller' ya invitó a la desobediencia la pasada semana pasada. Ahora, con su visita, refuerza la misma idea. La escuela ha de desobedecer, pero él se queda calculadamente al margen. No concretó cómo dará ese apoyo que dijo venía a garantizar.

El precedente de Mataró

También en el Maresme, a 15 kilómetros de la escuela Turó del Drac, se encuentra la Escola Pia Santa Anna, de los Escolapios. En 2015, una familia con dos hermanos también consiguió que una sentencia del TSJC asegurase el 25% de la escolarización en castellano. El centro decidió aislar a los dos niños y cumplir la sentencia solo con ellos. Mientras, los políticos locales se manifestaban en contra del fallo. En ese momento, CiU, ERC e ICV defendieron no acatar la decisión del tribunal. La familia acabó dejando el colegio mientras la Generalitat miraba hacia otro lado, pero sin dejar de jalear a los acosadores. En ese caso eran alumnos de tercero y quinto de primaria. Ahora, en Canet de Mar, se trata de un menor mucho más pequeño, de cinco años, y tiene a favor el refuerzo de la decisión del Tribunal Supremo. Pero la reacción de la Generalitat está siendo la misma. Lo único bueno: están a punto de llegar las vacaciones de Navidad.

Tocaba templar, pero el titular de la cartera de Educación de la Generalitat prefirió encender el clima por la polémica del catalán en la escuela. El 'conseller' Josep Gonzàlez Cambray (ERC) visitó este jueves por la mañana la escuela de Canet de Mar Turó de Drac, donde se está acosando en redes y a través de grupos de WhatsApp a un niño de cinco años y su familia por haber pedido que se cumpliera el mínimo de impartir un 25% de las clases en castellano. Así lo marca la ley, pero la Administración catalana está intentando crear una polémica alrededor del idioma. El consejero se plantó en el centro, se reunió con la dirección; con la alcaldesa de Canet, Blanca Arbell, también de ERC, y con representantes de los padres.

Cataluña Generalitat de Cataluña Catalán Junts per Catalunya
El redactor recomienda