NACE SEGONA ONADA

Tsunami se rompe: los más duros dinamitan la plataforma y exigen tomar las calles

Una carta abierta a Tsunami Democràtic pone contra la pared la estrategia de la plataforma, nacida como respuesta a la sentencia del 1-O

Foto: Incidentes en los aledaños del Camp Nou durante la celebración del partido aplazado de LaLiga. (EFE)
Incidentes en los aledaños del Camp Nou durante la celebración del partido aplazado de LaLiga. (EFE)

Tsunami Democràtic se tambalea. Y se tambalea por una grave crisis interna. Este martes, ante las críticas de un sector del independentismo a esta plataforma, que no actúa desde el partido entre el Barça y el Real Madrid el pasado 18 de diciembre, Tsunami emitió un documento de 11 puntos en los que anunciaba una segunda oleada de acciones para recuperar el control de la calle y mantener la tensión en el independentismo.

Pero en su interior no todo es tan idílico como Tsunami pretende hacer ver. Un sector duro organizado precisamente bajo el nombre de Segona Onada (segunda oleada) está dispuesto a dinamitar desde dentro la plataforma tal y como está concebida, manejada desde algunos lujosos despachos de la capital catalana. La vanguardia de Tsunami no quiere moqueta: quiere cemento, quiere calle.

Una carta abierta a Tsunami Democràtic escrita este miércoles pone contra la pared la estrategia de la plataforma, nacida como respuesta a la sentencia del 1-O. “Segona Onada existe y está en marcha. Y puesto que, aunque solo sea parcialmente, compartimos objetivos, ¿no tendría sentido que Tsunami Democràtic y Segona Onada compartiésemos de manera efectiva la acción?”.

Dejan escapar también un velado reproche a la ‘flojedad’ de Tsunami. “Han pasado muchas cosas desde vuestra última acción y buena parte de ellas no han sido positivas para Cataluña y su deseo de independencia”, le echan en cara. Asimismo, deslizan una crítica a su “silencio ensordecedor y la nefasta falta de defensa de aquellos que han participado en las acciones que habéis propiciado”. Se refieren los ‘duros’ a la aparente falta de apoyo a los denunciados por los cortes de la AP-7 o por alborotos en las calles de Barcelona y de Girona.

El sector duro desvela algunos de los secretos mejor guardados de la última plataforma movilizadora, arrogándose la ejecución de las más sonadas protestas en Cataluña durante los últimos meses. La misiva explica que Tsunami “ha sido excelente como plataforma de movilización. Segona Onada, bajo paraguas diferentes, ha sido excelente en la ejecución de acciones. Desde los diferentes grupos que conforman Segona Onada, han sido posibles múltiples acciones. Entre ellas, y desde la primera línea, la ocupación del aeropuerto o el corte de la AP-7 en La Jonquera. Y tantas otras que han ayudado a mantener vivo el espíritu del 1-O”.

Segona Onada reconoce que las acciones ejecutadas hasta ahora han causado, “por este orden, ilusión, entusiasmo y movilización. Pero también han provocado desorientación, decepción y frustración”. Critica, por ejemplo, que no se hubiera mantenido la ocupación del aeropuerto de Barcelona a mediados de octubre, o que no se hubiese resistido tres días cortando la AP-7 en La Jonquera. La nueva organización da un toque de atención a Tsunami y le recuerda que “Segona Onada representa el territorio porque Segona Onada es territorio. Es la confluencia de voluntades individuales y colectivas por la independencia. Convivimos y luchamos unidos personas y colectivos de todos los ámbitos y espectros posibles”. De ahí que proponga: “Dejemos atrás discrepancias y desconfianzas. Caminemos juntos en la definición de hitos comunes y acometamos la tarea que comenzamos el 1 de octubre. ¡Conquistemos la independencia!”.

Los CDR también quieren tensión

A esta ofensiva se suman también los comités de defensa de la república (CDR), que apuestan por otra ofensiva en las calles. “Si tocan a uno, los CDR responden de cara”, advierte el comité del Solsonès en un comunicado de este miércoles. Y la dirección nacional de los CDR llamó a continuar con las movilizaciones, especialmente con las concentraciones diarias en la avenida Meridiana de Barcelona (donde se corta el trafico durante dos horas cada atardecer y se prepara una gran fiesta con motivo del día número 100 de los cortes para el próximo domingo) y en Girona. “La movilización en la calle es imprescindible”, asegura la organización.

Además, los comités advierten en una llamada a su militancia de que “si hay represión, injusticia, falta de libertad y agresiones, habrá respuesta. Si las instituciones ignoran el mandato del Primero de Octubre, habrá respuesta. Si se impide que Cataluña se convierta en un país, habrá respuesta”. Al parecer, fueron sus comandos los que prendieron fuego a una pila de neumáticos en la autopista AP-7, cerca de Vilafranca del Penedès, a las seis de la mañana de este lunes.

La CUP no quiere quedar descolgada en esta nueva ofensiva. Dispuesta a ganar la partida a la ANC en el control de las calles, quiere echar el resto, consciente de que cada día están más cerca unas elecciones anticipadas y de que necesitan recuperar votos (en las últimas autonómicas, pasaron de 10 a cuatro diputados).

Así, Roger Castellanos, dirigente de Poble Lliure, el mayor partido que integra la CUP, detalló este martes los principales ejes de la estrategia de la organización: no aceptar una nueva reforma estatutaria ni rebajas penitenciarias para los presos como vía de resolución del conflicto; reactivar la movilización popular y la “confrontación democrática en todos los niveles para reforzar la posición del independentismo y aumentar la presión sobre el Gobierno español”, y “no facilitar la gobernabilidad del Gobierno español”.

El pavor del independentismo es que se haya abierto una vía de diálogo. “La investidura ya se ha facilitado y ahora parece que se iniciará algo parecido a un diálogo. Todavía estamos a tiempo de reconducir la situación”, alertaba Castellanos.

Fiel a su labor de desestabilización, la CUP pidió este miércoles que comparezca en el Congreso Felipe VI, así como el fiscal anticorrupción, Conrado Sáiz, y los antiguos responsables de la empresa Defex, Álvaro Cervera, Manuel Iglesias Sarriá, José Ignacio Encinas y Ángel María Larumbe, para que respondan de las informaciones sobre “sobornos pagados por el Estado español en Arabia Saudí”. La petición será denegada (el Parlamento no puede fiscalizar la monarquía), pero a los antisistema ya les va bien armar ruido y meter al Rey por medio para alimentar su imagen antimonárquica y justificar el sueldo que cobran sus representantes en el Congreso de los Diputados.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios