abre una web para recaudar fondos

Tsunami pide donativos para mantener las protestas tras gastarse 135.000 euros

¿Quién maneja la caja de Tsunami? ¿A quién pertenecen los fondos? Nadie lo sabe. Las “redes horizontales” reciben camiones de víveres, 'apps' y hasta un escenario

Foto: Antidisturbios franceses desalojan a los manifestantes que bloquean el paso fronterizo de la autopista AP-7. (EFE)
Antidisturbios franceses desalojan a los manifestantes que bloquean el paso fronterizo de la autopista AP-7. (EFE)

Tsunami Democràtic ha gastado 135.818 euros en las movilizaciones desde que fue puesta en marcha el pasado 2 de septiembre. Este dinero se ha ido en pagar infraestructura audiovisual, tecnología, seguridad, material de propaganda, caja de resistencia o servicios legales. Ahora, tras las movilizaciones de estos días, ha abierto una web para recaudar fondos y continuar con la cruzada separatista. Para justificar esta petición, Tsunami se ha comprometido a “dar apoyo legal y cobertura antirrepresiva y económica para el pago de multas a quien lo necesite para afrontar la reacción de las autoridades por las acciones de estos días”.

“Todo el trabajo de Tsunami es voluntario. Tsunami es una red horizontal de centenares de personas de todo el mundo comprometidas con la autodeterminación, la libertad y los derechos fundamentales. Hoy [por este martes, 12 de noviembre], Tsunami pone en marcha una web de donativos para poder continuar con la campaña activa, dinámica y con los mismos objetivos y la tenacidad mostrados hasta ahora”, dice la organización a sus activistas.

A pesar de esa “estructura horizontal”, la cuestión de organización y financiación pertenece a otro ámbito y se mantiene en secreto. ¿Quién maneja la caja de Tsunami? ¿A quién pertenecen los fondos que ha manejado hasta el momento? Nadie lo sabe. Las “redes horizontales” reciben camiones de víveres, aplicaciones desarrolladas expresamente para esta plataforma o incluso, como pasó en Barcelona este sábado o en La Jonquera este lunes, camiones con los elementos de un escenario que hay que montar y desmontar. ¿Quién paga el transporte, el montaje y el desmontaje de toda esta parafernalia?

Nadie lo sabe, pero aun así, un puñado de activistas obedecen ciegamente las órdenes que les transmite una cúpula fantasma por medio de sus teléfonos móviles. Ahora ha llegado la hora de dar un paso más. “Los donativos son necesarios porque el mantenimiento de la seguridad, la tecnología y las infraestructuras de cada acción requieren de muchos recursos y algunos de ellos son recursos económicos directos”, se excusa Tsunami.

Pago seguro con móvil u ordenador

Para la recaudación de fondos ha habilitado un sistema de pago seguro a través de tarjeta bancaria, Apple Pay y Google Pay “de forma totalmente anónima”. La organización subraya que “se utilizan los sistemas de seguridad más avanzados. Los donativos se pueden hacer con la misma seguridad desde un móvil o desde un ordenador”. Sí hace hincapié en que las aportaciones se hagan clicando directamente en los 'links' que aparecen en sus canales oficiales de Telegram, Twitter o Instagram. Los donativos pueden ser de 10, 25, 50 o 100 euros.

En la web creada (y registrada por una empresa holandesa, pero que lleva el distintivo de las islas británicas del Océano Índico), uno de los apartados corresponde a la no violencia (los otros dos son sobre donativos y sobre la aplicación de móvil para conectarse, aunque no hay disponible versión para iPhone).

De la Jonquera a Behovia

Durante este martes, los activistas (apenas unos cientos) jugaron al gato y al ratón con las fuerzas del orden. Tras ser desalojados de la AP-7 en La Jonquera, cortaron la N-2 a su paso por esta localidad. Y al ser desalojados de ahí, convocaron manifestación en Girona, con la intención de cortar las vías del AVE. Visto el fracaso de esta última convocatoria, Tsunami llamó a cortar de nuevo la AP-7 a la altura de Girona, en la que organizó un concierto sobre la marcha.

Tsunami pide donativos para mantener las protestas tras gastarse 135.000 euros

Paralelamente, con la ayuda de los CDR, Tsunami llamó a bloquear “los accesos a Barcelona”. Los puntos de bloqueo se situaban en la entrada norte por la Nacional 2, en Sant Adrià del Besòs, la tradicional entrada de la avenida Meridiana en el cruce con Fabra i Puig, la Avenida Diagonal en María Cristina, en la salida hacia Lleida, y en la plaza de Glòries. Otras convocatorias similares en Tarragona, Sabadell, Vic (donde incluso se llegó a incendiar una barricada) o la frontera con Francia en Puigcerdà congregaron a varios cientos de manifestantes. A pesar de la poca afluencia de activistas (en todas las concentraciones de Barcelona no se llegó a los 1.000 participantes), se provocaron problemas de circulación, que era la pretensión de los organizadores.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios