ante la jornada decisiva del 1-O

Los Mossos se plantan en una tensa reunión y fuerzan la dimisión de su jefe político

La tensa situación entre el director general y los mandos de los Mossos no es nueva. Lo que llama la atención es que lo haga justamente un día antes del 1 de octubre

Foto: El exdirector de los Mossos Andreu Joan Martínez. (EFE)
El exdirector de los Mossos Andreu Joan Martínez. (EFE)

“Usted dedíquese a la política, que nosotros nos dedicamos a garantizar la seguridad”. No fueron estas palabras literales, pero sí era ese el espíritu de la advertencia que los mandos de los Mossos d’Esquadra dirigieron a su director general, Andreu Martínez. Este lunes, a primera hora de la mañana, el alto cargo político de la Generalitat convocaba una reunión de mandos de la policía autonómica para impartir instrucciones ante las decisivas (y presumiblemente conflictivas) jornadas del futuro inmediato.

Encima de la mesa estaban los operativos policiales ante el aniversario del 1 de octubre y del 3 de octubre, con los consiguientes cambios horarios, que en algunos casos incluían jornadas de 12 horas de los agentes de los Mossos. Las amenazas que penden sobre los ciudadanos de Cataluña son las actuaciones de comandos que, jaleados desde el propio Govern y desde partidos y organizaciones independentistas (desde JxCAT hasta la Asamblea Nacional Catalana u Òmnium Cultural), pretenden desestabilizar la comunidad y crear un caldo de cultivo propicio a lo que sería una ‘revuelta ciudadana’. Se trata de crear un ‘momentum’ (como le gusta decir al ‘president’ Quim Torra) favorable a la adopción de “medidas extraordinarias” cuyo único fin es “reactivar la proclamación de independencia del 27 de octubre de 2017”.

Los Mossos se plantan en una tensa reunión y fuerzan la dimisión de su jefe político

La cúpula policial presentó a Martínez un ambicioso y meticuloso plan policial en el que movilizaban a todas las unidades de las áreas regionales de recursos operativos (ARRO), de la Brigada Móvil (Brimo) y de las Unidades de Seguridad Ciudadana (USC). A última hora de la mañana, enviaban una circular interna para advertir de que se elevaba el nivel de riesgo. “Se trata de un baremo interno para evaluar situaciones críticas y estratégicas”, matiza una de las fuentes internas de los Mossos consultadas por El Confidencial.

La tensa situación entre el director general y los mandos de los Mossos no es nueva. “Su dimisión se debe a un cúmulo de circunstancias, porque los políticos siempre han intentado interferir en la labor profesional. Lo que llama la atención es que lo haga justamente un día antes del 1 de octubre y cuando se han producido las detenciones de activistas que preparaban acciones violentas y hay cientos de horas de conversaciones grabadas entre ellos”, explica otra de las fuentes.

Lo cierto es que la 'fuga' de Martínez cogió a todos por sorpresa. Desde círculos políticos, se achaca el cese a una estrategia del propio Martínez para lavarse las manos en caso de problemas estos días. “Si hay cargas de los Mossos d’Esquadra, él no será quien tenga que responder políticamente de ellas. No será el director que ordenó las cargas contra ‘pacíficos’ ciudadanos”.

Otra fuente recuerda que el pasado viernes, en un homenaje al comisario (ya fallecido) David Piqué en la Escuela de Policía, Andreu Martínez ya tenía cara de derrotado. “Es que no se acercó ni un solo ‘mosso’ a hablar con él. Eso da una idea de cómo estaban sus relaciones con la cúpula del cuerpo”, explica una de las fuentes.

Su sucesor, Pere Ferrer, comenzó de asesor del consejero de Interior Jordi Jané y hasta ahora ocupaba el cargo de jefe de gabinete de Miquel Buch, el actual titular de Interior. Se trata, pues, de un hombre 'de la casa' y, sobre todo, de una persona “de partido, de la total confianza de Buch”. Lógico, dadas las características de los puestos que ha ocupado y del que ocupará a partir de ahora.

Instrucciones técnicas muy cabales

A la decisiva reunión de este lunes, pues, se llegaba con una situación candente: la ANC quiere paralizar la red viaria catalana con tres manifestaciones que confluyan en la capital catalana, la Intersindical (sindicato minoritario que utilizan para estos casos los independentistas) ha presentado un preaviso de huelga general para el 11 de octubre (unos días antes de que se conozca la sentencia) bajo la excusa de pedir mejoras para los trabajadores y la derogación de las últimas reformas laborales. El magma secesionista está, además, en punto de suflé con las reacciones a las detenciones de activistas violentos y los aniversarios del ‘referéndum’ y de la ‘proclamación de la república’.

“Los mandos le presentaron unas instrucciones técnicas y un análisis de riesgos muy cabales, hechos con la cabeza”, indican fuentes internas. Cuando el director general intentó variar planteamientos, la postura de los directivos policiales fue muy dura, aunque se mantuvieron las formas. Nadie quiere arriesgarse a dar un paso en falso en estas circunstancias y, además, con un próximo juicio por delitos muy graves contra la cúpula de los Mossos durante el 1-O. “Los Mossos no juegan a la política. No están para seguir la corriente al Gobierno, sino que se limitan a cumplir con su deber. El 1-O nos dejó una amarga experiencia y no nos podemos arriesgar a poner en tela de juicio de nuevo la profesionalidad del cuerpo”, subrayan.

Y otra fuente añade que en una situación de emergencia como la actual es preciso prevenir eventuales alteraciones de la convivencia. “Es muy fácil cortar vías de comunicación. En Barcelona, por ejemplo, si cortas un cruce importante en el centro y dos rondas, el caos es enorme. Nosotros hemos de estar preparados para actuar en cualquier momento y restablecer la normalidad”.

Numerosas movilizaciones

Los radicales quieren festejar por todo lo alto el aniversario del 1-O. La consigna es que o se radicaliza el Movimiento y se llenan las calles catalanas de tensión o el ‘procés’ se habrá acabado. “Asamblea, Òmnium, Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña y Artistas por la República estamos organizando una movida que será espectacular”, alertaba un mensaje interno este lunes. Y es que durante esta noche quieren iluminar 131 agujas de la montaña de Montserrat “en conmemoración de los 131 presidentes de la Generalitat”. “Ya hemos hecho la prueba y las luces se verán a más de 40 kilómetros de distancia. Los aspectos técnicos ya los tenemos muy adelantados”. Picnic per la Independència, por su parte, ha dado cerrojazo a sus plataformas por las redes para evitar filtraciones. Este colectivo es el encargado de preparar ocupaciones de calles o plazas que pueden ir desde unas horas hasta días.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios