los mensajes se multiplican en las redes

"Es posible que sangremos": las plataformas radicales se preparan para tomar la calle

Durante toda la jornada, plataformas internas de los CDR se intercambiaron numerosas consignas y manuales sobre cómo enfrentarse a la Policía

Foto: Enfrentamiento entre los CDR y los Mossos en Barcelona. (EFE)
Enfrentamiento entre los CDR y los Mossos en Barcelona. (EFE)

“Comenzamos a calentar los ánimos y los motores. Si no estamos dispuestos a arriesgar, no haremos nada. ¡¡¡La hemos de hacer bien sonada esta vez!!!”. El mensaje era distribuido a última hora de la noche del pasado domingo, horas antes de la gran redada de la Audiencia Nacional entre los comités de defensa de la república (CDR) que supuestamente preparaban actos violentos. Además, iba acompañado de un vídeo cuya carátula era una oda a la movilización. Sobre una fotografía de manifestantes enfrentándose a la Policía, el título: “Otro otoño caliente, ¡lo volveremos a hacer!”. Y debajo de la foto, el logotipo de los CDR y una arenga: “No me digas que no puedes hacer el esfuerzo, no me digas que todo esto te da miedo, ¡YO, lo que hago hoy, lo hago por ti!”.

"Es posible que sangremos": las plataformas radicales se preparan para tomar la calle

Durante toda esa jornada, plataformas internas de los CDR y de activistas ultraindependentistas se intercambiaron numerosas consignas y manuales sobre cómo enfrentarse a la Policía. El sábado, los Mossos d’Esquadra hacían público que para las próximas manifestaciones podrían utilizar gas pimienta. Y los comandos de activistas listos para la acción ya tienen solución. Una plataforma distribuía el material sobre “cómo aliviar el dolor provocado por el gas pimienta”. Y Anonymous enviaba un póster con explicaciones con un título lo suficientemente explícito: “Defensa frente a gas lacrimógeno”. Otro grupo enviaba guías de rayos láser. “Si tenéis punteros láser, las cámaras de los Mossos no podrán grabar”, advertían, asegurando que dañan los sensores.

Anonymous señalaba, por su parte, que el cartel distribuido “es una adaptación de Anonymous de un documento de nuestros hermanos de Occupy Wall Street, y así preparar a los nuestros para lo que está por venir”. Se trata de las técnicas desarrolladas por los hermanos Paul y Mark Engler, los nuevos gurús del independentismo catalán y abanderados de revueltas en los Estados Unidos, como la fallida ocupación de Wall Street. Su último libro está ya sobre la mesa del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra.

“Es posible que sangremos”

Poco podían imaginar que la Guardia Civil, por orden de la Audiencia Nacional, estaba a punto de desencadenar un operativo que concluiría con nueve detenidos. Los Escamots Catalans Motards lanzaron también sus consignas. “Estad alerta, en breve nos tocará jugar”, avisaban. Y señalaban luego en su Facebook: “Preparaos, porque esta vez no habrá suficientes ‘piolines’ para frenar un Tsunami Democrático que les pasará por encima”. Y alertaban para rematar: “Preparaos, porque será largo, cansado. Padeceremos y es posible que sangremos. Nos perseguirán, nos detendrán, nos volverán a pegar, intentarán criminalizarnos. Pero aguantaremos”. Los Motards son la tropa de choque que, desde hace un tiempo, se encarga incluso de la seguridad de determinados eventos independentistas por su carácter disciplinario y espíritu grupal.

Enfrentamientos entre los Mossos y los CDR en Barcelona. (EFE)
Enfrentamientos entre los Mossos y los CDR en Barcelona. (EFE)

Varios colectivos independentistas catalanes han radicalizado sus posicionamientos y sus eslóganes, no solo para evitar que el suflé soberanista se desinfle, sino también alentados por las consignas que llegan desde determinadas áreas de poder, que necesitan tensión en la calle para justificar sus decisiones desde las administraciones. Así, tanto desde instituciones como desde partidos o entidades cívicas se ha comenzado a hablar de la necesidad de subir la tensión en las calles. Y eso trae consecuencias a corto plazo.

Además, la cercanía de la sentencia y la conmemoración del 1-O son los dos hitos que los unilateralistas necesitan para inyectar gasolina en el ‘movimiento’. Ambas efemérides serán utilizadas para movilizar de nuevo al independentismo, una vez constatado que el ‘procés’ ha entrado en letargo.

Reparto de funciones

Entre los grupos soberanistas, se distribuyó a finales de esta semana el reparto de funciones para las movilizaciones que habrá. El grupo Ens Plantem (Nos Plantamos) será el encargado de preparar “una gran movilización para parar el país”. El grupo Picnic x República “prepara ‘picnics’ reivindicativos durante horas o días”. Y Tsunami Democràtic “prepara la reacción a la sentencia con la ‘no violencia’ y de desobediencia civil como herramientas”. De todos estos grupos, se dan las webs, Telegram, Twitter e Instagram para que los activistas se pongan en contacto.

Mención aparte merecían los CDR, que preparaban sus propias acciones en paralelo. Los CDR han intentado, en las últimas semanas, recuperar el protagonismo perdido yendo más allá que otras organizaciones como la ANC o como Òmnium Cultural. A los CDR los apoyan otros grupos radicales que en las últimas semanas insistían en la consigna de que todo lo que se haga sea al margen de las redes sociales y con una estricta discreción para evitar filtraciones.

Los manuales

Estos grupos han facilitado manuales de combate en la calle. “La ocultación de la propia identidad es una de las tácticas más multidisciplinarias que los manifestantes de Hong Kong han puesto en práctica durante esta segunda campaña de movilizaciones de 2019 como resultado de su experiencia anterior en 2014”, dice uno de los manuales. A continuación, explican a grandes rasgos las características de las ‘novedades’: “Ropa: se visten todos con ropa negra y se cambian en el metro, escondidos tras los paraguas para cambiar de apariencia. Máscaras: usan máscaras para dificultar el reconocimiento facial. Más adelante, cambiar las máscaras más sencillas por otras más sofisticadas por los gases lacrimógenos que lanza la Policía. Mensajería electrónica: cambio de hábitos en este tipo de aplicaciones. Incorporación de la Red Tor y VPN. Menos listas de Telegram. Uso de rayos láser y paraguas para dificultar la tarea de las cámaras de la Policía”. En otros manuales, se dan instrucciones de todas estas técnicas adaptadas al ‘caso catalán’.

Protesta de los CDR. (EFE)
Protesta de los CDR. (EFE)

La Red Tor es la red oscura, mientras que las VPN son plataformas que permiten la navegación anónima por la red. De hecho, en cada conexión, se asigna aleatoriamente un nuevo número de IP a un terminal, por lo que el anonimato está casi garantizado.

"Es posible que sangremos": las plataformas radicales se preparan para tomar la calle

De momento, esa discreción no les ha dado resultado. Por eso, la plataforma Crides, una de las más activas en cuanto a llamamientos a las movilizaciones, distribuía el teléfono del despacho de Gonzalo Boye, curiosamente el abogado defensor de Carles Puigdemont. “Se anuncian más detenciones, estad alerta. Si necesitáis un abogado en caso de detención…”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios