Es noticia
Menú
Moreno se resigna y enfría la reforma de la financiación hasta después del ciclo electoral
  1. España
  2. Andalucía
REUNIÓN CON JAVIER LAMBÁN

Moreno se resigna y enfría la reforma de la financiación hasta después del ciclo electoral

El presidente andaluz y el aragonés defienden la necesidad de revisar el modelo de reparto de fondos, pero admiten la dificultad de poner de acuerdo a las comunidades pobladas con las despobladas

Foto: Javier Lambán y Juanma Moreno se saludan en el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz. (EFE / José Manuel Vidal)
Javier Lambán y Juanma Moreno se saludan en el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz. (EFE / José Manuel Vidal)

"A unos meses de las elecciones no es el momento, es muy difícil". Juanma Moreno levanta la bandera de la reforma de la financiación autonómica, pero sabe que le tocará esperar al menos un año para que el debate se pueda abrir. La presión del presidente andaluz desde que llegó a San Telmo se ha dado de bruces con la dificultad que tienen el PP y el PSOE para llegar a grandes acuerdos y, ahora, con la reactivación de un ciclo electoral que ya se antoja inminente con las municipales y las autonómicas.

El presidente de la Junta recibió este jueves a Javier Lambán para firmar un acuerdo sobre una infraestructura ferroviaria y logística. Pero utilizó la misma escenografía que en encuentros previos con otros presidentes autonómicos. El valenciano Ximo Puig inauguró la práctica y fue sucedido por el murciano Fernando López Miras. Moreno forma con sus dos homólogos levantinos una entente en defensa de un nuevo sistema que otorgue más recursos a las comunidades más pobladas y que ahora están infrafinanciadas.

Foto: Carolina España y María Jesús Montero conversan en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de finales de julio. (Rodrigo Jiménez/EFE)

Alberto Núñez Feijóo y Javier Lambán han sido los otros dos barones —ya expresidente en el caso del gallego— que han pasado por el Palacio de San Telmo en estas cumbres bilaterales. Y aunque también creen que es necesario remodelar la financiación, pero con otras prioridades. Esta dualidad sirve como ejemplo de esa dificultad a la que alude Moreno y que ya hace imposible abrir el melón de la financiación. Pero resulta llamativo porque es la primera vez que el andaluz reconoce que tendrá que esperar.

Este bloqueo ya lo había admitido el Gobierno central por boca de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. La política sevillana ya habla de la próxima legislatura, gobierne quien gobierne. Es reseñable que esta semana, en la sesión de control en el Congreso, Pedro Sánchez acusó al PP de "secuestrar" la negociación sobre la financiación igual que, aseguró, hace con la renovación del CGPJ.

Foto: Entrevista a Ángel de la Fuente (Fedea). (Fotografías: Ana Beltrán)

Lo cierto es que la situación tiene que ver con la disparidad de opiniones que hay en el seno de PP y PSOE, como dejan ver las dos facciones de presidentes que han pasado por la sede de la Junta de Andalucía. Ni siquiera están de acuerdo en la fórmula para comenzar a abordar el debate, ya que el Gobierno exige a los populares que fijen una posición común dentro del partido antes de negociar y el PP defiende que las conversaciones deben liderarlas desde Moncloa.

Moreno cree que el proceso debe ponerse en marcha en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y que el inicio de los trabajos deben realizarlos los técnicos de las distintas consejerías de hacienda. Parte de ese camino ya se ha recorrido con la definición del concepto de población ajustada que ha iniciado el Ministerio de Hacienda y que ha contado con las aportaciones de las comunidades. Pero el debate político todavía tendrá que esperar.

La imposibilidad de PP y PSOE de fijar una posición única entre sus comunidades genera un bloqueo que solo empeorará ante la cercanía electoral

El consenso que ya existe, como han mostrado Moreno y Lambán, se limita a la necesidad de cambiar el modelo y a la certidumbre de que al sistema "hay que inyectarle más dinero", como dijo Moreno. El presidente andaluz aludió al acuerdo que salió del Parlamento regional en 2017 a instancias de la izquierda y con la bendición de María Jesús Montero, entonces consejera. Ese pacto contó con el apoyo del PP, en la oposición, y cifraba en 16.000 millones de euros la cantidad necesaria para compensar el sistema. Moreno no aludió a la fórmula que propone para agrandar la tarta de la financiación y evitó hablar del fondo de compensación para las comunidades más perjudicadas por el modelo delante de Lambán, que no apoya esta idea. "Todas las comunidades estamos infrafinanciadas", defendió el presidente aragonés, que también rehuyó el choque.

Los dos barones regionales, uno del PP y otro del PSOE, se vieron en un momento de tensión entre sus partidos, pero desbordaron buena sintonía. "No tengo que pedir permiso para visitar a mi buen amigo Juanma Moreno", espetó Lambán que eludió asuntos espinosos como el debate fiscal. Se puso del lado de la armonización fiscal que defiende el Gobierno, pero matizando que deben ser las comunidades quienes acuerden esos tipos mínimos y máximos en los impuestos cedidos. Eso sí, hizo una defensa a ultranza de la autonomía fiscal. "Yo no he venido aquí a reprocharle nada a Juanma Moreno ni al Gobierno de España", zanjó el aragonés.

Ni la controversia sobre cuál debe ser la sede de la próxima Agencia Espacial Española, con Sevilla y Teruel en la liza, ha generado fricciones entre Lambán y Moreno. "España se hace de muchas maneras y también se hace desde la cooperación y el diálogo entre comunidades que distan en kilómetros pero tienen objetivos comunes", defendió el andaluz. Su homólogo aragonés hizo una encendida defensa del autonomismo y lo situó como el elemento diferencial que ha permitido a su región acercarse a "los vecinos del este", en referencia a Cataluña. Y que hará de Andalucía, afirmó, la comunidad más pujante del país en lo económico "dentro de un tiempo".

"A unos meses de las elecciones no es el momento, es muy difícil". Juanma Moreno levanta la bandera de la reforma de la financiación autonómica, pero sabe que le tocará esperar al menos un año para que el debate se pueda abrir. La presión del presidente andaluz desde que llegó a San Telmo se ha dado de bruces con la dificultad que tienen el PP y el PSOE para llegar a grandes acuerdos y, ahora, con la reactivación de un ciclo electoral que ya se antoja inminente con las municipales y las autonómicas.

Juanma Moreno Javier Lambán Partido Popular (PP) PSOE Ministerio de Hacienda Financiación autonómica Ximo Puig