Socialistas andaluces piden consultar a las bases sobre un pacto con el PP de Moreno
  1. España
  2. Andalucía
EL TABLERO ANDALUZ SE MUEVE

Socialistas andaluces piden consultar a las bases sobre un pacto con el PP de Moreno

Las dudas crecen en la izquierda sobre la ventaja que supondría para Espadas cerrar un acuerdo presupuestario con el presidente de la Junta. El cambio de rumbo sacude un partido aún en interinidad

Foto: Luis Ángel Hierro, votando en las primarias. (EFE)
Luis Ángel Hierro, votando en las primarias. (EFE)

El tercer candidato en las primarias por el liderazgo del PSOE andaluz, Luis Ángel Hierro, ha abierto la caja de los truenos al expresar con rotundidad que es un “error estratégico grave” la vía abierta por Juan Espadas para pactar los próximos Presupuestos con el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno (PP). Un movimiento que ha sacudido el tablero político de la comunidad y que rompe la dinámica de trincheras del ámbito nacional. Hierro ha pedido públicamente que, de cerrarse un acuerdo, se haga una consulta previa a la militancia socialista. Ese procedimiento no es obligatorio, según el reglamento del partido, ni sería vinculante. Si hay pacto, deberán pronunciarse el Comité Federal y los máximos órganos del partido en Andalucía.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), y el candidato socialista a la presidencia de la Junta, Juan Espadas. (EFE)

Su aviso ha puesto un altavoz a muchas voces que en privado dudan y se preguntan por la oportunidad de ese pacto con el PP, un movimiento que terminaría de dar a Moreno el traje de hombre moderado y alejado de Vox que creen necesita para barrer en las urnas andaluzas. En las provincias, las direcciones del PSOE se guardan su opinión o dejan claro que nadie les ha consultado. Muchas están en sus propias batallas internas y lamentan además que Espadas esté “dejando de hacer” en lo orgánico. La ejecutiva regional, aún compuesta por el núcleo duro de Susana Díaz, está suspendida a la espera del próximo congreso andaluz. “Ahora mismo, en el partido hay una situación de enorme interinidad porque lo nuevo no ha terminado de llegar y lo viejo no ha terminado de irse”, resume un diputado socialista.

Ruido interno y batallas abiertas

Hierro obtuvo un porcentaje muy pequeño de apoyo en las pasadas primarias de junio, apenas un 5,5% de los votos, frente al 55% de Juan Espadas o el 38% de Susana Díaz. La expresidenta, retirada en el Senado, y los que quedan de aquella dirección eluden pronunciarse públicamente sobre la nueva estrategia de oposición del actual líder del PSOE-A. Otra cosa es lo que digan en privado, y a muchos no les gusta o, como mínimo, les genera un importante desconcierto la foto de Moreno y Espadas de la mano negociando los Presupuestos.

Ahora mismo, el PSOE andaluz, metido de lleno en la celebración del congreso federal de los próximos días 15, 16 y 17 de octubre, camina hacia su cónclave regional, previsto para la primera semana de noviembre. Después, vendrán los provinciales. Por eso la elección de Juan Espadas como secretario general del partido en Andalucía aún no se ha consolidado. Este, que sigue siendo alcalde de Sevilla, ha trabajado con un núcleo de su confianza la presentación de la ponencia marco para el congreso, con medidas novedosas, como la garantía por ley de una primera oportunidad laboral para los jóvenes de la comunidad, que a sus detractores les suenan a promesas electorales de relumbrón y "de poca chicha ideológica".

Espadas no ha ocultado nunca que su estrategia pasaba por una oposición pactista, que dejara fuera del foco a Vox

Espadas no ha ocultado nunca que su estrategia pasaba por una oposición pactista, que dejara fuera del foco a Vox. Lo propuso nada más llegar con la negociación de la ley de suelo, que la extrema derecha había dejado caer. Lo ha vuelto a poner sobre la mesa con los Presupuestos. No es nuevo tampoco en su trayectoria política, es lo que hacía en el Ayuntamiento de Sevilla, pactando a izquierda y derecha para sacar las cuentas.

El líder del PSOE andaluz asegura que actúa de forma autónoma cuando se le ha preguntado si cuenta con el visto bueno de Ferraz para dar este paso de acercamiento al PP, reivindicando que es secretario general de Andalucía. Lo cierto es que la dirección federal apoya, en público y en privado, este movimiento táctico y cree que además daría oxígeno a Pedro Sánchez y se lo quitaría a Pablo Casado.

Foto: Reunión de Moreno y López Miras. (EFE)

“En este partido, todo el mundo tiene opiniones y eso no es malo, pero estamos en una situación excepcional que requiere de soluciones excepcionales”, aseguran fuentes próximas a Espadas, que insisten en que estamos solo en “el inicio” y que aún no hay “ni un papel ni un dato”. “¿Quién del PSOE se va a negar a que haya más dinero para la educación pública, la sanidad pública o para combatir la violencia de género?”, se preguntan en el equipo de Espadas. Entienden además que el movimiento no solo descoloca a Vox sino también a Ciudadanos. Algo evidente tras oír al vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs), visiblemente molesto por esa negociación entre PSOE y PP.

La situación interna es ahora mismo transitoria en el PSOE andaluz y eso genera ruido, admiten todas las partes. “Juan [Espadas] ha conseguido agitar el tablero y situarse en el centro después de tres años de incomparecencia de la oposición socialista. Ha permitido engordar a Moreno como hombre de centro. Está bien pensado”, añade un diputado cercano a Espadas. “Ha conseguido más en tres meses que los de antes en tres años y, claro, hay roces”, admiten en el grupo socialista.

Hierro advierte de que el movimiento del alcalde de Sevilla es "una jugada a corto plazo que permitirá alejar las elecciones autonómicas"

Nada que ver con la lectura de quien fue rival de Espadas en las primarias. Hierro advierte de que el movimiento del alcalde de Sevilla es “una jugada a corto plazo que permitirá alejar las elecciones autonómicas”, pero “esa táctica política”, advierte, “genera un problema estratégico grave”. Las encuestas no dan al PSOE andaluz el efecto rebote que se suponía tras las primarias. Necesitan ganar tiempo. El problema de un viraje al centro es que pone a Espadas a disputar los votos en un espacio donde ya compiten tres actores, contando a PP y Cs, y deja a la intemperie el flanco izquierdo. “El verdadero objetivo debería estar en la bolsa de abstencionistas de la izquierda”, avisa el exdiputado andaluz y catedrático de Economía Pública de la Universidad de Sevilla. "Si vas a los barrios obreros, la gente ve este pacto con el PP como una traición, ya no nos acordamos del ‘no es no’ a Rajoy", señala aludiendo al movimiento táctico de Sánchez que lo encumbró hacia el liderazgo del partido.

Protestas de los sindicatos

A la izquierda del PSOE hay silencio. Adelante Andalucía, con Teresa Rodríguez, Unidas Podemos o Más País creen que el paso de Espadas les deja espacio a la izquierda y les conviene electoralmente. Recuerdan en las filas de Podemos que ya advirtieron de que el líder de los socialistas “era un calco” de Moreno, con posiciones ideológicas muy próximas. También en ámbitos como el de los sindicatos hay desconcierto con el acercamiento al PP para sacar los Presupuestos y se expresan dudas, ahora justo, advierten, cuando se preparan movilizaciones en la calle.

La secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, y la secretaria general de CCOO Andalucía, Nuria López, han convocado una manifestación para el 7 de octubre en Sevilla, que llegará a San Telmo y tiene como lema 'Porque es nuestro futuro. Recuperación real y empleos justos'. En dicha manifestación, los dos sindicatos reivindican el empleo decente y los recortes "que están sufriendo los servicios públicos, especialmente sanidad, educación y dependencia", según explicaron ambos en un comunicado.

Susana Díaz Pedro Sánchez Pablo Casado Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda