Espadas habla de "modernización" pero no convence a la izquierda: "Es un calco de Moreno"
  1. España
  2. Andalucía
NUEVO LÍDER ANDALUZ

Espadas habla de "modernización" pero no convence a la izquierda: "Es un calco de Moreno"

Sin rivales, el próximo viernes será proclamado secretario general del PSOE andaluz y entre sus retos está construir puentes con una izquierda que desconfía, está dividida y enfrentada

placeholder Foto: Juan Espadas. (EFE)
Juan Espadas. (EFE)

El PSOE andaluz estrenará con todos los galones nuevo jefe la próxima semana. Ungido por Pedro Sánchez, desde hoy Juan Espadas se encamina a toda velocidad al cargo de secretario general del partido en Andalucía. No tiene rivales, es el único candidato y será nombrado sin urnas, por aclamación el 23 de julio. A su izquierda, los partidos andaluces, fragmentados en tres formaciones, no lo reciben con mucho entusiasmo. "Es más de lo mismo", dicen en Unidas Podemos. "Es un perfil de centro moderado muy parecido a Juanma Moreno, casi un calco pero del PSOE", señalan en Adelante Andalucía.

El alcalde de Sevilla ya ha anunciado hoy sus primeros objetivos durante un acto del PSOE-A celebrado en Sevilla, donde se ha comprometido a impulsar el "mayor proceso de participación" en la historia de la federación socialista andaluza y a impulsar un proyecto de "modernidad" para la región. Espadas quiere abrir así una nueva etapa al frente de los socialistas andaluces, un cargo orgánico que tiene intención de compaginar con el ayuntamiento de Sevilla hasta que, al menos, se convoquen las elecciones autonómicas. Esos son sus planes aunque no lo tendrá fácil. Las encuestas auguran la consolidación del actual bloque de derechas en las próximas elecciones y el PSOE debe abrir diálogo con los partidos a su izquierda, divididos en tres, con Unidas Podemos, Adelante Andalucía y Más País Andalucía, este último sin representación en el Parlamento.

Con la salida de Susana Díaz del Parlamento andaluz, será senadora por designación autonómica y tomará posesión del escaño en septiembre, el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno (PP), a quien sonríen las encuestas y lo sitúan cerca de la mayoría absoluta, se queda sin rivales de peso en las sesiones de control de la Cámara autonómica.

Sin primeros espadas

Aún no se sabe quién asumirá la candidatura de Unidas Podemos por Andalucía, aunque posiblemente nadie con escaño en estos momentos. Teresa Rodríguez, al frente de Adelante Andalucía, no tiene turno de control por haber sido expulsada de su grupo y ser diputada no adscrita. Así, las sesiones quincenales que interpelan al presidente contarán con los 'masajes' de PP y Cs, y la pregunta, más o menos dura de Vox, según toque el día. Su portavoz, Manuel Gavira, no se sabe si será candidato aunque suena Macarena Olona, diputada en el Congreso por Granada. PSOE, Unidas Podemos y Adelante Andalucía deberán sumar fuerzas para ponérselo más difícil al Gobierno de las derechas y los tres partidos saben de la importancia de tejer alianzas, aunque tampoco muestran entusiasmo.

Espadas se estrenó como candidato del PSOE andaluz liderando una oferta al Gobierno andaluz para llegar a acuerdos en el Parlamento que permitieran aislar a Vox. El proyecto más urgente que estaba sobre la mesa era la ley del suelo, una norma clave en la agenda del Ejecutivo de PP y Cs que había sido derrotado por los votos de Unidas Podemos, que presentó una enmienda a la totalidad, Adelante Andalucía, PSOE y la abstención de Vox.

Foto: Juan Espadas. (EFE)

Espadas, que ha sido consejero de Vivienda y que como alcalde conoce bien las dificultades del planeamiento urbanístico para los ayuntamientos, tendió la mano para salvar ese proyecto si se sometía a mejoras técnicas. Casi bastó esa mano tendida para que Vox decidiera cambiar el rumbo de acoso y derribo al Gobierno y llegara a un acuerdo para salvar la ley que colaboró a derrotar a finales de mayo. La oferta de acuerdo en un tema del que la izquierda ha hecho bandera desconcertó a los grupos parlamentarios. "Venían a hacer otra oposición distinta y al final es todavía más floja que la de antes, es más de lo mismo", señalan desde Unidas Podemos.

Precedentes en Sevilla

La mano tendida de Espadas en su estreno al Gobierno de PP y Cs estaba medida. Quería vender la idea de una "oposición constructiva" y defender que iba a hacer lo que ha hecho en el ayuntamiento de Sevilla, pactar a derecha e izquierda, cultivando un perfil moderado y cerrando acuerdos en su mandato con Cs, PP o Adelante Sevilla. En realidad, sus rivales en el consistorio a la izquierda se quejan de que siempre ha preferido el centro derecha. Con ese mismo mensaje y algo de desconfianza lo reciben los partidos del Parlamento en el ala izquierda.

En plena política de bloques, cuando las encuestas dicen que PP podría reeditar su gobierno pactando con Cs, si se salva, o con Vox, las izquierdas no tienen cauces de comunicación. Susana Díaz no hablaba con Teresa Rodríguez. Ahora la ruptura de Adelante Andalucía, desgajada de Unidas Podemos, dificulta aún más el panorama. Espadas tiene que mimar la interlocución con dos partidos a su izquierda que a la vez no tienen ningún tipo de diálogo entre sí y apagan aún los rescoldos de su batalla interna. El alcalde de Sevilla ha proclamado más de una vez que es consciente y que lo hará. En una de sus últimas visitas al Parlamento andaluz saludó amistosamente al presidente Moreno, pero hizo un aparte con más interés con la portavoz de Unidas Podemos, Inma Nieto, de talante cordial y defensora también de la oposición constructiva.

Foto: Juan Espadas. (EFE)

"Es verdad que las relaciones humanas ahora son más fáciles. Tenemos más cercanía con la nueva dirección del grupo socialista, eso es indudable", señalan desde la dirección de Unidas Podemos aludiendo a la interlocución con Ángeles Férriz y María Márquez, que han sustituido a la 'vieja guardia' de Susana Díaz, con quien los puentes saltaron por los aires hace años. Sin embargo, admiten que la mano tendida para pactar con el PP la ley del suelo los dejó "ojipláticos" y que con ese gesto el PSOE "lanza un mensaje muy a contracorriente" de lo que esperaban, confiesan. "Con esa ley Andalucía vuelve a su política del ladrillo de los 90, a la especulación y la cultura del pelotazo", advierten fuentes de Unidas Podemos, "los tiempos deben ir para otro lado".

"Creemos que Espadas está jugando un papel en una coyuntura política determinada y para nosotros no es una novedad, el PSOE enfatiza su imagen de centro moderado porque cree que puede captar votos de Cs pero se equivoca. Es una estrategia electoral", señalan fuentes de Izquierda Unida, que admiten que en la actual política de bloques al final si dan los números habrá que pactar sobre un programa y poco más.

Condenados a entenderse

Desde Adelante Andalucía, el diputado no adscrito José Ignacio García, insiste en esa misma línea. "Un nuevo PSOE está claro que no es, los susanistas de toda la vida ahora son espadistas de toda la vida", apunta, aunque también cree que con la nueva dirección del grupo socialista "es más fácil hablar". "Políticamente no esperábamos otra cosa, es más de lo mismo", sostiene este diputado en el partido de Teresa Rodríguez. Para Adelante Andalucía ya hay gestos simbólicos y "cosas muy significativas". Una, la puerta abierta para pactar la ley del suelo. Otra, el acuerdo entre PP y PSOE para que la educación infantil de 0 a 3 años no fuera gratuita en la nueva ley. "Al final, se protegen y evitan la gratuidad de ese primer ciclo de infantil", señalan sobre la norma que acaba de ver la luz.

"Ya en el ayuntamiento de Sevilla hemos visto que Espadas ha hecho políticas neoliberales, con PP y Cs, los acuerdos más importantes, sobre por ejemplo el uso del suelo, los ha hecho con la derecha", apunta este diputado. "Nosotros nos tendremos que sentar a hablar con todo el mundo, sin vetos, por supuesto, pero sobre un proyecto socialdemócrata, más allá de nombres propios. Este PSOE es igual que el de antes y no ha hecho autocrítica de la última década. Nada ha cambiado", concluye. En medio de la política de bloques en España, los partidos de la izquierda están condenados a entenderse, también en Andalucía, la coalición de PSOE y Unidas Podemos en el Gobierno de la nación es el único camino, pero entusiasmo para recibir al nuevo líder socialista no hay precisamente.

PSOE Adelante Andalucía Parlamento de Andalucía Teresa Rodríguez Unidas Podemos Izquierda Unida Juanma Moreno Susana Díaz Pedro Sánchez
El redactor recomienda