La nueva izquierda regionalista inicia el asalto a Podemos y atrae a críticos de Iglesias
  1. España
  2. Andalucía
ADELANTE ANDALUCÍA QUIERE IR AL CONGRESO

La nueva izquierda regionalista inicia el asalto a Podemos y atrae a críticos de Iglesias

Teresa Rodríguez estrecha lazos en el Senado con fuerzas como Más Madrid, Compromís o Més Per Mallorca y agita las aguas de Podemos, que los acusan a ella y a Errejón de dividir

placeholder Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez, presenta Adelante Andalucía. (EFE)
La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez, presenta Adelante Andalucía. (EFE)

Teresa Rodríguez pasó el lunes en Madrid una jornada intensa de entrevistas, reuniones y encuentros con otras formaciones políticas. Nada nuevo bajo el sol en la agenda de un político, pero no se sabe bien por qué, o sí, su presencia en la capital agitó mucho el patio a la izquierda del PSOE. La diputada andaluza, que remonta el vuelo y deja atrás una cruenta y fea guerra civil con Podemos e IU en Andalucía, tras firmar estos partidos la expulsión de su grupo, Adelante Andalucía, por “tránsfuga”, llegó a Madrid como un gesto. Andalucía formará parte de esa nueva izquierda regionalista, cuando no nacionalista, que ha llegado, avisan, para quedarse. El movimiento ha llamado la atención de la corriente crítica con Pablo Iglesias y con la nueva dirección que se postula, con Ione Belarra al frente. Los canales de interlocución están abiertos y es previsible, apunta un exdirigente de la formación morada, que haya novedades próximamente.

Al bajarse del AVE, Teresa Rodríguez quería decir, así lo explican fuentes de su equipo, que piensa llevar la voz de Andalucía a Madrid, dejarse oír con acento propio, anunciar que concurrirá a las generales, algo casi de Perogrullo, pero que hizo a muchos enarcar las cejas. La amenaza de cierre de la factoría de Airbus en Puerto Real (Cádiz), el acuerdo alcanzado para cerrar esa planta, en el plazo de un año y a cambio de un centro de innovación aeronáutico, entre el Gobierno de Pedro Sánchez y las federaciones de industria de UGT y CCOO en Madrid, a espaldas del comité de empresa de la planta industrial, ignorando la huelga indefinida de la plantilla, sin tener en cuenta lo que se piensa en la factoría gaditana, le dio la percha perfecta para explicar su proyecto. Un partido que sea netamente andaluz, repite Rodríguez, “con voz propia” en el Congreso de los Diputados, capaz de condicionar gobiernos como consiguen las fuerzas nacionalistas de Euskadi o el País Vasco tradicionalmente. La moción en el Senado sobre Airbus fue rechazada por PSOE y ERC.

Es el eje del discurso de Adelante Andalucía, que se relanzará como marca andalucista sin referencias en Madrid, sin ser una sucursal ni una delegación de ningún partido con sede en la capital, y no es el único que surge con esta naturaleza a la izquierda del PSOE y, en muchos casos, como disidencia de Podemos.

Una fórmula en el Senado

La fórmula del grupo de Izquierda Confederal en el Senado es la que señalan desde Adelante Andalucía como referencia. Un grupo que integra la formación andalucista junto a Més Per Mallorca, Más Madrid, Compromís, Geroa Bai y la Agrupación Socialista de La Gomera, y donde los senadores, explican fuentes del grupo, trabajan “con generosidad y compañerismo”, cada uno desde su espacio, desde la defensa de los intereses de su territorio, pero en buena sintonía, cediéndose cupos de preguntas o iniciativas, en resumen, ayudándose.

Rodríguez pudo compartir en la Cámara Alta un almuerzo informal con algunos de estos representantes de la mano de la senadora Pilar González y después mantuvo una entrevista de trabajo con Més Per Mallorca. Todos estos grupos han vivido muy de cerca la maniobra tejida en Madrid con origen en el Pacto Antitransfuguismo de Podemos, IU y el PSOE para expulsar a Rodríguez del grupo de Adelante Andalucía en el Parlamento andaluz. Se sumaron en su momento a la oposición a ese acuerdo que denunciaron daban carta blanca a los aparatos de los partidos, consolidando una 'partitocracia' sin pluralidad y con estructuras dirigidas con mano de hierro desde Madrid, de la que la mayoría de estas formaciones, por su propia naturaleza, huye. Quizá ninguno de los urdidores de aquella operación política para ‘arreglar lo del sur’ calculó lo que iba a unir a distintas formaciones nacionalistas de izquierda esa maniobra y el oxígeno que iba a dar a Rodríguez ante esos partidos nacionalistas, quizá por pura solidaridad.

Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. (EFE)

La apuesta de Teresa Rodríguez, que camina con fuerzas como Izquierda Andalucista, Primavera Andaluza o Defender Andalucía, ha coincidido en los tiempos políticos con el éxito de Más Madrid y la apuesta de Íñigo Errejón de extender ese modelo de partidos confederados, de izquierdas, con anclaje propio en los territorios, al modo de Los Verdes en Alemania, con un discurso más transversal que el de Podemos, más socialdemócrata.

Sintonía con Errejón

Dos de los nombres con más peso que estuvieron en el origen de Podemos, Teresa Rodríguez, de la mano de Anticapitalistas, y el propio Errejón, han encontrado su hueco para ir creciendo al margen de las siglas de Podemos, que los hicieron conocidos en la política española. Al principio, Rodríguez y Errejón eran polos opuestos del mismo proyecto. Se vio con claridad en 2015 tras las elecciones andaluzas, cuando la entonces coordinadora de Podemos en Andalucía cerró de un portazo la posibilidad de un acuerdo de investidura con el PSOE de Susana Díaz, mientras que el ‘alma moderada’, la de Errejón, pedía que se hablara y lanzaba puentes por arriba. Desde entonces, ha llovido mucho: seis años después, desde proyectos distintos, hay puentes de entendimiento y cierta conexión.

Foto: La líder andaluza de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. (EFE)

La pregunta que más se repite es si Rodríguez y Errejón irían de la mano en unas elecciones, en confluencia electoral, algo que Errejón dejó abierto avisando de que la decisión se tomaría en Andalucía. La coordinadora de Más País Andalucía, la profesora de Derecho Constitucional Esperanza Gómez, tiene buena sintonía con Rodríguez, ambas fueron diputadas de Podemos en 2015, pero también discursos políticos diferentes. No es una confluencia que esté clara, ni mucho menos, pero sí hay entendimiento y respeto entre ambas partes. Con Podemos, los puentes sin embargo están rotos.

Aún queda mucho para avanzar este tipo de decisiones, pero los movimientos en esta izquierda, nacionalista, pegada al territorio, que coge vuelo al calor de otras opciones, como Teruel Existe, ya con vida en el Congreso, achica espacio a Podemos y se nota en el nerviosismo de sus dirigentes. Mientras Podemos se reinventa tras la salida de Pablo Iglesias con un tándem, el de Ione Belarra al frente del partido y Yolanda Díaz como vicepresidenta del Gobierno y futura candidata, pequeños partidos nacidos en los territorios, muchos formados por mareas o corrientes originalmente en la formación morada, mueven ficha.

Un tuit de Juan Carlos Monedero, tertuliano habitual del programa de Ana Rosa en Telecinco, dejó claro el nerviosismo en forma de pataleta o ataque de celos, casi: “Hay una izquierda que no solamente no molesta en los grandes medios, sino que es la izquierda mimada por esos grandes medios. Y que, invariablemente, de una manera y otra, dispara contra la izquierda que molesta”. Es el discurso con el que responde Unidas Podemos frente a figuras como Errejón o Rodríguez, a los que acusa de dividir a la izquierda y fortalecer a las derechas, dando por hecho, claro, que la única izquierda posible es la de Podemos. Lo dirán las urnas, aunque algo se mueve en este ámbito político.

Teresa Rodríguez Adelante Andalucía Íñigo Errejón Más Madrid Juan Carlos Monedero Ione Belarra Yolanda Díaz
El redactor recomienda