Teresa Rodríguez lanzará partido propio en junio y tiende puentes con Errejón
  1. España
  2. Andalucía
LA IZQUIERDA ANDALUZA, ROTA

Teresa Rodríguez lanzará partido propio en junio y tiende puentes con Errejón

La reforma del Reglamento del Parlamento, aprobada esta semana para precipitar la expulsión de la exlíder de Podemos, deja rota a la izquierda y dificulta las futuras alianzas

placeholder Foto: Iñigo Errejón y Teresa Rodríguez. (EFE)
Iñigo Errejón y Teresa Rodríguez. (EFE)

Teresa Rodríguez dijo en la tribuna del Parlamento andaluz que era ella más de Paquita la del Barrio, cantante de la ranchera ‘Rata de dos Patas’, pero que iba a optar por Chavela Vargas. “Que les vaya bonito”, les dijo con amargura a los diputados del que fue su grupo, Adelante Andalucía, una marca electoral formada por Podemos e IU. La izquierda andaluza emprende nueva etapa. Muy incierta además. Son muchos peleando en el mismo 'ring'.

Será difícil recomponer el espacio a la izquierda del PSOE en Andalucía. La fractura ocurre en el peor momento para sus intereses electorales. PP y Cs gobiernan de la mano de Vox en la comunidad después de casi cuatro décadas de hegemonía socialista y sus perspectivas electorales, según los sondeos, son buenas. La política de bloques manda y el de la izquierda andaluza está hecho trizas.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Avanzó Teresa Rodríguez que en las próximas elecciones habrá tres papeletas de izquierda en Andalucía. El PSOE se disputará el espacio con Unidas Podemos Andalucía, que integra a IU. Habrá un partido que está a punto de lanzar Teresa Rodríguez; esperan en su entorno que sea en junio. Peleará también el partido de Íñigo Errejón, Más País en Andalucía, que en octubre de 2020 eligió a la exdiputada de Podemos y profesora de Derecho Constitucional, Esperanza Gómez, como coordinadora en la comunidad. Gómez, que había sido diputada andaluza de Podemos, fue posteriormente senadora por la comunidad autónoma por designación de Adelante Andalucía. Dejó su escaño en la Cámara Alta para ser la cabeza de lista del partido de Errejón por Sevilla en las elecciones generales de noviembre de 2019.

Buena relación con Más País

Nada tienen que ver las relaciones de Teresa Rodríguez con sus antiguos compañeros. Con Podemos “los puentes están completamente rotos”, señalan desde el círculo de la dirigente gaditana. Con el partido de Íñigo Errejón, cuya candidata en Madrid ha logrado revolucionar con otro tono más propositivo el patio de la izquierda en campaña, hay ahora “total sintonía”. Los nueve diputados no adscritos expulsados de Adelante Andalucía, en una maniobra sin precedentes en el Parlamento andaluz, han tenido durante estos meses, desde el pasado octubre, el apoyo de los dirigentes de Más País.

Foto: Ilustración: Irene de Pablo

En Andalucía, Esperanza Gómez, como profesora de Derecho Constitucional, se volcó con sus excompañeros de escaños para frenar una reforma del Reglamento que presentaba numerosas dudas jurídicas. Ha sido ella quien ha asesorado con más solvencia a estos diputados e incluso propuso la terna de juristas que los no adscritos pidieron que comparecieran en el Parlamento andaluz para valorar la reforma del Reglamento, entre quienes estaban el catedrático Javier Pérez Royo, muy cercano a Podemos. El resto de partidos impidieron que este trámite de información y comparecencias se produjera en una reforma exprés y ajustada al pacto antitransfuguismo sellado en Madrid.

También Más País ha mantenido una posición firme de rechazo a esa adenda del pacto sellado en noviembre en Madrid, hecho a la medida de Teresa Rodríguez para arrinconarla en Andalucía y que ha inspirado literalmente la reforma del Reglamento del Parlamento. “El transfuguismo no debe confundirse con la libertad de discrepar de las decisiones de las ejecutivas, por muy legítimas que estas sean. No se puede amordazar la pluralidad ni censurar la tarea que, en conciencia, como garantiza la Constitución, debe realizar el cargo electo”, objetó Más País junto a otros partidos como Més per Mallorca, Equo, Compromís y Geroa Bai al nuevo pacto antitransfuguismo.

Foto: Teresa Rodríguez. (EFE)

¿Y ahora qué? Unidas Podemos en Andalucía no tiene aún líder ni cabeza de cartel. Ni la actual dirigente de Podemos Andalucía, Martina Velarde, ni el coordinador regional de IU, Toni Valero, tienen escaño en el Parlamento andaluz. Pelean por conquistar su espacio al margen de Teresa Rodríguez, a la que acusan de haber practicado un “hiperliderazgo” que ha debilitado a la organización de Pablo Iglesias en Andalucía y que ha obligado, tras su expulsión, a pulsar el botón de reinicio. Su gran baza sería presentar como candidato al ministro de Consumo, Alberto Garzón, líder de IU. Es una idea que acarician con anhelo en las filas andaluzas pero que enfrían desde el equipo del ministro. Queda mucho tiempo, advierten, aún no hay unas elecciones convocadas y pueden pasar muchas cosas, trasladan cuando se pregunta si Garzón estaría dispuesto a ‘hacerse un Iglesias’ y dejar el Ministerio para ser candidato en Andalucía.

Un partido andalucista

En el lado de Teresa Rodríguez sí que tiene claro que ella será la candidata en unas autonómicas, aunque la gaditana ha dejado muchas veces la puerta abierta a su retirada y asumió que no repetiría más de dos legislaturas. La primera vez que fue cabeza de cartel en Andalucía fue en las elecciones de 2015.

En su órbita se mueven celebrando asambleas comarcales y provinciales y activando un nuevo proyecto que quieren que se constituya como partido político y se presente "como muy tarde” en junio. La pandemia, admiten, está complicando estas asambleas y el contacto con la gente. “Se está sumando mucha gente que ni siquiera esperábamos”, insisten en sus filas. El andalucismo es la principal bandera que va a enarbolar este futuro partido, que aún no tiene nombre y que no saben si acabará llamándose Adelante Andalucía, marca que registró Rodríguez pero que ha quedado muy degradada por la guerra fratricida en sus filas.

Foto: Teresa Rodríguez, durante el acto de refundación de Adelante Andalucía. (EFE)

Ahora mismo forman parte del proyecto formaciones como Primavera Andaluza, Izquierda Andalucista, Anticapitalistas y Defender Andalucía. Este último es un proyecto joven y muy reivindicativo que ha dado el paso de integrarse y que ha puesto en pie lo que llaman “andalucismo de tercera ola”, un nacionalismo andaluz que arrastra a mucha gente joven, del ámbito universitario y que ha conseguido crear moda con manifestaciones culturales, musicales e incluso reivindicaciones del acento andaluz en las campañas de publicidad de grandes marcas.

En lo que insisten quienes forman parte del proyecto andalucista es que serán un partido “con vocación muy transversal”. Quieren huir de la etiqueta de que son “una CUP a la andaluza”, con la que se refieren a ellos desde Podemos arrinconándolos en el ala de la izquierda más radical. Aseguran que se han abierto contactos diversos en muchos ámbitos que permitirán sumar al proyecto rostros nuevos y distintos que reforzarán el perfil andalucista del proyecto.

Diputados "amordazados"

Los diputados expulsados de Adelante Andalucía, ahora no adscritos, se han quedado “amordazados y engrilletados”, dice gráficamente uno de ellos, tras la reforma del Reglamento. No solo se quedan sin ninguna asignación económica, más allá de su salario, sino que no podrán ni siquiera presentar leyes o iniciativas en el Parlamento andaluz. Con todo, confían plenamente en el tirón y el liderazgo de Teresa Rodríguez y creen que pueden aspirar a conseguir representación por Sevilla, Cádiz y Granada. También cabe la posibilidad de que esos votos no sumen suficiente para alcanzar escaños pero tenga un efecto de dispersión directa en la izquierda, que perdería esas papeletas.

Unidas Podemos por Andalucía tampoco tiene a sus líderes en el Parlamento, pero se han hecho con una asignación económica del Parlamento de 1,7 millones de euros anuales que será clave para relanzar su proyecto político. La reforma del Reglamento devuelve a los grupos parlamentarios la asignación íntegra que tenían por la representación obtenida en las elecciones, no por los diputados que sigan teniendo. Es decir, cuentan con 1,7 millones como si tuvieran 17 diputados, pero ahora son 6 de IU. La motivación económica ha sido uno de los principales motores de esta agria guerra en la izquierda.

Adelante Andalucía Teresa Rodríguez Parlamento de Andalucía Íñigo Errejón Más País Izquierda Unida Pablo Iglesias Unidas Podemos Alberto Garzón
El redactor recomienda