La izquierda andaluza a la deriva: ni está ni se sabe cuándo llegará
  1. España
  2. Andalucía
LOS LÍOS INTERNOS LASTRAN LA OPOSICIÓN

La izquierda andaluza a la deriva: ni está ni se sabe cuándo llegará

El PSOE entra en ebullición según se acerca el congreso que decidirá sobre el liderazgo de Susana Díaz y Adelante Andalucía se rompe en una guerra cruenta, ¿qué está pasando?

placeholder Foto: La presidenta del grupo parlamentario de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
La presidenta del grupo parlamentario de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

La izquierda andaluza está desnortada cuando por primera vez la derecha ocupa el Gobierno andaluz, con un gabinete de PP y Cs con Vox como aliado imprescindible. En plena pandemia y cuando se acerca el ecuador de la primera legislatura sin los socialistas en el Gobierno, ni el PSOE ni lo que hay a su izquierda, con una guerra abierta entre Adelante Andalucía, Podemos e Izquierda Unida, son capaces de remontar y frenar a las derechas. Eso dicen las encuestas publicadas hasta el momento.

¿Qué está pasando en la izquierda andaluza? La pregunta no es fácil de responder y genera reflexiones de muy distinta índole. No hay un factor único que explique la crisis de las izquierdas en la oposición en Andalucía y además la naturaleza del desierto que atraviesa el PSOE es muy distinta al que transitan los otros partidos que comparten el espacios de las izquierdas en Andalucía.

"Un cansancio, un agarrotamiento"

Javier Aristu fue durante 35 años profesor de Literatura y de los 60 a los 90 participó en diversos proyectos políticos de la izquierda andaluza. Autor del libro 'El oficio de resistir. Miradas de la izquierda andaluza durante los años sesenta' y editor de la revista 'Pasos a la izquierda' es muy pesimista en su diagnóstico. "El cansancio después de 35 años de un gobierno con ese estilo y el desfondamiento del PSOE andaluz hace que no tenga ahora mismo arrestos ni energía interna para remontar a corto plazo su crisis, que es ahora mismo de poder, de estructura, de si es Susana Díaz u otro. Para seguir siendo un partido decisivo en Andalucía necesitan hacer una reflexión de tipo político, qué pinto yo en esta historia para los próximos diez años. Eso no lo han hecho ni lo van a hacer porque no hay energía y la única que les puede venir desde luego es desde fuera", asegura.

Su impresión es que Susana Díaz "tiene que salir, es un tapón, no tiene energía para liderar un proceso de renovación que no debe ser solo de estructura, sino de ideas políticas".

A la izquierda del PSOE tampoco ve soluciones a corto plazo. "Son iguales. Están en una burbuja de un grupo parlamentario de ahora tú, ahora yo, y hay un aislamiento total. Hay una pandemia que está llevándose por delante a decenas de persona cada día, hay una crisis económica apabullante con un 25% de paro y no hablan de eso", lamenta Aristu.

Foto: Teresa Rodríguez. (EFE)

Los tiempos en política nunca se pueden calcular con certeza pero Aristu cree que "esto va a durar". "Es resultado de un cansancio, un agarrotamiento de muchos años, de rutinas, de un Parlamento completamente esclerotizado, están aislados y la sociedad va por otro lado. No son capaces de metabolizar lo que está pasando porque hay una clase política muy mermada, desde el punto de vista de la calidad intelectual, están enquistados en peleas de palacio, parlamentarias. No veo a corto plazo posibilidades de regeneración, lamentablemente", reflexiona mientras pide perdón por su pesimismo.

"A la izquierda del PSOE son muy antiguos. Jubilado, me dedico a la reflexión y la observación y miro aquí en Andalucía y la respuesta siempre es 'no pasa nada, somos Andalucía', no saben que el mundo está transformándose de una manera brutal y violenta y no pasa nada, siguen pensando que Andalucía debe recuperar la autonomía del 76 pero si es que la cosa va por otro lado. Tienen ideas muy arcaicas, yo escucho a Teresa Rodríguez y me está pareciendo escuchar a un izquierdista de los años 70", considera Aristu.

"Podemos fue un estallido hace unos años y se ha venido abajo, lo veo como un eructo", dice Aristu

¿Qué referentes hay, dónde se podrían mirar? "Podemos fue un estallido hace unos años y se ha venido abajo, lo veo como un eructo. Desde mi perspectiva no tiene futuro. El único modelo de estabilidad política que está funcionando y conteniendo los populismos es Alemania con un pacto de Merkel y la socialdemocracia que no es mi modelo pero está funcionando, garantizando la estabilidad social ante el empuje de movimientos populistas brutales. Yo referentes no veo, impulsos por aquí por allí. Lo de Estados Unidos es positivo pero va a generar muchísima conflictividad con una parte de la sociedad asilvestrada, la que sigue a Trump, y un partido demócrata con convulsos movimientos internos. Nos quedan años por delante de convulsiones. Esto no se arregla. Esto es un vendaval que estamos sobrellevando y no se están dando cuenta nuestros dirigentes andaluces. Se creen que esto es como unas elecciones más. Es muy difícil, lo entiendo, hacer política cuando vas montado en un caballo salvaje", apunta quien ha sido un referente de la izquierda en Andalucía.

"La sociedad no ve proyecto"

Javier Torres Vela es licenciado en Ciencias Exactas y fue profesor de la Universidad de Granada, donde dio clases de Sociología Política y Electoral. Ingresó en el PSOE en 1975. Su trayectoria es larguísima y repleta de cargos. Fue consejero de Cultura, diputado en Cortes y presidente del Parlamento andaluz entre 1996 y 2004. Defiende que la sociedad andaluza sigue siendo más de izquierdas que de derechas. "Desde la Transición en España, sociológicamente la izquierda siempre ha sido mayoritaria en Andalucía. Esa clara mayoría se ha expresado muy mayoritariamente con un partido que es el PSOE y en un porcentaje menor con lo que había a su izquierda, con Julio Anguita y Luis Carlos Rejón obtuvieron sus mejores resultados en momentos de crisis de los socialistas”, recuerda.

Eso no ha cambiado, sostiene. "En las encuestas no percibo que haya cambiado la opinión de la mayoría de la ciudadanía. La gente no ha pasado de situarse al entorno del 4 al del 5 o el 6. sigue siendo mayoritariamente de izquierdas pero no encuentra proyecto, entusiasmo para traducir esa mayoría social en un voto claramente de izquierdas y con el espectáculo que están dando Adelante Andalucía, IU, Podemos y un PSOE plano, pues ya me dirás", explica Torres Vela.

Entiende que los dos espacios de izquierda en Andalucía están ahora mismo en crisis pero las razones no son las mismas. En Adelante Andalucía convulsionan, sostiene, porque "la izquierda, hija de la razón y el espíritu crítico, hace verdad aquella profecía del frente judaico de liberación: está en un permanente debate sobre la pureza de la izquierda que le impide asumir compromisos con la realidad social y acaban en un proceso de atomización reduciéndose cada vez más a la nada".

"El PSOE es un partido que hace mal sus transiciones de liderazgo", avisa Torres Vela

"El problema del PSOE es distinto, es un partido que hace mal sus transiciones de liderazgo, comete errores tácticos, gana las elecciones pero pierde el gobierno y esto lo lee mal. Cuando uno pierde el gobierno es muy difícil que la misma persona que lo ha perdido lidere la oposición. Felipe González lo entendió rápidamente y quien lo ha intentado se ha estrellado. Sé que me van a decir que hay un caso, el de Guillermo Fernández-Vara en Extremadura, pero es una excepción. La lógica en la política lleva a que cuando pierdes el poder se produce un pensamiento colectivo de que tú ya has pasado, has tenido tu oportunidad y es muy difícil que la gente vuelva a conectar. Es capaz de conectar de nuevo con el partido pero con otro equipo, otra gente. No entro ni siquiera a valorar si la oposición que están haciendo es buena o no. La lectura es otra. Es imposible poder liderar la oposición porque cada vez que hablas el equipo gobernante te lo recuerda y neutraliza tu opinión", reflexiona sobre el que es su partido.

Foto: Teresa Rodríguez. (IM)

Está convencido de que "el PSOE en Andalucía tiene que ser capaz de generar equipos nuevos que puedan divulgar un proyecto que sea reconocible o percibido como nuevo entroncando además en la operación con un pasado que, a pesar de que lo han intentado destruir, es bastante positivo para Andalucía".

"Susana Díaz se tiene que ir y ella quizás no lo sepa pero es que es muy difícil aunque sea muy sensato lo que diga. Da igual. Va más allá de ella, pienso que es una política de raza, valiosa. Sentarse en el banco de la oposición en el Parlamento enfrente del que tú has tenido siempre es muy complicado porque el debate es siempre el mismo, para los que estamos fuera es agotador porque es repetir siempre lo mismo. La derecha en esto tiene menos vergüenza pero también más inteligencia porque puede decir 'yo no estaba', cuando a Pablo Casado le sacan la Kitchen o Gürtel dice 'yo no estaba'", señala el expresidente del Parlamento andaluz.

Más difícil en Adelante Andalucía

En plena pandemia y a dos años de unas elecciones es imposible saber si la izquierda se recompondrá a tiempo para desalojar a PP y Cs del Gobierno andaluz. Ana Salazar, politóloga y directora de 'Idus 3', desconoce cuánto va a durar esto. "Por la parte del PSOE hasta que celebre su congreso regional, final de verano u otoño. Lo de Adelante Andalucía, que es ya un clásico de una izquierda en permanentemente descomposición, lo veo más difícil. Durará posiblemente hasta que quiten a Teresa Rodríguez o consigan que pierda foco y relevancia. Lo cierto es que la izquierda no puede pensar en volver a gobernar en la situación actual, porque ya no gobierna quien gana sino quien suma y si Teresa Rodríguez no piensa pactar con el PSOE —lo ha dicho de todas las maneras posibles—, no volverá a haber gobierno de izquierdas en Andalucía mientras ella siga liderando este sector. A lo que te enfrentas es a un bloque, con sus más y sus menos, ahí está Vox tensando la cuerda con el presupuesto, pero solo con un bloque de izquierdas habrá cambio en el Gobierno. Ahora se gana o se pierde en coaliciones", considera Salazar.

"Solo con un bloque de izquierdas habrá cambio en el Gobierno. Ahora se gana o se pierde en coaliciones", apunta Ana Salazar

"El PSOE en Andalucía proyecta inestabilidad por toda la pugna por el liderazgo, está abierto y mientras que no haya un congreso que diga si sigue Susana Díaz u otro toma las riendas, seguirá", sostiene la politóloga. En la izquierda andaluza admite que hay "un problema de liderazgo y de discurso, un poco de todo". Subraya que todavía tienen que dejar claro cuál es su proyecto para Andalucía, qué están proponiendo en estos momentos, aunque extiende eso a los partidos del Gobierno. "Desde luego ahora mismo ningún partido tiene un proyecto para Andalucía acorde a lo que está pasando. No hay ningún partido con un proyecto para Andalucía a 10 o 20 años". Tampoco hay que despreciar, avisa, la posibilidad de que la pandemia erosione tanto al actual Gobierno que la izquierda gane aún sin un proyecto claro.

"La pandemia ha cambiado el paso"

Juan Montabes, catedrático de Ciencia Política y profesor en la Universidad de Granada, incide en esa idea de que en la izquierda andaluza se viven dos crisis distintas. Considera que junto a un PSOE andaluz "que todavía no tiene crisis interna pero sí tensiones y está expectante ante un nuevo liderazgo", hay un bloque "que hizo un experimento de fusión que no ha funcionando, con la concurrencia de liderazgos débiles y que no funcionó en las elecciones, se frustró". Recuerda la máxima de que el partido que acude a las urnas con crisis internas "siempre sale menoscabado". "El PSOE es un iceberg del que solo vemos una parte pero veremos qué pasa cuando llegue el deshielo, que será el congreso regional", explica gráficamente este catedrático.

"El PSOE es un iceberg del que solo vemos una parte, pero veremos qué pasa cuando llegue el deshielo, que será el congreso", dice Montabes

Pero Montabes abre el foco para explicar los problemas de la izquierda en Andalucía y recuerda la excepcionalidad del momento actual. "Ahora mismo en la vida política hay una superposición de circunstancias. Por un lado la pandemia ha cambiado el paso de las formaciones políticas, ahora solo pueden hacer política de salón, no hay mítines, no hay encuentros con la militancia, no hay movilizaciones pero en cambio la maquinaria política no para. Por parte del ciudadano hay una lejanía de la política pero no una desafección como la de hace dos años, la gente pide soluciones, piden que se actúe", describe como contexto del panorama político en general.

Los liderazgos autonómicos

Aborda otro aspecto que se repite, explica, en las encuestas. "Ahora mismo, todos los estudios dicen que los ciudadanos, en Andalucía y en cualquier comunidad autónoma, valoran mejor a sus gobiernos autonómicos que al central, quien represente la gestión desde el Gobierno de la nación es mucho más penalizado. No sabemos si esto, ahora que las comunidades tienen las competencias, acabará en enero o febrero pero de momento es así. Esto está marcando la política y también los liderazgos regionales, que se están estabilizando mucho más. Ahora mismo, Moreno Bonilla está por delante de Susana Díaz en valoración en todas las encuestas que he visto".

No es habitual. En Andalucía, desde 1980 el liderazgo en el PSOE ha estado por delante del liderazgo de cualquier otro partido. Solo hay una excepción, en la etapa de 2011- 2012 cuando Javier Arenas (PP) era mejor valorado y ganó las elecciones pero sin mayoría para gobernar, recuerda Montabes. "No sabemos qué pasará si los ciudadanos empiezan a responsabilizar a los presidentes autonómicos pero de momento es así".

"La ciudadanía está desideologizada, mientras que Pablo Iglesias o Vox intentan cada vez hacer más ideológicas sus actuaciones, creo que los ciudadanos se alejan de esas ideologías, esa polarización genera cansancio y desafección e irá a más cuando en 2021 venga lo más duro de la crisis económica. La gente no pedirá ideología sino soluciones", considera Montabes. ¿Estará entonces la izquierda andaluza preparada? Esa pregunta no tiene, de momento, respuesta.

La izquierda andaluza está desnortada cuando por primera vez la derecha ocupa el Gobierno andaluz, con un gabinete de PP y Cs con Vox como aliado imprescindible. En plena pandemia y cuando se acerca el ecuador de la primera legislatura sin los socialistas en el Gobierno, ni el PSOE ni lo que hay a su izquierda, con una guerra abierta entre Adelante Andalucía, Podemos e Izquierda Unida, son capaces de remontar y frenar a las derechas. Eso dicen las encuestas publicadas hasta el momento.

Teresa Rodríguez Adelante Andalucía Parlamento de Andalucía Pablo Iglesias Susana Díaz Partido Popular (PP) PSOE Pandemia Izquierda Unida Crisis
El redactor recomienda