PP y PSOE en Andalucía rompen el guion e inician un deshielo para sacar el Presupuesto
  1. España
  2. Andalucía
ABREN UNA NEGOCIACIÓN

PP y PSOE en Andalucía rompen el guion e inician un deshielo para sacar el Presupuesto

Moreno cita a la oposición con dos posibilidades tras la ruptura con Vox, prorrogar las actuales cuentas y agitar el adelanto electoral o conseguir la abstención de Juan Espadas

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), y el candidato socialista a la presidencia de la Junta, Juan Espadas. (EFE)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), y el candidato socialista a la presidencia de la Junta, Juan Espadas. (EFE)

A pocos metros de donde el expresidente José María Aznar recomendó este jueves al dirigente del PP, Pablo Casado, ejercer el liderazgo de una derecha sin complejos, mostrando la cara más dura del partido, se situaba este jueves el presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno, quien hará todo lo contrario. El mandatario andaluz ha citado hoy en San Telmo, sede del Gobierno regional, a todos los responsables de la oposición, empezando por el socialista Juan Espadas. El objetivo es sacar adelante el que sería el último Presupuesto de la legislatura antes de las elecciones, que si se agota el mandato serían en 2022. Hay dos posibilidades: PP, Cs y Vox, el guion hasta la fecha, o PP y Cs con la abstención del PSOE. Ni siquiera tendrían los socialistas que votar las cuentas.

Moreno, decidido a jugar en el centro político, quiere explorar un acuerdo con los socialistas cuando no hay puentes ni interlocución entre los dos grandes partidos del país y la política de vetos y trincheras define el juego. El PSOE andaluz de Juan Espadas dice que está dispuesto a hacerlo “en serio”. Ambos desconfían de la voluntad real del contrario, pero afirman estar decididos a intentarlo. El vicepresidente de Cs, Juan Marín, es menos optimista. Él ya ha expresado que habrá prórroga y que el PSOE no pactará "ni muerto". Si saldrá algo en claro, más allá de la foto del deshielo de las relaciones entre las dos formaciones en Andalucía, no se sabe. Desde luego, no es habitual en este momento político que un Gobierno de PP y Cs aspire a sacar adelante sus cuentas de la mano de los socialistas o simplemente con su abstención.

Foto: El presidente del PP-A y de la Junta, Juanma Moreno. (EFE)

El acuerdo dejaría a Vox fuera de juego y daría oxígeno para llevar la legislatura hasta el final, noviembre de 2022. El otro escenario es una prórroga presupuestaria que es factible y la Consejería de Hacienda tiene sobre la mesa como segunda opción, pero que, sin duda, agitaría la especulación de unas elecciones próximas, como mucho en primavera. Algo que "resta estabilidad, genera inseguridad y no es bueno para la inversión y para atraer proyectos y empresas en un momento de recuperación económica tras la pandemia", avisa el Gobierno andaluz.

El relato del Ejecutivo de Moreno apunta a que sería necesario sacar adelante unas nuevas cuentas, sobre todo, para “planificar” mejor los fondos UE Next Generation y ganar seguridad y tranquilidad. Pero a la vez preparan el terreno para una posible prórroga. Agregan que “no sería ningún drama”, que sería “técnicamente engorroso, pero no se perderían fondos europeos” y que la última palabra la tienen PSOE y Vox. “Si quieren, habrá Presupuesto. Este Gobierno los va a presentar. Si no quieren, prorrogaremos”, señalan fuentes del Gobierno autonómico. Hacienda llevará su proyecto de ley como muy tarde la primera semana de noviembre.

Foto: Juanma Moreno (PP) y Juan Espadas (PSOE). (EFE)

Los tres anteriores Presupuestos andaluces han salido adelante de la mano de PP, Cs y Vox. El partido de Santiago Abascal dio la investidura a Moreno en enero de 2019, y aunque ha puesto contra las cuerdas al Gobierno regional en cada negociación para finalmente ceder, ahora no parece dispuesto a seguir auxiliando a un Ejecutivo al que cada vez arrea con más fuerza. La guerra electoral entre las derechas arrecia conforme se aproximan los comicios andaluces. Vox lleva meses instalado en pedir elecciones y amenazando al PP de Moreno, que presume de perfil moderado y de centro, con dejarlo caer por no cumplir con los acuerdos firmados en los distintos pactos presupuestarios.

El PP gana suelo electoral

Vox espetó este jueves en el pleno del Parlamento andaluz a Moreno que su Gobierno “empieza a ser un problema y no una solución”. El líder del PP les animó a pedir “cooperación” en vez de “elecciones” y les dejó una serie de recados sobre lo que dicen las encuestas, según él, convencido de que muchos votantes de Vox volverán al PP buscando el voto útil y satisfechos con la gestión de su Gobierno. El PP andaluz no piensa, avisan, mostrar debilidad ante el partido de Santiago Abascal y están cada vez más convencidos de que será imposible pactar un nuevo Presupuesto. "Es más difícil que nunca", admiten.

Foto: Juan Espadas. (EFE)

Poco antes, el secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, comparecía en la sala de prensa del Parlamento andaluz porque, como no es diputado, no tiene oportunidad de debatir con Moreno ni posibilidad de foco en la Cámara. Lo hacía con una oferta clara al PP para sacar adelante los Presupuestos y con siete puntos, ninguno inasumible a primera vista, para dar su apoyo a las cuentas. Para él, esta jugada política da protagonismo al PSOE, muestra otra manera de hacer política y retrasa unas elecciones que no tiene ninguna prisa en que lleguen.

Espadas, que abrirá la ronda de Moreno con la oposición, desveló que el Presupuesto de 2022 se moverá en los “42.250 millones de euros”, una cifra que Hacienda no reconoce y que no entiende de dónde sale. Con ese margen y una línea expansiva, sumando unos 2.000 millones por la llegada de fondos europeos a la actual ley presupuestaria, el PSOE planteó siete condiciones, que “no son líneas rojas”, porque la única condición irrevocable es una: si hay un pacto, “en esa mesa no estará Vox”.

Foto: El alcalde de Sevilla y candidato a la presidencia de la Junta, Juan Espadas. (EFE)

Espadas abogó por “un diálogo serio, respetuoso y responsable”, reclamó “transparencia y rigor” en los datos de ejecución presupuestaria y que el Gobierno andaluz aclare dónde han ido exactamente los fondos extraordinarios destinados por el Estado por la pandemia. Proponen la equiparación salarial de los sanitarios andaluces, a tres años vista, con el resto de comunidades, una medida que ya llevaba el PP en su programa electoral. También extenderlo al profesorado, sin plazos.

Subir la asignación a dependencia cuatro puntos porcentuales (hasta el 7%), crear una red de centros de ayuda a la mujer víctima de violencia de género en los grandes núcleos urbanos, lo que choca directamente con las exigencias de Vox de desmantelar “los chiringuitos de género”, como los llaman ignorando esta violencia. Cumplir con el compromiso ya adquirido por la Junta de dotar un “aerofondo”, inyectando fondos a la política industrial aeroespacial. Subir las asignaciones a los ayuntamientos, garantizar las grandes obras comprometidas en inversión pública, como las ciudades de la Justicia, reforzar la Formación Profesional y no permitir su privatización, apoyar a los pequeños autónomos de la cultura y cumplir las partidas presupuestarias ya asignadas en la Ley de Memoria Histórica. Esa misma ley que Aznar pidió a Casado que, como la reforma de las pensiones, derogue al llegar al poder porque son iniciativas que “activan el odio”. “Mañana, cuando tengamos la reunión, veremos si el PSOE está dispuesto a abstenerse o es postureo”, se limitan a decir desde el Gobierno de Moreno.

Vox Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda