Pedro Sánchez se carga con los aforamientos la coartada del adelanto electoral andaluz
  1. España
  2. Andalucía
negociará con cs

Pedro Sánchez se carga con los aforamientos la coartada del adelanto electoral andaluz

Cs cree que hay más asuntos pendientes en el bloque de regeneración y rechaza volver al pacto con Susana Díaz, pese a que su principal demanda será impulsada por el presidente

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

El adelanto electoral andaluz tendrá que buscar nuevas coartadas, porque la principal se diluye. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lanzó la oferta de una reforma exprés de la Constitución para limitar los aforamientos de los cargos públicos. Ciudadanos recibió la propuesta con ánimo de negociar. Con esa oferta, Sánchez ofrece a Cs justo lo que Susana Díaz acaba de descartar en Andalucía y que ha servido como excusa a los de Albert Rivera para dar por roto el pacto de investidura.

Sánchez propone una reforma exprés de la Constitución para eliminar aforamientos

A la vuelta del verano, hacía semanas que el adelanto electoral en Andalucía era el escenario más probable y había tambores electorales redoblando, con posibles elecciones en otoño de este año. Justo entonces Ciudadanos exigió al PSOE andaluz como condición ineludible "la eliminación de los aforamientos a nivel autonómico". Era uno de los puntos del bloque de regeneración democrática pactado con Susana Díaz. Fue el detonante de una ruptura que no era ninguna sorpresa. De hecho, la oposición insiste en que el divorcio de PSOE y Cs es en realidad una separación de mutuo acuerdo: Susana Díaz quería elecciones y Albert Rivera entiende, con las encuestas en la mano, que las andaluzas son el mejor revulsivo para su relanzamiento nacional. Bastaba tensar un poquito la cuerda para dar por terminada la que ellos mismos bautizaron como “la legislatura de la estabilidad” en Andalucía.

Foto: Pedro Sánchez, durante su acto en la Casa de América de Madrid, este 17 de septiembre. (Reuters)

Ante el ultimátum de Cs, el Gobierno andaluz descartó eliminar los aforamientos para los diputados alegando que eso supondría una reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía y que no quedaba tiempo. Era un proceso largo y costoso, esgrimieron. Las elecciones, de celebrarse en su fecha, tocarían en marzo de 2019, apenas seis meses desde que Cs dio el ultimátum, y no daba tiempo. Así daban portazo a la exigencia de Cs que ahora recoge Sánchez.

El presidente del Gobierno no lo ve tan complicado. Propone una reforma constitucional exprés, algo que es posible mientras no pida referéndum una décima parte del Congreso, que podría estar lista en 60 días, apenas dos meses. Podemos ya anunció que pedirá ese referéndum, así que los plazos no serán tan cortos. El PP no se sumará a la reforma.

Cs insiste en la ruptura

Susana Díaz replicó rápido a la oferta de Sánchez celebrando la iniciativa del presidente y dejando claro que ella apostaba por una reforma que abarcara todo el país. “Siempre he defendido, y reiteré la semana pasada en el Parlamento, que lo lógico y razonable es suprimir los aforamientos para toda España. Esa es la fórmula”, escribía en su cuenta de Twitter.

Foto: El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, este lunes tras el comité ejecutivo permanente. (EFE)

Por su parte, Ciudadanos Andalucía dejaba claro que no volverá a ser socio preferente de los socialistas andaluces pase lo que pase. Su portavoz y candidato, Juan Marín, daba la “bienvenida a una noticia para eliminar privilegios de la clase política”. El líder de Cs aseguraba que la propuesta de Sánchez es idéntica a la que ellos hicieron a la presidenta andaluza. “Es muy curioso que lo que se representa es la ruptura del matrimonio Sánchez-Díaz. Cuando aquí en Andalucía hace apenas una semana el PSOE incumplía los acuerdos con Cs y se negaba a suprimir los aforamientos, Sánchez habla de una reforma de la Constitución en 60 días, y aquí Susana Díaz decía que en ocho meses no se podía poner en marcha”, dijo Marín.

La reforma es bienvenida, pero ahora el divorcio no es solo por la cuestión de los aforamientos sino por otros muchos motivos. La reforma de la ley electoral de Andalucía, que se rechazó la pasada semana en el Parlamento andaluz; la oficina contra el fraude, sobre la que, después de tener todo el trabajo hecho, hablan de problemas internos que impiden ponerla en marcha; eliminar las puertas giratorias, o que los funcionarios accedan a cargos de responsabilidad y no sean puestos de libre designación. “No es solamente una cuestión, sino que hay muchas otras cuestiones que el PSOE debería cumplir”, señaló Marín.

Presupuestos andaluces en marcha

El acuerdo está roto pase lo que pase con los aforamientos, si es que pasa algo y el anuncio de Sánchez, con 84 diputados, llega a algún puerto. En Andalucía, no cabe reforma exprés del Estatuto. Es obligatorio un referéndum tras aprobarse la reforma por dos tercios de la Cámara andaluza y elevar una consulta a las Cortes, incluso en el caso de una reforma estatutaria abreviada. Tampoco cabe aplicar de forma general lo que apruebe el Congreso, si aprueba algo. Andalucía tendría que llevar a cabo su propia reforma legal, aclaran los constitucionalistas consultados por El Confidencial.

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

Aun existiendo diferencias, no tendría mucho sentido ver a Pedro Sánchez y Albert Rivera negociando una reforma para eliminar los aforamientos mientras que Rivera y Susana Díaz porfían en Andalucía por el mismo motivo hasta el punto de convocar unas elecciones. Aunque las aguas no volverán a su cauce, Cs deberá poner el foco en otros incumplimientos del pacto de investidura.

Susana Díaz sigue sin desvelar sus cartas, pero todos los movimientos en el Parlamento, donde se agilizan los trabajos para que puedan aprobarse varias leyes en el próximo pleno de la semana que viene, apuntan a que va a dar carpetazo a la legislatura. Los socialistas insisten en las fechas del 25 de noviembre y del 2 de diciembre. Díaz tendría que convocar con un mínimo de 54 días de antelación.

La presidenta andaluza sigue en modo campaña, con actos y visitas a todas las provincias y sectores socioeconómicos, sin desaprovechar incluso los fines de semana. Insiste Díaz en que presentará un Presupuesto para el próximo año, por más que Cs no vaya a darle apoyo para que salga adelante. Esto alargaría la agónica legislatura hasta principios de octubre, con plazo para registrar las cuentas en el Parlamento y convocar para el primer fin de semana de diciembre.

Pedro Sánchez Susana Díaz PSOE Albert Rivera Parlamento de Andalucía Juan Marín Ciudadanos
El redactor recomienda