elecciones andaluzas

Los ERE y las 'black' arrancan el curso a la espera de que Susana Díaz abra las urnas

La oposición se pone en modo electoral, Cs sigue dando ultimátums y la socialista sopesa si mantener la cita electoral en marzo para ir de forma conjunta con Pedro Sánchez

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

Este martes, en la Audiencia de Sevilla se retoma el juicio de los ERE que sienta en el banquillo a 22 ex altos cargos del Gobierno andaluz acusados de haber ideado un sistema de reparto de ayudas saltándose la ley y beneficiando a afines. El miércoles, la oposición lleva al Parlamento la creación de una comisión de investigación sobre el uso de tarjetas ‘black’ en Empleo para pagar prostíbulos y fiestas con cargo al erario público.

Son los dos asuntos que la oposición, ya con el machete electoral en la boca, marca en rojo en un curso político en Andalucía que arranca pendiente de que Susana Díaz dé señales sobre si piensa o no adelantar las elecciones. La revisión de una década de gobiernos socialistas en el banquillo de los ERE y el escándalo del uso de fondos públicos en la extinta fundación de empleo Faffe, directamente relacionado con el fraude de los fondos de formación, dará munición a unos adversarios que tratan de buscar un vuelco electoral en Andalucía tras casi cuatro décadas de gobiernos socialistas.

El consejero andaluz de Empleo explica el uso de una tarjeta de la Faffe en un club de alterne. (EFE)
El consejero andaluz de Empleo explica el uso de una tarjeta de la Faffe en un club de alterne. (EFE)

Cs, PP, Podemos e IU atizan ya a Susana Díaz agitando estos escándalos del pasado reciente en el Gobierno andaluz. El consejero de Empleo deberá responder de nuevo sobre las tarjetas ‘black’ este jueves en la Cámara, tras un intento fallido a finales de julio de desactivar una comisión de investigación. Entonces reveló otros 23.000 euros gastados por el exdirectivo Fernando Villén con otra tarjeta de la Faffe. Villén está citado el 11 de octubre en los juzgados. La sentencia de los ERE no se espera hasta el segundo semestre del próximo año 2019.

Con acento andaluz

Todo esto influye en la presidenta de la Junta de Andalucía. Díaz sigue valorando la posibilidad de agotar la legislatura y celebrar los comicios andaluces en marzo, lo que permitiría a Pedro Sánchez convocar las elecciones generales de forma conjunta si, como se prevé, Cataluña sigue tensando la cuerda por un referéndum de independencia y la debilidad parlamentaria impide aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

“Cuando le interese a Andalucía y le venga bien a esta tierra y con acento andaluz”, replicó Susana Díaz en el arranque del curso en una entrevista en la SER, en la que evitó dar pistas certeras sobre cuál será su hoja de ruta. Solo al final supeditó su decisión a que haya o no Presupuestos para 2019, lo que depende de Ciudadanos, porque el PSOE andaluz no tiene ningún interés en negociarlos con Podemos, admiten públicamente. En realidad, fuentes socialistas admiten en privado que se podrían prorrogar las cuentas en vigor sin más problemas. Todo depende de la decisión final que adopte Susana Díaz, y le están dando muchas vueltas. Quizás el recuerdo de la derrota sufrida en las primarias esté proyectando la imagen de una presidenta más dubitativa que en ocasiones anteriores. Últimamente, sus grandes decisiones políticas le han costado caras.

Susana Díaz está más dubitativa que en otras ocasiones, es su primer examen tras el fracaso en las primarias del PSOE

La dirigente socialista, que tendrá en las elecciones andaluzas su gran prueba de fuego tras el descalabro que sufrió en las primarias del PSOE, tiene que decidir si va en solitario o con Sánchez. Se juega que el PSOE cumpla los 40 años de poder ininterrumpido en Andalucía, pero tiene las encuestas a su favor. Ella prefiere que las andaluzas no coincidan con las generales, aunque en el entorno del presidente del Gobierno se asegura que les iría mejor a ambos y apuestan por elecciones conjuntas en primavera. Díaz espera los últimos sondeos internos encargados por su partido para valorar cuál es el mejor momento. Habrá encuesta a final de septiembre, admiten fuentes socialistas. A partir de entonces, valorará si adelanta a noviembre. “En realidad, es un debate muy pobre este de tres meses antes o tres meses después”, trató de zanjar en el inicio del curso.

Con las generales en marzo

Díaz insiste en que trabaja pensando en agotar la legislatura, pero no es eso lo que se percibe en su círculo más directo. Si bien desde el equipo de la presidenta insisten en que no hay noticias de ningún adelanto, acto seguido se arman de motivos para defender que las elecciones sean este mismo año. La conveniencia de que no se solapen con las municipales de mayo o con unas generales, lo que podría dificultar y contaminar de otros debates nacionales los pactos que previsiblemente se necesitarán para un Gobierno en Andalucía, es la última gran excusa. Díaz estuvo 80 días en funciones tras ganar en 2014 y solo logró ser investida gracias a Cs. No obstante, ser la primera en medirse en las urnas tras meses políticos trepidantes tiene también sus riesgos.

Rivera y Arrimadas empujan a Díaz para convocar elecciones y recuperar el protagonismo de Cs tras la moción de censura de Pedro Sánchez

Será Susana Díaz la que tendrá la última palabra, pero Ciudadanos está desde luego allanándole el camino para un relato que justifique que se abran ya las urnas. Tras las primarias exprés celebradas en julio para designar candidato a Juan Marín, en Cs Andalucía se acabó el 'fair play' que ha sido norma con el PSOE toda la legislatura. Serán indistintamente Albert Rivera e Inés Arrimadas quienes se planten ante Susana Díaz en un guion que el partido naranja tiene perfectamente estudiado. Cs cree que puede superar al PP en Andalucía y está convencido de que unas andaluzas podrían ser el revulsivo que necesita Rivera tras quedarse descolocado con la moción de censura de Sánchez. Este fin de semana, los cruces de mensajes entre Susana Díaz y su Gobierno con dirigentes de Cs han subido de tono.

Reforma del Estatuto

El último envite de Cs es que se eliminen los aforamientos para los diputados andaluces. Una de las medidas que venían recogidas en el pacto de investidura con el PSOE andaluz en el apartado de regeneración. Eso supondría, avisaron los socialistas, reformar el Estatuto de Autonomía y convocar un referéndum. Aunque hubiera voluntad de hacerlo, esgrimen, no daría tiempo. También se recogían medidas como eliminar a militantes del PSOE de los escalafones medios de la Administración autonómica o renovar la Radio Televisión Andaluza, todos incumplidos.

El PP de Pablo Casado también ha pisado el acelerador. El dirigente del PP intensificará su presencia en Andalucía mientras que su líder andaluz, Juanma Moreno, intensificará su agenda y se volcará en Málaga, confirman desde su equipo, donde Cs les pisa los talones. Por su parte, Podemos e IU preparan las primarias que decidirán quién es candidato a la presidencia de la Junta desde la plataforma Adelante Andalucía.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios