elecciones a la vista

Cs escenifica la ruptura del pacto con Susana Díaz: “La palabra del PSOE no tiene valor”

El partido de Albert Rivera decidirá el viernes qué medidas adopta contra el PSOE, y los socialistas dan ya por hecho que es inevitable que haya elecciones este mismo otoño

Foto: El líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín. (EFE)
El líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín. (EFE)

La reunión de seguimiento del pacto de investidura entre PSOE y Ciudadanos en Andalucía acabó mal. Era lo esperado tras días de tensión entre los socios y a la espera de un adelanto electoral que ya depende exclusivamente de Susana Díaz y sus cálculos. Juan Marín, portavoz de Cs en el Parlamento andaluz, confirmó que se habían levantado de esa comisión este medio día tras recibir del PSOE un 'no es no' a las distintas medidas pendientes del pacto de regeneración democrática. "La palabra del PSOE no tiene valor", dijo Marín ante los medios, insistiendo en mostrarse enojado y dolido.

La ejecutiva nacional de Cs se reunirá el viernes en Málaga y Marín llevará un informe de seguimiento del pacto de investidura sellado hace más de tres años con el PSOE. Ahí tomarán una decisión, aunque es evidente ya que escenificarán una ruptura. Hasta ahora, siempre se han mostrado “moderadamente satisfechos”. La última reunión fue en julio y el portavoz de Cs fue bastante 'light' con el Gobierno de Susana Díaz y celebró un 43% de cumplimiento del pacto.

Ahora todo ha cambiado. Albert Rivera ha puesto al partido en modo electoral y ha subido el tono. Serán él mismo e Inés Arrimadas quienes plantarán cara a Susana Díaz. Marín fue designado por unas primarias exprés candidato del partido en Andalucía y desde entonces ha cambiado su rol frente al Gobierno andaluz. Ya sonaban entonces tambores de adelanto electoral y Cs maneja sondeos que hablan de que pueden adelantar al PP en la comunidad andaluza.

El Gobierno andaluz sigue sin despejar si habrá adelanto electoral, con elecciones este otoño, o si serán en marzo, cuando tocan. Susana Díaz lleva dos meses barajando el adelanto sin decidirse. Ciudadanos le está poniendo en bandeja que disuelva el Parlamento. La última puesta en escena, con amago de ruptura del acuerdo, deja claro que el PSOE, con 47 de 109 diputados, no tiene margen para sacar nada adelante sin ningún socio preferente. El golpe en la mesa de Cs supone que no habrá Presupuestos en 2019, aunque se pueden prorrogar los actuales, pero también que el PSOE está desde ahora en el Parlamento andaluz en territorio comanche, sin ningún aliado y con todos los partidos en modo electoral. Los socialistas han sido muy hábiles y hasta ahora han controlado con mano de hierro la agenda del Parlamento gracias a la fidelidad de Cs.

Cs se aferra al bloque de regeneración democrática para justificar su pelea con el PSOE después de tres años de idilio. El no de los socialistas a la reforma de la Ley Electoral, a la supresión de los aforamientos, a la limitación de mandatos de los presidentes, a la oficina contra el fraude, anunciada por Susana Díaz para el primer trimestre de 2018, a un acuerdo que impida las puertas giratorias para los políticos, a una ley andaluza de subvenciones, a la reforma de la Cámara de Cuentas o a la limitación de altos cargos a dedo con nivel 30 en la Administración son las medidas incumplidas con las que Marín detonó la bomba.

Todo lo que está pasando se barruntaba en las últimas semanas. Desde el equipo de Susana Díaz, llevan ya un par de meses defendiendo que era mejor celebrar elecciones en otoño, alegando que era “un adelanto técnico”. La moción de censura de Pedro Sánchez, su llegada a La Moncloa y la situación de Cataluña, que también amaga con elecciones de forma periódica, llevaron a Díaz a pedir unas semanas para repensar el escenario. En el arranque del curso, lo ha supeditado a que haya o no Presupuestos.

Ya se sabe que Cs no va a apoyar ninguna cuenta más. Ha sacado adelante tres Presupuestos. A partir de ahora se situará enfrente del PSOE. Marín habló con Susana Díaz por teléfono el pasado jueves. Según su versión, le planteó las que eran para su partido medidas del pacto irrenunciables y la presidenta no negó que fueran posibles. La presidenta ya ha admitido públicamente que no se suprimirán los aforamientos para los diputados andaluces, porque supondría una reforma del Estatuto y un referéndum, para lo que, alega, no hay tiempo. Cs presentó su primera propuesta de suprimir privilegios a los diputados en 2016.

El epílogo del pacto de investidura entre Susana Díaz y Albert Rivera está escrito. La socialista debe decidir si aguanta en esta situación o convoca, como prefieren los suyos. Cs descarta una moción de censura para derribar a quien ha sido su socia estos tres años. Eso sí, aseguran que tienen herramientas para hacerle la vida, políticamente hablando, muy difícil.

El guion está escrito. Susana Díaz tomará la decisión en dos semanas máximo, tras celebrar un comité director del PSOE andaluz, donde los propios dirigentes socialistas la invitarán a adelantar ante la inestabilidad con Cs. Se barajan dos fechas de noviembre (18 y 25) y el 2 de diciembre.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios