Palabra de Luis Bárcenas: el extesorero dispara contra Rajoy ante un fiscal reticente
  1. España
ANTICORRUPCIÓN PIDE CINCO AÑOS DE CÁRCEL

Palabra de Luis Bárcenas: el extesorero dispara contra Rajoy ante un fiscal reticente

El extesorero del PP declaró este lunes como imputado y aseguró que el partido llegó a ofrecerle 500.000 euros en 2013 para que falsificara sus apuntes sobre la caja B

placeholder Foto: El extesorero del PP, Luis Bárcenas, durante su declaración en la Audiencia Nacional. (EFE)
El extesorero del PP, Luis Bárcenas, durante su declaración en la Audiencia Nacional. (EFE)

Luis Bárcenas se presentó este lunes en la Audiencia Nacional con ganas de ajustar cuentas. Sacó dos pilas de documentos, puso un botellín de agua sobre la mesa y pidió permiso para quitarse la mascarilla. El tribunal de la caja B le recordó que toda precaución es poca ante la pandemia del covid-19, pero el extesorero no dio su brazo a torcer: "Es que prefiero que sea así porque me cuestra trabajo respirar", se justificó. Sin nada que le tapara la boca, su comparecencia se convirtió en una sucesión de dardos contra el PP de Mariano Rajoy.

El interrogatorio arrancó con el fiscal de Anticorrupción Antonio Romeral: "¿Recuerda usted que declaró ante el juez del Juzgado Central de Instrucción número 5 el 15 de julio de 2013? ¿Se ratifica usted en aquella declaración?". Bárcenas respondió que sí, pero en las siguientes tres horas y media no dudó en desempolvar sus antiguas acusaciones más sonadas. Por momentos, la mascarilla morada de la secretaria judicial se eririgió como única prueba de que estábamos ante un nuevo juicio, de que era el 8 de marzo de 2021 y el extesorero quería revelar secretos.

Foto: El extesorero del PP, Luis Bárcenas, en su declaración del 8 de febrero. (EFE)

El primer gancho contra el PP llegó al preguntarle por la publicación en 2013 de sus apuntes sobre la caja B en 'El País'. La noticia provocó un terremoto en Génova y, según aseguró, el abogado Javier Iglesias le ofreció 500.000 euros "de empresarios" a cambio de que los falsificara para hacer pública la nueva versión. Así ya nadie sabría "cuáles eran los buenos y cuáles los malos", pero al extesorero le pareció que esta cifra se quedaba corta: "Yo le contesté que no quería los 500.000, que la cantidad eran 975.000 y que los quería oficialmente y no en B". Mantiene que no los cobró. De hecho, mantiene que nunca cobró un sobresuelo.

Mientras los periodistas repasaban la hemeroteca y comprobaban que esta supuesta oferta de 500.000 no es nueva, el fiscal puso el foco en sus apuntes sobre la caja B. En cuestión de minutos, quedó claro que iba a apuntalar su petición de cinco años de cárcel contra el extesorero. Una por una, repasó las contradicciones que contienen los papeles, desde partidas que aparecen en los manuscritos y desaparecen en los mecanografiados hasta una referencia a Rajoy que solo consta en algunos de ellos: "No repetí la literalidad de la anotación, pero el concepto es el mismo", se defendió el extesorero. "¿Es sustancial la diferencia?", contraatacó. "Bueno, sí, faltan distintos apuntes", advirtió el fiscal. "No le puedo dar ninguna explicación". "Bueno, si no hay ninguna, sigamos".

Foto: Luis Bárcenas, en el juicio de la caja B del PP. (EFE)
El misterio de las tres cajas con documentación de Bárcenas
Beatriz Parera Pablo Gabilondo José María Olmo

Eran las 11:29 y el extesorero abría la botella para dar el primer trago de agua. Su abogado ya había reconocido en el arranque del juicio que cuentan con un "déficit de documentación", pero no esperaban que el fiscal cargara contra los papeles que llevan acaparando portadas desde 2013. Pese a ello, Bárcenas guardaba balas en la recámara. Conocidas, sí, pero con la suficiente garra como para volver a arañar titulares.

Sobre los altos cargos del PP que supuestamente cobraron sobresueldos, apuntó una vez más a los papeles de la caja B y sostuvo que el cerebro de los mismos fue Francisco Álvarez Cascos. Mencionó a Javier Arenas, Dolores de Cospedal, Jaime Mayor-Oreja, Mariano Rajoy, Federico Trillo, José Miguel Ortí Bordás, Ángel Acebes, Rodrigo Rato y Pedro Arriola. No fue el único listado que repasó este lunes ante el tribunal. El fiscal le preguntó por los presidentes del partido con los que había coincidido, y Bárcenas mostró que la historia del PP forma parte de su currículum: Manuel Fraga, Antonio Hernández Mancha, otra vez Manuel Fraga, José María Aznar y Mariano Rajoy.

Foto: El juez José Ricardo de Prada. (EFE)

Los ataques del extesorero se centraron una y otra vez en este último y en la importancia que adquirió la supuesta contabilidad paralela durante su mandato. “Físicamente, el dinero estaba en mi despacho dentro de una caja”, aseguró. "La llave la tenía yo". "Se anotaba todo. La caja B o es verdadera íntegramente o es falsa íntegramente, pero lo que no puede ser es una cosa sí y otra no, porque al final las cantidades van cuadrando".

El extesorero volvió a disparar contra Rajoy y María Dolores de Cospedal a punto de cumplirse dos horas de interrogatorio. Según explicó, el final de la contabilidad paralela se enmarca en torno a marzo de 2010, cuando ya "no se acerca un solo empresario a hacer donaciones". Las cuentas del PP tiritaban y un pago pendiente de unos "40.000 o 50.000" euros que atribuye al PP de Pontevedra se convirtió en el último ingreso: "Yo lo meto en dos sobres y, como desde el último apunte ni la secretaria Cospedal ni el presidente Rajoy habían recibido nada porque habíamos dejado la caja a cero, les doy un sobre a cada uno con la mitad".

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

La declaración cayó como una losa sobre su antiguo jefe, e incluso el presidente del tribunal, José Antonio Mora Alarcón, tuvo un lapsus al ordenar el primer descanso: en lugar de llamar a Bárcenas por su nombre para indicarle que también podía retirarse, el magistrado se refirió a él como "señor Rajoy".

Tras esta interrupción, el abogado del extesorero, Gustavo Galán, pidió a los agentes que le permitieran reunirse un minuto con su cliente: había que hablar sobre cómo iba la comparecencia. Pero, al volver a la sala, el fiscal Anticorrupción dio un giro de 180 grados y pasó a centrarse en el supuesto pago de la reforma de la sede nacional del partido con dinero de la caja B. Pidió que se mostraran recibís, presupuestos, apuntes... La declaración abordó aspectos técnicos y Bárcenas ya no pudo mantener el ventilador en marcha. "Aunque no reconozca los documentos, tengo conocimiento de lo que se hacía". Daba igual. Romeral ya solo quería hablar de documentos.

Foto: El exgerente del PP, Cristóbal Páez (i), a su llegada a la Audiencia Nacional, este lunes. (EFE)

A partir de ese momento la intensidad de las dos primeras horas dio paso a la calma. Solo una de las abogadas del Estado siguió tomando apuntes ante cada palabra del extesorero, y los periodistas tampoco escaparon del sosiego: "Yo no controlaba este tema, por lo que no tengo información directa". Ruido de teclas. "No sé si Álvaro Lapuerta lo consultó con Ángel Acebes, que conocía el proyecto, si le dijo que una parte había que pagarla con fondos de la caja B, lo desconozco". Ruido de teclas. "La frase 'no adeudándose nada por ningún otro concepto' era la coletilla habitual cuando pagábamos de esta forma...". Ruido de teclas. Pero ya no era para redactar nuevos titulares, sino para completar los que el extesorero había dejado en el arranque de su declaración.

La traca final llegó a las 13:57 con el otro aspecto que centra el juicio: la supuesta apropiación indebida que se le atribuye a Bárcenas a través de la suscripción de 1.270 acciones de 'Libertad Digital' para cubrir una ampliación de capital de la compañía. "Nosotros éramos conscientes de que estábamos actuando irregularmente". No hubo más preguntas. El fiscal de Anticorrupción dio el interrogatorio por finalizado y Bárcenas se volvió a acercar a su abogado para intercambiar impresiones. Este martes llegará el turno de la Abogacía del Estado y de su defensa. Queda por ver si Bárcenas se vuelve a quitar la mascarilla para este segundo asalto.

Luis Bárcenas Mariano Rajoy Partido Popular (PP) Audiencia Nacional María Dolores de Cospedal
El redactor recomienda