El dinero electoral de Podemos fue usado en vuelos y Airbnb un año después de las generales
  1. España
investigación del caso neurona

El dinero electoral de Podemos fue usado en vuelos y Airbnb un año después de las generales

La UDEF concluye que la agencia contratada por Podemos para las generales no realizó ningún trabajo y gastó dinero del partido en billetes de avión y estancias turísticas casi un año después de los comicios

placeholder Foto: Juan Carlos Monedero, en una imagen de enero de 2020. (EFE)
Juan Carlos Monedero, en una imagen de enero de 2020. (EFE)

El último informe de la UDEF sobre la presunta financiación ilegal de Podemos complica aún más la situación judicial del partido y acaba de provocar la imputación de otro de sus responsables, Juan Carlos Monedero, actual director de su fundación de referencia, el Instituto 25-M. La formación mantiene que pagó más de 425.000 euros a la agencia Neurona por supuestos trabajos electorales para las generales de abril de 2019 y las municipales y autonómicas de mayo del mismo año. Sin embargo, el análisis de la cuenta bancaria de Neurona revela que el grueso de sus gastos no solo no guarda relación con esas convocatorias, sino que se efectuó hasta 10 meses después de que se celebraran.

Los expertos en delitos económicos de la Policía han analizado a fondo las transacciones de esa empresa de origen mexicano. Consideran que sus operaciones “no reflejan los movimientos de una actividad empresarial, siendo movimientos propios de una cuenta personal, no observándose cargos y abonos que se correspondan con la prestación de servicios”. Además, los investigadores señalan que su administrador, el abogado Elías Castejón, habría actuado como “mero testaferro” e incluso percibió una remuneración mensual por ello.

Foto:

Según la UDEF, de los 425.443 euros pagados en total por la formación que lidera Pablo Iglesias, 308.257 fueron transferidos automáticamente por Neurona a una segunda empresa mexicana, Creative Advice Interactive, sin participación conocida en las campañas de Podemos. El resto del dinero fue utilizado para hacer retiradas de efectivo en cajeros, transferir fondos a través de teléfono móvil (sistema 'halcash') a dirigentes de la organización, pagar facturas de hoteles y restaurantes y sufragar gastos en países como México, Bolivia y Ecuador, en los que no consta ningún acto del partido.

La prueba que refuerza el carácter ficticio de la relación entre Podemos y Neurona ha surgido rastreando nuevas partidas costeadas por la agencia con el dinero electoral de la formación. Los investigadores solicitaron al bróker de vuelos Travelgenio y a la plataforma de alquileres turísticos Airbnb que revelaran los nombres de los beneficiarios de varias compras realizadas con la tarjeta de Neurona. En concreto, su cuenta registró el 4 de febrero de 2020 una salida hacia Travelgenio de 836 euros y una segunda transferencia a la misma compañía, tres días después, por valor de otros 604,55 euros. En cuanto a Airbnb, hay dos abonos en esas mismas fechas por un importe conjunto de 1.080,39 euros.

Vuelo en mayo de 2020

El intermediario de vuelos comerciales ha revelado que la primera de las operaciones sirvió para adquirir dos billetes para una profesora colombiana, María José Oller Prado. No hay ningún dato que la relacione con Podemos ni sus campañas. El 4 de febrero de 2020, despegó de La Paz (Bolivia) rumbo a Bogotá (Colombia), y el 1 de mayo de 2020, subió a otro avión en Madrid con destino a La Paz. Ambos desplazamientos tuvieron lugar meses después de las generales del 28-A y las municipales del 26-M, por lo que es imposible que el gasto guarde relación con esos comicios.

Foto: Extractos donde se registra la salida de dinero de la cuenta bancaria asociada a Neurona. (EC)

El segundo pago a Travelgenio tuvo una finalidad similar. Neurona adquirió dos billetes con el dinero electoral del partido para otro profesor colombiano, José Miguel Sánchez Giraldo. En su caso, ni siquiera hay pruebas de que pasara por España. El 7 de febrero de 2020, voló de Medellín (Colombia) a Ciudad de México, y el 9 de febrero, hizo el camino de vuelta. De nuevo, se trata de viajes realizados casi un año después de las elecciones del 28 de abril de 2019, por lo que también serían ajenos a ese proceso.

Por último, Airbnb ha facilitado a la UDEF los detalles de otras dos compras del proveedor de Podemos: una de 851,53 euros abonada el 30 de enero de 2020, y la segunda, de 228,86 euros, del 10 de febrero de ese año. Según ha aclarado la compañía estadounidense, la primera operación fue para sufragar la estancia en un piso turístico de Madrid de uno de los accionistas de Neurona, el abogado mexicano Germán Cobos Pío. Su nombre aparece tras otra empresa mexicana, Corporación Cobos y Cobos, que también habría cobrado por supuestos servicios electorales de Morena, el partido del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, como reveló El Confidencial.

Foto: El vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, con un jersey de la marca 198 este miércoles. (EFE)

El gigante norteamericano ha precisado que Cobos disfrutó de 26 noches en una vivienda de Madrid en compañía de otra persona no identificada durante el mes de febrero de 2020. Por su parte, el segundo pago a Airbnb tuvo como beneficiaria a Angélica Mitzi Licea Herrera, una supuesta experta en 'marketing' electoral que habría permanecido cuatro noches de ese mismo mes en un alojamiento turístico de Ciudad de México. Como en los vuelos, se trata de estancias en alojamientos que tuvieron lugar casi un año después de las campañas que supuestamente llevaron a Podemos a contratar a Neurona.

Una cámara que no fue utilizada

Los nuevos indicios apuntalan las sospechas de la Fiscalía, que sostiene que la agencia sería en realidad “una sociedad indiciariamente ficticia” que fue utilizada por el partido para desviar fondos electorales hacia el otro lado del Atlántico, aunque la finalidad de esta operación aún se desconoce.

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso. (EFE)

Otro apunte bancario incide en esa tesis. Neurona adquirió una cámara para retransmisión en directo tipo Livestream valorada en 1.037,58 euros. Se trata de la única operación claramente vinculada con el objeto de su contrato de prestación de servicios con Podemos. Sin embargo, la compra de la cámara se produjo el 16 de mayo de 2019, cuando ya habían terminado las generales (de los 425.000 euros pagados por la formación, 363.000 euros correspondieron a esos comicios) y solo restaban ocho días para que acabara la campaña de las municipales y autonómicas. Además, la compañía vendedora tiene su sede en Barcelona, donde no hubo elecciones regionales. El material no llegó a Madrid hasta unos días más tarde, según el informe de la Policía. Se encargó de recogerla una antigua empleada del Gobierno de Rafael Correa.

Pruebas aportadas por el propio partido demostrarían que la cámara nunca llegó a ser utilizada por Neurona en sus campañas. Podemos ha entregado al juez 274 vídeos supuestamente grabados y confeccionados por la agencia, pero todas las imágenes pertenecen a actos previos a la fecha de compra de la cámara.

El juez imputa a Monedero

La UDEF ha hallado otra pista que cuestiona la naturaleza del contrato de Podemos con Neurona. Tres meses antes de que el partido contratara a esta empresa para las generales, Juan Carlos Monedero cobró 26.200 euros de Neurona por supuestos servicios de formación y asesoría. Como adelantó este diario, la transferencia provocó una alerta del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac) por su débil justificación. Monedero aportó una factura elaborada por el pagador en la que no figuran sus datos. Además, el documento tiene la fecha de un domingo y, a pesar de que se emitió en el mes de diciembre, está contabilizada con el número 1. Los expertos en delitos económicos consideran que se trataría de una factura falsa fabricada expresamente para esquivar los controles contra el lavado de dinero.

Foto: Juan Carlos Monedero. (EFE)
El juez del caso Neurona imputa a Juan Carlos Monedero
José María Olmo Pablo Gabilondo Beatriz Parera

El instructor del caso, el juez Juan José Escalonilla, va más allá y sostiene incluso que los 26.200 euros que recibió Monedero pudieron ser una comisión por sus gestiones para que Podemos terminara contratando a Neurona para sus campañas. El magistrado acordó este martes citarlo a declarar como investigado el próximo 15 de marzo. Las diligencias ya han desvelado que el contrato con la agencia fue elaborado por el empleado del partido Eric Alfredo Guerrero Márquez, alias 'el Colibrí', de la máxima confianza de Monedero. Otros altos cargos del partido se encuentran también imputados en la causa, como su gerente, Nuria Val, y su tesorero, Daniel de Frutos. También está en la misma situación Juanma del Olmo, director de Estrategia y Comunicación de la vicepresidencia segunda del Gobierno, que ocupa Iglesias.

UDEF Juan Carlos Monedero Pablo Iglesias Ecuador México Unidas Podemos
El redactor recomienda