CON 178 SÍES, 75 NOES Y 97 ABSTENCIONES

Sánchez avisa al PP: "Levantar ahora el estado de alarma sería un error absoluto"

El presidente anuncia que decretará el luto oficial en cuanto toda España alcance la fase 1 y se organizará un homenaje a las víctimas cuando el país entre en el "nueva normalidad"

Foto: Pedro Sánchez, durante su intervención en el pleno de este 6 de mayo en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su intervención en el pleno de este 6 de mayo en el Congreso. (EFE)

"En la gestión de esta pandemia no hay aciertos absolutos. Nadie acierta siempre en una situación inédita como la que estamos viviendo, tan extrema, tan compleja como esta, ni desde el Gobierno ni tampoco desde la oposición. No hay, pues, aciertos absolutos. Pero sí puede haber errores absolutos. Y levantar el estado de alarma ahora sería un gran error absoluto". Pedro Sánchez dejaba ese aviso lapidario, especialmente dirigido al PP, en el arranque del pleno por el que solicitaba la autorización al Congreso de una cuarta prórroga del estado de alarma, la que se extenderá hasta el 24 de mayo. Un remasterización del "estado de alarma o caos" que lanzaron sus ministros en los últimos días. Con una diferencia: el presidente subió este miércoles a la tribuna con los apoyos ya amarrados, de sobra, al trenzar un acuerdo con Ciudadanos, con el PNV —que le supone ceder más poder a las comunidades autónomas del plan de cogobernanza previsto— y, ya a última hora, con Coalición Canaria. El sentido del voto del PP resultaba ya irrelevante. El Gobierno disponía ya de mayoría absoluta, 178 respaldos, más que suficiente.

Sánchez dirigió esa advertencia desde los primeros minutos del pleno en el Congreso, seguido de un doble anuncio: cuando la mayor parte del país esté en fase 1, el Gobierno, dijo, declarará el luto nacional —una demanda que lleva haciéndole el PP semanas— y, cuando se den las condiciones de salud pública y España haya transitado a la nueva normalidad, se celebrará un homenaje a las víctimas de la pandemia del coronavirus, y así se lo ha trasladado ya al Rey. El anuncio llegaba instantes después de que la Cámara se uniese en un minuto de silencio solicitado por la presidenta, Meritxell Batet. Otro gesto, porque en el debate de la última prórroga fue Pablo Casado quien lo promovió. La sesión acabó a las 18:15 con la votación, que no revistió sorpresas: 178 apoyos (PSOE, UP, Ciudadanos, PNV, Más País, Compromís, PRC, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Teruel Existe), 75 en contra (Vox, JxCAT, ERC, CUP y Foro Asturias) y 97 abstenciones (PP, UPN, EH Bildu y BNG).

Sánchez avisa al PP: "Levantar ahora el estado de alarma sería un error absoluto"

Sánchez se afanó en su intervención inicial [aquí en PDF] en defender la necesidad de la alarma para poder contener la propagación del covid-19 en un momento en el que la amenaza no se ha extinguido. De ahí que reiterara que levantarlo antes de tiempo sería un "error absoluto", "total", que su Gobierno no cometerá. Es necesario el estado de alarma, una herramienta "constitucional" y legítima, para "limitar la movilidad" y evitar que el virus se desplace "sin control", como un "escudo frente a la propagación de la epidemia". Es el primer argumento que ha esgrimido el Ejecutivo estos días: no hay otro instrumento para restringir los movimientos de los ciudadanos, la circulación entre provincias o el derecho de reunión. La legislación ordinaria, apunta el Gobierno especialmente frente al PP, no basta. "No es ningún recurso retorcido del centralismo, no lo es —defendió, frente a los nacionalistas—. Es una herramienta para limitar la movilidad durante unas semanas más. Es el medio de evitar que el virus se desplace sin control entre provincias. Es un escudo frente a la propagación de la epidemia".

Sánchez alega que necesita la alarma para que se pueda limitar la movilidad y el derecho de reunión, y así poder seguir conteniendo el virus


Y siguió, ahora dirigiéndose a la derecha: "No es un ardid para limitar libertades. Los derechos constitucionales están intactos. Los protegen plenamente las leyes y los tribunales, el Parlamento y la prensa que actúan sin cortapisa. No hay una sola libertad vulnerada, solo el derecho de circulación y de reunión para garantizar vidas. No hay otro interés que salvar vidas y culminar el esfuerzo", alegó el presidente. "Vidas extremeñas y catalanas, vidas andaluzas y vidas gallegas, vidas de izquierdas y vidas de derechas. Vidas en definitiva, señorías, de compatriotas". Lo que está en juego, esgrimió, es "si rompemos filas o descendemos gradualmente" hasta la "nueva normalidad", si se continúa hasta el final de la montaña "con unidad o el sálvese quien pueda". Y esa disyuntiva "es una opción no solo política sino también moral". El líder socialista, pues, estaba apuntando a las "implicaciones éticas" del voto. "Levantar antes de tiempo el estado de alarma sería desproteger a los españoles frente al virus. Y no hay propósito político noble que justifique dar ese paso", advirtió, en un mensaje implícito al PP por querer propinarle un castigo político en pleno combate contra el covid.

No por "azar"

Sánchez no precisó cuánto tiempo más será necesario preservar el periodo de excepción. Sí que se precisará mantener "unas semanas más" las restricciones para controlar la enfermedad, porque España "no ha llegado a la meta", aunque esté algo más cerca. "Queda ahora no lo más duro, pero sí lo más difícil, lo más complejo". Y no se ha alcanzado ese punto por "azar", sino por el sacrificio de todos los españoles y porque el estado de alarma ha funcionado para contener la expansión del coronavirus. "No priven al Gobierno de un arma jurídica imprescindible. Voten a favor de la renovación del estado de alarma", exhortó a la Cámara, poco antes de que subiera a la tribuna un Casado más duro que nunca y que enlazó una acusación tras otra —"Usted es el caos"— para anunciar su abstención.

El presidente no precisa cuánto tiempo se alargará el periodo excepcional: serán "unas semanas más" de restricciones, pero menos severas

Por tanto, la desescalada deberá ir acompañada de restricciones. "Menos severas, pero seguirá habiendo restricciones, y necesitan del estado de alarma. Debemos ser cautos", subrayó, para seguir "cegando las vías de contagio del virus". Por tanto, el Ejecutivo continuará limitando el derecho de libre circulación y de reunión para "garantizar otros dos derechos", el de la salud pública y el de la vida, argumentación que por cierto usó el Tribunal Constitucional en un reciente auto al que citó el Consejo de Ministros este martes en su escrito de solicitud de prórroga.

Sánchez avisa al PP: "Levantar ahora el estado de alarma sería un error absoluto"

"Sería un error absoluto, total e imperdonable", reiteró Sánchez también a sus señorías, para ofrecer su segundo gran argumento a favor de la extensión: sin el marco jurídico actual, decaerían las medidas de protección social y económico, la "red social para que nadie caiga". "No dejar a nadie atrás ha sido nuestra guía y lo seguirá siendo", insistió. Pero, tras el acuerdo con Cs, los ERTE y las iniciativas de apoyo a pymes y autónomos más allá del periodo excepcional. "Seguramente, señorías, ha habido retrasos y fallos, pero esta es una acción sin precedentes en la historia de la democracia", apuntó Sánchez, tras relatar las medidas aprobadas en este periodo, incluido el real decreto ley de ayudas al sector de la cultura, lanzado en el Consejo de Ministros de ayer.

Sánchez avisa al PP: "Levantar ahora el estado de alarma sería un error absoluto"

Si no hay acuerdo, decidirá Sanidad

El pacto con el PNV (y con algunos barones del PP, como el gallego Alberto Núñez Feijóo), que pedía una mayor cogestión de la desescalada, se notó en la intervención del presidente, que explicó una cierta modificación del sistema de cogobernanza diseñado por el Gobierno hasta ahora. Se concede a las comunidades un "papel protagonista", mayor del previsto. A partir de ahora, las comunidades tendrán "capacidad interpretativa para desarrollar las órdenes que se dicten, dada la complejidad de la situación".

Sánchez anuncia un refuerzo de la cogobernanza: "Las CCAA tendrán capacidad interpretativa para desarrollar las órdenes que se dicten"

¿Cómo será por tanto el procedimiento para pasar de fase? Las CCAA habrán de enviar al Ministerio de Sanidad sus propuestas —para saltar a la etapa 1 acaba este miércoles a las 14:00—, precisando qué provincias, islas o territorios de ámbito inferior están listos para pasar de pantalla. Deberán incluir las medidas que "pretenden adoptar, que deberán estar basadas en las medidas previstas en el plan de desescalada" y también añadirán "las que consideren oportunas, siempre con la debida justificación". Es decir, que dentro de cada fase puede haber cierta gradación o diferencias entre comunidades, y esto es novedad.

Pedro Sánchez, durante su intervención este 6 de mayo en el Congreso, durante el debate de la cuarta prórroga del estado de alarma. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su intervención este 6 de mayo en el Congreso, durante el debate de la cuarta prórroga del estado de alarma. (EFE)

Los gobiernos regionales habrán de adjuntar un análisis de sus capacidades estratégicas disponibles y de la evolución epidemiológica. Sanidad estudiará bilateralmente, con cada comunidad, las propuestas remitidas y finalmente se adoptará una decisión "preferentemente consensuada" (y si no está acordada, decidirá el Gobierno). Pero las CCAA, y aquí está la segunda novedad, "tendrán capacidad interpretativa para desarrollar las órdenes que se dicten, dada lógicamente la complejidad que tiene la situación y la imposibilidad de llegar al máximo detalle en las normas". No se suprime el mando único, pero sí que se da un mayor margen de actuación a los ejecutivos autonómicos.

Dejemos de lado los recelos. Hagamos un punto y aparte. Renunciemos a los maximalismos, trabajemos discretamente y con lealtad", asegura

Sánchez volvió a apelar a la UE. Y al trabajo conjunto fuera y dentro: "Solo hay un camino. Solo está el camino de Europa, y solo está el camino de la unión en España". En ese punto animó a los partidos a que arrimen el hombro y hagan sus propuestas en la Comisión de Reconstrucción del Congreso que se constituye mañana jueves en el Congreso, porque los ciudadanos están esperando la "respuesta política" de sus dirigentes. "Dejemos, señorías, de lado los recelos. Hagamos un punto y aparte, un paréntesis de cooperación, de colaboración, de coordinación, que creo que es necesario y que demanda el conjunto de la ciudadanía española. Hagamos lo que nos piden los ciudadanos. Renunciemos a los maximalismos, trabajemos discretamente y con lealtad", incidió.

Abstención "es como votar no"

A su intervención, sin embargo, siguió un Casado durísimo que anticipó que con la siguiente prórroga votará directamente no. Sánchez, en su réplica, no replicó con los reproches directos de su portavoz, Adriana Lastra, pero no ocultó su falta de entendimiento con el jefe del PP. "Si pudiéramos hablar más, mejor, pero no parece que nos entendamos, por mucho que hablemos", respondió a la crítica frecuente de los conservadores de que no son llamados por el presidente. "A usted le da miedo el acuerdo porque cree que con ello ayuda al Gobierno, pero con el acuerdo ayudaría a los españoles y a usted mismo", le espetó el líder socialista. Visiblemente airado, pidió al PP respeto al partido "que ganó cinco veces las elecciones el año pasado".

A usted le da miedo el acuerdo porque cree que con ello ayuda al Gobierno, pero se ayudaría a usted y a los españoles", dice a Casado

En el Gobierno, como indicaban fuentes muy próximas al jefe del Ejecutivo, la lectura que se hace es que la abstención de los populares es "cobarde", porque en su intervención hizo una crítica que se dirigía hacia el no pero evitó el voto en contra para no cargar con la responsabilidad de dar la espalda a la alarma. De ahí que Sánchez le dijera que "partidos que aspiran a gobernar España y que en una situación como esta se abstienen es como que votaran que no". "Los que se oponen y no votan a favor, basan su decisión en la peor de las políticas, la política partidista", le reprochó. Pretendía con ello hacer un último llamamiento al PP. "Súmese al acuerdo [...]. ¿Quiere parecerse a Santiago Abascal? ¿La derecha es lo único que puede ofrecer?". Justo a continuación se dirigió a la ultraderecha de Vox. "Abandone el odio. Si lo hace, le garantizo que se abrirá un mundo nuevo ante usted", le lanzó a Abascal. "Hará bien a España y a sí mismo", le añadió.

Sánchez avisa al PP: "Levantar ahora el estado de alarma sería un error absoluto"

Sánchez respondió a ERC, que le acusaba de no hablar con las CCAA, que "no es justo criticar al Gobierno por todo" porque sí está hablando con los gobiernos autonómicos. Y además el Gobierno acepta, "por necesidad o convicción", reconoció, la enmienda presentada por el PNV, la única que salió adelante de todas las registradas. Precisamente al portavoz nacionalista vasco, Aitor Esteban, le remarcó que la "sospecha mutua", entre administraciones, no tiene ningún sentido. Explicó que el mando único busca actuar a todos los niveles y con rapidez, pero no hay ningún "oscuro placer recentralizador" en el Ejecutivo.

Sánchez avisa al PP: "Levantar ahora el estado de alarma sería un error absoluto"

Inés Arrimadas acudió por primera vez a un pleno del Congreso desde que se decretó la alarma, y lo hizo para defender su voto en conciencia, no para apoyar al Ejecutivo, sino para velar por la salud de los españoles. "Ha demostrado que se puede ser más relevante con 10 escaños que con 89 [los que tiene el PP]. Le agradezco su posición", le cumplimentó Sánchez, quien recordó que quedan por delante casi cuatro años de legislatura, y el Gobierno espera "poder contar con su aporte". Aseguró que el Ejecutivo "tiene en mente" como salir de la alarma lo antes posible, pero "ahora" el debate no podía ser otro que la prolongación del periodo excepcional por 15 días más.

Sánchez obtiene su salvavidas por 15 días más. Sudó para conseguir una nueva mayoría, sustentada en Ciudadanos y PNV, que le rescatase del abismo. Pero lo consiguió y, de paso, aisló al PP. Pero la alegría ya está en tiempo de descuento. Porque en dos semanas volverá a la Cámara a pedir apoyo. El no de Casado es claro, y está por ver que se repita la geometría variable de este miércoles.

Añadidas las propuestas del PNV

La solicitud de prórroga del estado de alarma, hasta las 00:00 del 24 de mayo, fue autorizada este miércoles por la mayoría absoluta del Congreso. Ahora habrá de ser aprobada de manera definitiva por el Consejo de Ministros de este próximo viernes. Pero el texto incorporará la enmienda del PNV que el Gobierno aceptó y el pleno respaldó por 181 votos a favor, 150 en contra y 18 abstenciones

La enmienda del PNV consta de cuatro añadidos. Así, permite la celebración de elecciones en los parlamentos autonómicos (en Euskadi y Galicia, por tanto) aunque siga en vigor la alarma, contempla que durante el proceso de desescalada el Gobierno pueda acordar conjuntamente con cada comunidad autónoma la modificación, ampliación o restricción de las unidades territoriales, y asegura que los municipios que constituyen enclaves reciban el tratamiento propio de la provincia que les circunda aunque pertenezcan a una autonomía distinta (caso del condado de Treviño). 

 

La prórroga, tras ocho horas de sesión (e interrumpida por un receso de hora y media para la votación), fue avalada, finalmente, por 178 votos a favor (PSOE, UP, Ciudadanos, PNV, Más País, Compromís, PRC, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Teruel Existe), 75 en contra (Vox, JxCAT, ERC, CUP y Foro Asturias) y 97 abstenciones (PP, UPN, EH Bildu y BNG).

La tercera extensión la sacó Pedro Sánchez con 269 síes, 60 noes y 16 abstenciones. En la segunda recabó 270 apoyos, 54 votos en contra y 25 abstenciones. Y con la primera ampliación cosechó 321 respaldos, ningún voto en contra y 28 abstenciones. El margen se ha ido acortando.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios